¿Es deseable un crash de la bolsa y del bitcoin?

Un crash o pinchazo de la burbuja de las criptomonedas es lo más deseable y sano para el bitcoin (BTC) y el resto de divisas digitales, al igual que en los mercados de acciones

Foto: Ilustración en La Maison du Bitcoin, en París. (Reuters)
Ilustración en La Maison du Bitcoin, en París. (Reuters)

Pensamos en una burbuja como algo nefasto. Como algo que va a colapsar y liquidar un activo o mercado determinado, generando pérdidas considerables e incluso, que puede terminar por borrar del mapa ese instrumento. Pero eso no es del todo cierto. Un crash o pinchazo de la burbuja de las criptomonedas (pese a ser un defensor de las mismas reconozco que estamos en ese estado), no solo es lo más probable que puede suceder, sino que es lo más deseable y sano para el bitcoin (BTC) y el resto de divisas digitales. Y lo mismo sucede en el caso de los mercados de acciones.

Si bien es verdad que la burbuja del bitcoin (BTC) no tiene nada que ver con las vistas en el pasado (fíjese en el gráfico proporcionado por los analistas de Bespoke) lo cierto es que, bajo mi punto de vista, el estar en ese estado es un claro indicador de que la criptomoneda será parte importante del mercado de inversión global futuro.

A lo largo de la historia se han producido innumerables burbujas con sus pinchazos correspondientes; desde los famosos tulipanes hasta la del sector inmobiliario de 2008, pasando por la de internet del 2000, la del petróleo de 1998 o la del oro de los 70. Y, sin embargo, todos esos mercados han prevalecido y siguen existiendo. En esos casos, el estallido de la burbuja sirve como forma de eliminar los excesos, ordenar el sector y colocar a todos los participantes en su sitio.

Del estallido de la burbuja “puntocom” del año 2000 nos quedaron los grandes de internet como Amazon o Google, que son ejemplos de claros de vencedores pues aportaban valor real. Terra por poner un caso local, terminó en nada y fue de los perdedores y que mostró las consecuencias de los excesos irracionales de ese momento. Del mismo modo, Holanda y volviendo a los tulipanes, pese a vivir la considerada la primera gran burbuja en este sentido, sigue siendo el mayor productor y exportador mundial de flores.

El estallido de las burbujas ha demostrado que sirve como forma de eliminar excesos, ordenar el sector y colocar a todos los participantes en su sitio

En el caso del bitcoin (BTC) y de otras pocas criptomonedas, sucederá algo similar. Todos los abusos y disparates que hemos visto, incluido el token de Burguer King donde es absurdo el uso de tecnología o el inventado (inexistente) como forma de protesta que ha levantado más de 120 mil dólares, desaparecerán y los especuladores perderán todo su dinero. Pero lo verdaderamente importante es que se ha creado una nueva tecnología (Blockchain) y que ésta se irá implantando poco a poco en todos los sectores de la economía; desde el bancario y asegurador hasta el energético pasando por el de telecomunicaciones o el legal. Muestra de ello es que, a día de hoy, son muchos y provistos de fondos, los proyectos que se están desarrollando a nivel mundial bajo tecnología Blockchain.

Si pasamos al mercado de renta variable, por ejemplo, las cosas no son muy distintas. El proceso de inversión en bolsa está dominado, hoy en día, por la gestión pasiva. Comprando los índices en función de su peso en la economía mundial se puede, más o menos y sin ser muy listo, participar de la alegría mundial que domina a casi todos los mercados. De ese modo, la valoración que paga no importa, la alta complacencia mostrada por el récord de cortos en VIX le trae sin cuidado, el elevado apalancamiento financiero de las empresas o los resultados y proyecciones de una y otra empresa son irrelevantes y la única razón para invertir es que no se puede perder la fiesta.

Comerciantes de valores trabajan al cierre de la jornada, en la sede de la Bolsa de Nueva York. (EFE)
Comerciantes de valores trabajan al cierre de la jornada, en la sede de la Bolsa de Nueva York. (EFE)

Hasta los analistas empiezan a dejar de dar recomendaciones específicas sobre uno u otro título pues, de media y respecto a la indexación, van a equivocarse en un 90% de los casos. Los americanos lo han llamado FOMO ('fear of missing out') y nada mejor que observar el comportamiento de los ETFs a nivel mundial. Todos los países con esos instrumentos en mercado, salvo Rusia, obtienen rentabilidades positivas (en 'total return') en lo que va de 2017. La media anual está sobre el 20% y en el caso concreto de España y a fecha 1 de septiembre, se gana casi un 30% tomando el EWP.

A nivel de participación en ambas burbujas, la de las criptomonedas y la de la bolsa, los altos volúmenes alcanzados en unos y otros activos no hacen más que reforzar ese argumento. Nunca antes se vio tanto dinero en ETFs y nunca antes el Venture capital había quedado desplazado respecto a otras formas de lograr financiación (startups internet). Los ICO en el caso de las criptomonedas se han disparado en el último semestre. La típica costumbre de que el inversor compra siempre tarde y en máximos.


Al final, estas burbujas no hacen más que testear niveles de precios de cada activo y no son una cosa mala, salvo que usted sea de los que compran en los máximos, pues son un requisito imprescindible para confirmar que el activo en cuestión será considerado en el futuro. El caso del bitcoin, bajo mi punto de vista, es así. En el caso de las bolsas, aunque algo distinto, servirá igual que lo hizo en el pasado, para lograr esa misma separación entre empresas rentables a medio y largo plazo y las que no. Por eso las burbujas y sus pinchazos no son nada malos al final pues, en realidad y como demostraba Eugene Fama, resulta que ni siquiera existen.

De Vuelta

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios