¿Será la marihuana el próximo oro verde?

¿Será la marihuana el próximo oro verde?

Según un estudio reciente, la industria de la marihuana podría crear más de 200.000 puestos de trabajo en Estados Unidos en 2020

Foto: Manifestación pro uso del cannabis. (Reuters)
Manifestación pro uso del cannabis. (Reuters)

Estudios del año pasado en Estados Unidos mostraban como el 45% de los estadounidenses habían probado la marihuana por lo menos una vez en su vida, datos que en pleno proceso de legalización estatal suponen los mayores desde 1969. En aquel primer año de realización de ese mismo estudio, el dato obtenido fue del 4%. Al mismo tiempo, un 64% de la población considera que debería ser legalizada, y es también el mayor apoyo que recibe en casi 50 años de análisis (en ese momento solo un 12% daba su soporte a una legalización).

Esto sucede en un país donde, pese a estar aún prohibido a nivel federal, son ya ocho estados y el distrito de Columbia los que la han legalizado completamente, lo que supone que algo más del 20% de norteamericanos vive en un estado donde puede disfrutar legalmente del uso de la marihuana.

Sin entrar en el debate moral y político sobre el uso del Cannabis sativa (su nombre científico), y pese a que la utilización como droga recreacional sea más popular, lo que realmente importa de esta legalización gira sobre su uso medicinal y terapéutico. Los beneficios van desde ciertas propiedades neuroprotectoras, hasta contar con capacidad para poder detener la metástasis de algunos tipos de cáncer, pasando por ayudar a detener el avance del alzhéimer, el VIH en el organismo y hasta poder combatir procesos de depresión. Y todo esto no ha pasado desapercibido ni para la comunidad médica ni para la comunidad inversora.

Según otro estudio de New Frontier Data, la industria de la marihuana podría crear más de 200.000 puestos de trabajo en Estados Unidos en 2020. Eso coincidiría con una tasa de crecimiento anual compuesto del 16% entre consumo recreacional y médico. De esta forma, se pasaría de los actuales 7.000 millones de USD a los 24.000 millones en 2025.

El impacto en multitud de negocios es claro y va desde cultivadores y empaquetadores de la planta, hasta los que la dispensan para su utilización médica o recreacional, pasando por los fabricantes de los llamados CBD, que son una especie de medicamentos para tratar pacientes con inflamaciones, dolores crónicos y depresión.

Utilizando ya datos reales y no las predicciones anteriores, lo cierto es que la realidad superó lo esperado y en 2017 la cifra de negocio cerró por encima de los 10.000 millones de USD (frente a un estimado de 7.970 millones). Comentaban algunos analistas que Estados Unidos estaba creando la primera industria de cannabis escalable mientras que, el resto del mundo, permanecía a la espera de ver los resultados. No en vano hasta España podría adelantarse al debate abierto por la ONU sobre la legalización del cannabis.

Un inversor debidamente documentado, y con ganas de participar en el crecimiento de este posible nuevo oro verde puede acceder al mercado de diversas formas. La primera y más directa, pasa por la inversión en acciones cotizadas cuya actividad principal gira en torno a la industria médica de la marihuana. No son muchas las opciones totalmente focalizadas en la actividad, pero algún ejemplo podría ser Cronos Group cotizada en el Nasdaq (CRON) o la canadiense Aurora Cannabis Inc (ACB) cuyo comportamiento, comparado contra Amazon o Google, ha sido espectacular en el último medio año.

La segunda forma de participar en este sector podría ser mediante fondos cotizados. Ahora mismo, uno de los más interesantes (y de mayor riesgo) dada su composición, es el ETF Management Group Alternative Harvest (MJ). Este instrumento incluye 30 compañías que están dedicadas al cultivo legal del cannabis, a la distribución con fines médicos o recreativos o a su producción legal. Pese a que las empresas integrantes pertenecen a Norteamérica, no se incluye ninguna que cultive o distribuya la marihuana en Estados Unidos por la existencia, a nivel federal, de la prohibición antes mencionada. Es Canadá el principal origen de la localización de esas empresas cuyo beneficio mínimo sale en un 50% de este negocio.

Así las cosas y sin ser ésta ninguna oferta o invitación a adquirir activos de este sector, no cabe duda que las amplias posibilidades médicas que el cannabis ofrece, bien lo podrían convertir en una especie de oro verde en el futuro. Las ventajas son innumerables desde ese punto de vista y su legalización con tal fin, cada vez más aprobada por la población. Y cuando se trata de invertir son justo esas las características que todo inversor, acorde a su perfil, debe analizar de cara a buscar diversificación y fuente de alpha posible.

De Vuelta

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios