BBVA gana un 1.400% con su inversión en bitcoin sin apenas tocarlo

Podemos encontrar multitud de empresas cuyo enfoque de negocio y proyección pasa por, se está convirtiendo o añade como forma de diversificación, el desarrollo de Blockchain

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Cuando uno piensa en invertir en Blockchain, existen alternativas fuera del mundo de los criptoactivos donde poder tomar posiciones para lograr ese tipo de exposición. Si por ejemplo nos centramos en aquellos activos que cotizan en bolsa, ya podemos encontrar multitud de empresas cuyo enfoque de negocio y proyección pasa por, se está convirtiendo y lo añade como forma de diversificación, sobre el desarrollo de Blockchain. Por ejemplo, la empresa Overstock (OSTK), que pretende competir con Amazon y acepta desde hace años el pago con criptomonedas, orienta su modelo empresarial sobre la tecnología subyacente como forma de crecimiento y desarrollo futuro. Cuando uno compra acciones de esta empresa, implícitamente asume una evolución (positiva) de todos los negocios que pueden surgir de la aplicación de Blockchain.

Del mismo modo, cuando uno piensa en IBM (IBM), y pese a que aún no representa una parte sustancial del negocio, contar ya con más de 400 clientes con los que está desarrollando aplicaciones específicas en esa tecnología la convierte en otro posible candidato de cara a tomar ese tipo de posiciones. NVIDIA (NVDA), que fabrica, entre otros, los semiconductores que utilizan muchos mineros de bitcoin, sería otro caso al que podríamos añadir a GMO, Alchip o Global Unichip, entre otros.

Una forma igualmente centrada en activos cotizados, que nos sirva para apostar por el desarrollo de esta tecnología, vendría del lado de los ETF que se han lanzado este año. En este caso, no apostamos a una acción concreta, sino a una cesta de varias acciones (que pueden cotizar en cualquier país) agrupadas en un solo instrumento dotado de liquidez y listado en una bolsa. El Amplify T. Data Sharing ETF (BLOK), el Reality Shares (BLCN) o el First Trust (LEGR) tienen el objetivo de participar de forma global en compañías que se centran en Blockchain. Un vistazo al 'top 10' de los componentes del BLOK nos muestra las siguientes empresas:

Si atendemos ahora al posicionamiento en Blockchain mediante Venture Capital (VC), no podemos dejar de mencionar un caso donde el BBVA, a través de un fondo de VC, está logrando a día de hoy mayor rentabilidad que si hubiera invertido directamente en bitcoin (BTC).

Toda innovación tecnológica suele estar relacionada con una 'startup', un tipo de empresas emergentes con proyectos innovadores que se apoyan en las nuevas tecnologías para desarrollar su modelo de negocio. Sin embargo, y dadas esas mismas características, obtener financiación para lanzar y poner en práctica esos proyectos no es un tema sencillo, y ese fondeo no suele lograrse mediante el uso de los intermediarios crediticios clásicos. Es entonces cuando surgen los 'venture capital' como verdaderos impulsores a nivel financiero de este tipo de empresas y proyectos. En este caso, y asumiendo un riesgo mayor (un 10% de los proyectos exitosos genera el 60% de los ingresos de los 'venture capital'), se seleccionan aquellos desarrollos que cumplan con una serie de requisitos, capacidad de crecimiento, y siempre que exista una alta escalabilidad para compensar dicho riesgo.

En enero de 2015 y a través del fondo de 'venture capital' BBVA Ventures (ahora Propel), la entidad bancaria entra en la ronda de financiación de 75 millones de USD de la 'serie C', de la 'startup' Coinbase. Creada en 2012, la empresa se quería convertir en un mercado de referencia ('exchange') donde poder llevar a cabo la compra y venta de criptomonedas utilizando transferencias bancarias y bajo tecnología Blockchain. Así mismo, Coinbase lleva a cabo inversiones en otras 'startups' con el mismo objetivo de popularizar el uso de bitcoin como medio de intercambio de valor. En 2013, la empresa capta sus primeros cinco millones de un VC y en ese mismo año logra el fondeo de otros 25 millones.

Obtener financiación para poner en práctica esos proyectos no es sencillo, y ese fondeo no suele lograrse con intermediarios crediticios clásicos

En 2015, el New York Stock Exchange (NYSE) y un grupo de entidades, entre las que se encuentra BBVA Ventures, inyectan 75 millones de USD en la empresa. En ese momento de inversión, la valoración que se establece es de 400 millones de USD. Coinbase cuenta entonces con 1,9 millones de clientes que han creado 2,1 millones de 'wallets' (monederos digitales), y se carga un 1% cada vez que se ejecuta una operación con bitcoin (BTC). En ese ejercicio, empresas como la mencionada Overstock o Expedia utilizan el servicio de Coinbase para aceptar el pago de clientes con bitcoins.

En 2016, el número de usuarios que tienen un 'wallet' en Coinbase es de 4,7 millones. En 2017, son ya 13,3 millones los usuarios dados de alta. La empresa está debidamente registrada en Estados Unidos y permite la compra y venta de cuatro criptoactivos (BTC, ETH, LTC y BCH) en 32 países. Además, en otros 190 países se utiliza esta 'exchange' para transacciones y custodia de bitcoin (BTC). GDAX es otra plataforma que pertenece a Coinbase y que ofrece servicios de 'trading' para inversores más avanzados. A 31 de diciembre de 2017, los ingresos de Coinbase alcanzan los 1.000 millones de USD con un margen cercano al 60%. En marzo de 2018, la empresa recibe una licencia bancaria en UK ('e-money') que le permite proveer sistemas de pagos en el país.

Incremento del número de usuarios por mes en Coinbase, 2017.
Incremento del número de usuarios por mes en Coinbase, 2017.

A nivel de valoración y volviendo al verano de 2017, estimando unos ingresos menores a los que realmente se dieron (600 millones de dólares), el valor de Coinbase queda establecido en los 1.600 millones, momento en que se acomete otra ronda de financiación. Hace unas semanas, otro grupo de inversores que han mostrado su interés por comprar la empresa, y en base a las cifras de negocio actuales de la compañía, fijan una valoración que puede estar sobre los 6.000 millones de USD, que, pese a estar lejos de los 8.000 a los que la propia compañía se valoraba, muestra el fuerte interés y potencial que algunos aún le dan en términos de crecimiento y desarrollo.

Así las cosas, y utilizando esos datos, lo que queda claro es que el BBVA (a través de Propel) está ahora mismo obteniendo una rentabilidad acorde al riesgo asumido con su inversión en Coinbase. Si bien es cierto que su participación en la ronda 'series C' fue minoritaria (la cantidad exacta se mantiene en confidencialidad desde la misma entidad), el porcentaje de revalorización ha sido del 1.400% en tres años. La horquilla posible y en dólares, se me antoja pueda estar entre los 110 y los 170 millones de beneficio, considerando la última valoración referida de hace unas semanas.

En un momento en que Wall Street se está planteando la entrada masiva en criptoactivos, donde vemos que un hermano del NYSE tiene muy avanzada una plataforma 'online' para que grandes inversores puedan acceder a ese mercado, y en un tiempo en que se van superando los miedos inicialmente generados, aquellos que han sabido posicionarse a tiempo en la tecnología disruptiva y en el futuro de los activos son los que, sin apenas tocar el bitcoin, mayores resultados están obteniendo. Me temo que apostar ahora por la 'tokenización' en su mayor expresión es, a la vista de cómo se desarrolla el mercado, la nueva fuente de rentabilidad que algunos pocos adelantados sabrán ver. El tiempo nos dirá.

De Vuelta

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios