WhatsApp: Comprar acciones por WhatsApp. Blogs de De Vuelta

Comprar acciones por WhatsApp

El bróker 'online', el teléfono o el 'email' ya no son las únicas vías para realizar o trasmitir una operación de compra o venta en mercado

Foto: WhatsApp.
WhatsApp.

El bróker 'online', el teléfono o el 'email' ya no son las únicas vías para realizar o trasmitir una operación de compra o venta en mercado. Las redes sociales y su uso masivo se están perfilando, no sin ciertos problemas, como una de las nuevas formas de ejecutar esas transacciones financieras en el último año. Y es que, en un mundo donde estamos cada vez más comunicados 'online' y menos de forma personal, las redes sociales son el nuevo sistema por donde se mueve ahora tanto la información como la ejecución bursátil.

Esto sucede, sobre todo, en países como China, Taiwán o India. Fíjese que en el caso de la primera, si atendemos al uso del móvil para realizar pagos, el crecimiento real y proyectado es tan grande que incluso Estados Unidos ha quedado muy atrás. Las aplicaciones WeChat y AliPay destacan sobre el resto.

Mención especial requiere la 'app' WeChat, pues destaca por usuarios, cerca de 1.000 millones, y por su uso con respecto a lo comentado al principio sobre operaciones bursátiles o como forma de comunicación social. Si la comparamos con el resto de aplicaciones de pago, su cuota de mercado en China es del 33%, y junto a AliPay concentra el 72%.

Y, lógicamente, la empresa propietaria de la aplicación ha visto cómo su cotización se ha disparado desde su salida a bolsa.

En este contexto, no extraña entonces ver como banqueros y 'traders' pueden terminar utilizando esa aplicación de uso privado y no regulado, para recibir y transmitir órdenes. Y pese a que se han visto ya casos de amonestaciones a profesionales por aceptar instrucciones bursátiles mediante esos medios, la tendencia va claramente por esa dirección. En el caso de China —y pese a tener regulación sobre cómo mantener y grabar esa operativa—, no es tan evidente la gestión de lo sucedido en 'apps', y reglas como la de mantener registros de mensajes instantáneos durante tres meses no son suficientes visto lo acontecido.

El uso de los medios sociales con fines financieros es claramente irreversible en China y lo mismo sucede a nivel mundial. Un extremo de esto lo podemos ver en Taobao, una especie de eBay chino donde puede hasta pujarse por préstamos y deuda de dudoso cobro. Taiwán con la aplicación Line o WhatsApp en India se unen a esa misma forma operativa.


De otro lado, este desarrollo también ha supuesto la difusión de información y rumores no del todo correctos que tienen un impacto en mercado. Incluso, se han visto ya casos de difusión de cierta información privilegiada por estos medios y algunas entidades como Deutsche Bank ha prohibido los mensajes de texto y servicios tipo WhatsApp en la prestación de servicios global.

Así las cosas, el actual momento de euforia que domina los principales mercados y que favorece estas nuevas vías no debe hacerle confundir el mandar mensajes románticos con trasmitir operaciones bursátiles. No tienen la misma validez. El sector necesita ajustarse a todo este avance tecnológico y social, y la compra de acciones por WhatsApp o WeChat exige de ciertos procesos, mecanismos y principios para garantizar la operativa correcta. Somos sociales, pero no tanto, de momento.

De Vuelta

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios