El bitcoin ya impacta en la riqueza del país

La forma en la que las criptomonedas pueden afectar al crecimiento del PIB vendría por dos caminos principales

Foto: Bitcoin
Bitcoin

Que un activo no tangible como es el bitcoin, genere un efecto tangible en el crecimiento económico de un país no puede ya ignorarse. Según Nomura y hablando de Japón, la variación de precios experimentada por la criptomoneda hasta la fecha, supone un incremento del efecto riqueza que estimula el consumo privado. En concreto, esos analistas esperan un impacto del 0,3% en el PIB japonés para el primer trimestre de 2018, cifra ciertamente significativa.

Lo curioso de este dato reside en la naturaleza del inversor nipón, pues existe una distribución importante de ese efecto riqueza al ser relativamente grande esa población inversora. Es de las pocas veces que no vemos a las manos fuertes controlar un activo (luego matizo este punto). Según ese mismo estudio de Nomura, y tomando en consideración que el 22,8% del trading en BTC se hace en yenes (a esa fecha del estudio sin incluir la llegada de dinero chino tras el cambio de regulación), eso supone que los japoneses tienen unos 3,7 millones de BTC y, por pasarlo a número de personas, serían cerca de 1 millón. La media sería entonces de unos 3 – 4 BTC por persona.

La forma en la que las criptomonedas pueden afectar al crecimiento del PIB vendría por dos caminos principales. En primer lugar, vía la facilidad en que esos activos permiten de cara a realizar transacciones de forma rápida, transparente y con coste mínimo. En segundo lugar, vía la confianza y optimismo que generan los resultados latentes (por el alza del precio del BTC) alcanzados por los inversores.

Por ser crítico, decía antes que hay que matizar el dato de la distribución de la riqueza pues no tengo claro que Nomura considere correctamente los datos de distribución. Si atendemos a los datos de blocklink que me parecen serios, observamos que el reparto de la riqueza que ha generado bitcoin de momento, sigue pautas similares a lo sucedido en el mercado de acciones. El 30% de los tenedores de BTC más ricos poseen el 98% de todos ellos. El 70% de los más pobres tienen menos del 1,7% de todos los bitcoins. De esta forma tenemos unos 17 millones de personas en todo el mundo con una riqueza en BTC de menos de 1000 dólares.

En cualquier caso y hecha esa matización no menor, del análisis de Nomura vemos como ese activo digital que no existe físicamente, se termina gastando en la economía real de forma más rápida de lo previsto y termina impactando en el PIB.

Y llegados a este punto, uno puede argumentar que estamos ante una burbuja, que no puede considerarse como dinero a fecha de hoy o que jamás será una reserva de valor. Pero lo que está cada vez más claro es que ya no es una cosa de unos pocos soñadores y de muchos especuladores. Las implicaciones económicas van tomando forma y tamaño y no podemos pensar en un futuro sin acoplar de alguna forma (que aún no tengo muy clara), estos nuevos criptoactivos a nuestro paradigma financiero venidero.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios