¿Estamos ante el mercado alcista más largo de la historia?

Si el mercado cae de forma significativa en un entorno de alzas de tipos… ¿será este uno de los desencadenantes del próximo ciclo bajista?

Foto: Bolsa de Madrid. (EFE)
Bolsa de Madrid. (EFE)

El S&P500 está a sólo dos meses de ser considerado como el de mayor duración alcista, desde la segunda guerra mundial. Han pasado 112 meses desde que en marzo de 2009 se iniciara el actual ciclo, y se está alcanzado “la gran expansión” que fue desde noviembre de 1990 hasta marzo del 2000. En ese caso fueron 114 los meses de movimiento positivo, y se logró una rentabilidad superior al 400% en el periodo.

Sacaba esta semana pasada 'Visual Capitalist' unos gráficos muy interesantes para ver la magnitud de lo comentado, mostrando los mayores mercados alcistas que se han vivido en Estados Unidos desde 1949. En concreto, son 11 los ciclos alcistas que se han dado en ese índice y que pueden verse en este gráfico.

Así mismo, se comparan datos de rentabilidad, tasa compuesta de crecimiento anual y la duración en años del ciclo y se muestran en esta tabla.

Las preguntas que ahora muchos se hacen pasan por cuánto más se extenderá el movimiento y cuál será el desencadenante que, como pasó en el resto de los 10 ciclos previos, marcará el punto de inflexión y fin de fiesta. En todos los casos, llega un momento en que se rompe el equilibrio y se producen los ajustes pertinentes. A mayor duración del periodo expansivo, mayor es la complacencia que se alcanza y peores las inversiones que se ejecutan. En febrero de este año, por ejemplo, asistimos a un ejemplo de esto último cuando llevados por esa confianza dominante, muchos inversores se habían puesto cortos en volatilidad en momentos de mínimo movimiento. Con el brutal repunte de esos días, se produjeron las primeras víctimas y varios ETN se excluyeron de cotización y más de 3.000 millones de USD se evaporaron en un día. El tema no fue a mayores, pero si lo piensa bien, desde ese momento todo ha cambiado en las bolsas y, pese a seguir en zona muy cercana a máximos históricos (USA), la sensación del inversor ya no es la de diciembre de 2017.

Esa serie de inversiones sin justificación fundamental empieza a provocar pérdidas y, en el caso de las operaciones a crédito o utilizando deuda, se termina por no poder hacer frente a la devolución de las obligaciones contraídas y esto actúa como un acelerador de las correcciones posteriores. El grado de apalancamiento actual es difícil de evaluar dadas las formas existentes para conseguirlo. Sin embargo, la forma de medir la cantidad monetaria que los individuos toman de muchos brokers contra sus carteras, se puede cuantificar y visualizar con el llamado 'margin debt'. En enero de este año, el FINRA ya alertaba de este riesgo de alto apalancamiento y de las consecuencias en las que se puede entrar ante un movimiento adverso de los precios. Cuando estalla, los inversores con malas operaciones dejan de pagar sus deudas, esto se traslada al prestatario inicial y así en toda la cadena hasta que la aversión al riesgo se instaura de nuevo en la mente de los inversores. Los precios caen, la economía se contrae y el ciclo empieza de nuevo.

Así las cosas y a menos de 50 días de asistir a un nuevo récord de un ciclo alcista, la acumulación de malas decisiones de inversión bajo la idea de que “esta vez es diferente” no dejan de crecer. Ya hemos visto temas puntales como el comentado de volatilidad, pero si ampliamos la visión a otros mercados observaremos como China (FXI) cae cerca del 20% en 6 meses desde sus máximos, Brasil pierde más de 12% y España (EWP) o Suiza (EWL) cerca del 7%. Así mismo y usando datos de todos los ETFs a nivel mundial de renta variable, mientras que en 2017 la media de rentabilidad fue del 28% (total return en USD), este año tenemos un -6% (fuente C. Bilello).

En este entorno, el debate entre si llega o no el fin de ciclo está abierto y acepta todo tipo de interpretaciones. Sin embargo, convendremos en que se están dando multitud de esas llamadas “malas inversiones” al abrigo de la alta liquidez hasta la fecha existente, los bajos tipos de interés y la ausencia de alternativas que, tarde o temprano, el ciclo llegará a su fin. Imagine solo por un momento lo que puede pasar con las recompras de acciones. Se ha tomado deuda a bajos tipos para comprar, en zona de máximos históricos, acciones propias. Si el mercado cae de forma significativa en un entorno de alzas de tipos… ¿será este uno de los desencadenantes del próximo ciclo bajista?

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios