Es noticia
Menú
Quiero y no puedo… ¿Vendedor?
  1. Mercados
  2. Bolságora
Carlos Doblado

Bolságora

Por

Quiero y no puedo… ¿Vendedor?

Esta semana debo destacar de nuevo el comportamiento de los precios. La sesión del jueves propuso patrones envolventes en el mercado de contado equiparables a los que se habían desplegado el lunes anterior

Foto: Bolsa de Nueva York. (EFE/Justin Carril)
Bolsa de Nueva York. (EFE/Justin Carril)

La semana pasada me mostraba optimista para el muy corto plazo. Incluso considerando que teníamos un dato de inflación por delante, que es algo que en estos tiempos hace bailar hasta al apuntador, me atreví a considerar a las velas diarias y semanales con las que había finalizado la semana como potencialmente alcistas. La jornada del jueves, tras un dato de inflación decepcionante, teníamos el rebote.

Finalmente, la semana ha sido de quiero y no puedo para los unos y para los otros, salvo en el caso del Nasdaq, que en su castigo alcanza ya una corrección del 61,8 por ciento del último gran movimiento alcista, algo que tiene un gran significado técnico en términos de teoría de onda de Elliott. Es un descomunal soporte teórico que coincide con la media de 200 semanas en la versión total return del S&P500.

Foto: Un 'trader' en la bolsa de Nueva York. (Reuters/Brendan McDermid) Opinión

Esta semana debo destacar de nuevo el comportamiento de los precios. La sesión del jueves propuso patrones envolventes en el mercado de contado equiparables a los que se habían desplegado el lunes de la semana anterior. Si aquellos eran potencialmente alcistas, y han resistido en pie de modo general, éstos también lo son y deberían resistir en el corto plazo.

Como puede verse en el gráfico siguiente, movimientos de ida y vuelta como éstos han estado en el origen de tres de los cuatro rebotes vividos por el mercado. No en el más intenso, donde lo que tuvimos fue una vuelta en isla que también señalé en mis análisis como evento potencialmente alcista que acabó por ser el origen del mayor rebote vivido durante el actual mercado bajista. Todos éstos fueron movimientos que mostraron divergencias respecto al VIX y en un clásico RSI14.

placeholder [Pinche aquí para ver el gráfico completo]
[Pinche aquí para ver el gráfico completo]

Lamentablemente para los toros, la recaída del viernes malogró en gran medida a las buenas sensaciones que podía haber generado en vela semanal el contraataque. Pero si nos fijamos en la recaída del S&P500 veremos que se corresponde con un clásico retroceso del 50% de la vela diaria desplegada el jueves. Todo, en una muy atípica sesión previo/VIX. Pues la volatilidad aumentó solo muy ligeramente pese a las fuertes correcciones en precio. De hecho, si tiramos de base de datos nos daremos cuenta de que este tipo de cosas deberían ser consideradas como potencialmente alcistas, como lo son otras cuestiones de sentimiento inversor de las que vengo hablando —como en mayo/junio— desde hace un par de semanas.

En los últimos veinte años podemos contabilizar cinco eventos como el del pasado viernes, con un descenso del S&P500 igual o superior al 2,35% y un VIX subiendo menos de un 0,3% -lo que incluye cualquier valor negativo-. En tres de estas ocasiones se produjo un suelo muy relevante en largo plazo. No me planteo este escenario, como ya he explicado reiteradamente, por el hecho de que el VIX no haga alcanzado las inmediaciones de los 50 puntos durante el actual mercado bajista. Sólo en 1990 hemos tenido una gran corrección sin alcanzar esos niveles de volatilidad dentro de la serie histórica. En cualquier caso, lo que pasó entre los precios y la volatilidad el pasado viernes debería considerarse un elemento potencialmente alcista a corto plazo.

placeholder [Pinche aquí para ver el gráfico completo]
[Pinche aquí para ver el gráfico completo]

La semana pasada me mostraba optimista para el muy corto plazo. Incluso considerando que teníamos un dato de inflación por delante, que es algo que en estos tiempos hace bailar hasta al apuntador, me atreví a considerar a las velas diarias y semanales con las que había finalizado la semana como potencialmente alcistas. La jornada del jueves, tras un dato de inflación decepcionante, teníamos el rebote.

Inflación
El redactor recomienda