¿Qué provocará el siguiente 'crash' bursátil?

Preguntados los consumidores americanos por la probabilidad de tener mayores alzas en el futuro, un 65% muestra como estas seguirán produciéndose y que hay que estar comprando

Foto: Corredores de bolsa en Wall Street. (Reuters)
Corredores de bolsa en Wall Street. (Reuters)

En lo que llevamos de 2017, el Nasdaq ha terminado 49 veces en máximos históricos, el Dow Jones lo ha hecho en 47 sesiones y 37 son las que contabiliza el S&P 500. Así mismo, el mercado norteamericano se ha convertido, utilizando medidas de valoración como el PER, CAPE o capitalización del S&P contra el GDP, en uno de los más caros a nivel mundial.

Fuente: Star Capital Research.
Fuente: Star Capital Research.

Así mismo, y usando como fuente datos de Valuetree y Bloomberg, el S&P 500 cotiza a primas respecto a sus medias históricas (PER y EV/ebitda) cercanas al 30%.

Un estudio de Deutsche Bank, donde se toma un índice equiponderado de 15 bonos y mercados de acciones de mercados desarrollados, mostraba que ese índice estaba en el nivel más alto de los últimos 200 años. Si bien es verdad que podemos discutir sobre la construcción del mismo (relación entre el mercado desarrollado de 1800 y el de ahora, por ejemplo), lo cierto es que si acotamos plazos, nos encontramos con la misma sobrevaloración.

Hasta un 83% de los propios directivos (CFO), según un estudio de Deloitte, pensaba que el mercado estaba totalmente disparado y que las valoraciones están fuera de precio. Este porcentaje es el más alto en los ocho años que lleva en marcha ese cuestionario.

Preguntados los consumidores americanos por la probabilidad de tener mayores alzas en el futuro, un 65% muestra como estas seguirán produciéndose y que hay que estar comprando. Es decir, el optimismo domina al inversor y este es ajeno a lo que está pagando por cada activo.

Lo que se muestra en el nuevo récord de posiciones especulativas sobre el VIX. Nunca antes tantos pensaron que el mercado se iba a mover tan poco. Posiciones cortas significa que se apuesta por mercados (S&P) aún más tranquilos que lleven la volatilidad a nuevos mínimos.

Podríamos seguir enumerando decenas de ratios, gráficos y magnitudes varias que tendrían similar comportamiento y que, al final, no dejarían de mostrar que el actual momento de los mercados es, cuando menos, muy interesante y de final incierto.

Mientras sabemos que las valoraciones son altas, que los estímulos de los bancos centrales se van a retirar, que los propios dirigentes de las compañías ven el mercado caro, y mientras magnitudes como la deuda medida por el 'margin debt' alcanzan iguales zonas de máximos históricos, las cotizaciones permanecen ajenas a esos datos económicos e, incluso, a los geopolíticos.

Imagino que, pese a un muy desigual reparto, el nuevo récord en el volumen total de riqueza de las familias norteamericanas les hace entrar en esa fase de confianza absoluta y certeza de que el futuro será aún mejor.

Así las cosas, esto se parece cada vez más a esa estabilidad desestabilizante de la que hablaba Minsky. La complacencia general lleva a pensar que los buenos tiempos están aquí para siempre, y fruto de esa idea se toman mayores riesgos. No hay factores externos que nos preocupen o afecten al mercado, y eso lleva a tomar nuevas posiciones que alimentan la cadena. Hasta el anuncio de la Fed sobre el inicio de la reducción del balance se ha tomado de forma positiva por el mercado... Pero es el propio sistema, por su dinámica interna, el que lleva a la inestabilidad sin necesidad de 'shocks' inesperados. Eso termina por producir los efectos vistos en la crisis financiera donde, sin la existencia de un 'boom' repentino, el sistema colapsó y generó una de las mayores crisis de los últimos tiempos.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios