JP Morgan y el fraude de las criptomonedas

Queda claro que el prototipo “JPM Coin” no es ni una criptomoneda clásica (BTC, LTC…) ni una “stablecoin”, y que este token digital utilizará una Blockchain privada

Foto: Un trabajador mira a través de los cables de una granja de criptomonedas. (Reuters)
Un trabajador mira a través de los cables de una granja de criptomonedas. (Reuters)

Septiembre de 2017. En pleno boom de los criptoactivos y del bitcoin en particular, apareció el CEO de JP Morgan catalogando a la moneda virtual como de fraude total, y avisaba del pinchazo que se iba a producir en su cotización. Sin embargo, el directivo reconocía su interés por Blockchain, la tecnología subyacente, que eliminaba la necesidad de contar con una tercera parte gracias a la creación de un registro permanente y abierto en red, de todas las transacciones realizadas.

Octubre de 2017. JP Morgan anunció el lanzamiento de un sistema basado en Blockchain cuyo objetivo pasaba por reducir el número de intermediarios necesarios para la verificación de pagos globales, al tiempo que se lograría la casi inmediatez transaccional.

Enero de 2018. Jamie Dimon, el CEO de JP Morgan decide zanjar la polémica creada sobre sus comentarios anteriores y muestra cierto arrepentimiento sobre los mismos. Se queda con su apuesta por la tecnología y desde ese momento intenta evitar todo lo relacionado con los criptoactivos.

Abril de 2018. JP Morgan junto al Banco Nacional de Canadá y otros jugadores del sistema bancario llevan a cabo pruebas en Quorum, una Blockchain privada que el banco puso en funcionamiento años atrás con el objetivo de intentar ganar eficiencia en la emisión de instrumentos financieros.

Quorum es una DLT cuyo código está basado en el de Ethereum y existen una serie de diferencias muy importantes a considerar. En primer lugar, se trata de una red que no es pública, donde los nodos deben ser validados y autorizados previamente para poder participar en la misma por la autoridad designada. En segundo lugar, las operaciones realizadas son totalmente confidenciales y no se hacen públicas. En tercer lugar, el mecanismo de consenso es distinto, existiendo la delegación del voto utilizando contratos inteligentes. Por último, Quorum dispone de una velocidad de transacción muy superior a la de Bitcoin o Ethereum, superando las 100 operaciones por segundo. Esta serie de características hacen de esta plataforma un sistema ideal para el sistema bancario, obteniendo lo mejor de la tecnología y haciéndola muy atractiva para el sector.

Febrero de 2019. JP Morgan, el mayor banco de Estados Unidos, anuncia la emisión de su propia criptomoneda, el “JPM Coin”. Se trata de un token digital para poder liquidar de forma inmediata pagos entre clientes institucionales en base a tecnología Blockchain. Cada “JPM Coin” es reembolsable por un dólar (USD), con lo que su valor no debería fluctuar, en línea con lo que hacen las llamadas monedas digitales estables (“stablecoins”). Otra de las aplicaciones tendría que ver con las operaciones de valores, logrando la inmediatez en las liquidaciones. Este token podría utilizarse también, por parte de grandes corporaciones en sus operaciones con subsidiarias.

Sin embargo, el “JPM Coin” no tiene nada que ver con las criptomonedas populares como el bitcoin (BTC) o litecoin (LTC) donde no se precisa de permiso para su utilización y donde cualquiera puede bajarse su código, puesto que éste es público. Y tampoco puede equipararse a las “stablecoins” al uso como Tether (USDT), o el TrueUSD (TUSD) que están en Blockchains públicas y no privadas, lo que supone que no se pueden tener ni intercambiar libremente como aquellas. De esta forma, estamos ante un token que permitiría la transferencia instantánea de pagos entre institucionales, que no persigue objetivo alguno parecido al de las criptomonedas, y ofrece cero ventajas a la población.

.
.

JP Morgan trata más de 6 billones de dólares al día en transacciones de clientes corporativos a nivel global, y ejerce un papel predominante como agente de transferencias. El proceso actual de liquidación necesita de diversas operaciones interbancarias y cuenta con la mediación del banco central. Así mismo, la operativa requiere de algo de tiempo (pueden ser varios días), lo que implica la existencia de cierta vulnerabilidad. Con el “JPM Coin”, estas ineficiencias se solucionarían mediante la liquidación en tiempo real de las transacciones (RTGS), transfiriendo dinero tokenizado de forma inmediata en un entorno de absoluta confidencialidad y donde no se pierde el control de acceso. La operativa que JPM plantea puede verse en su web y en el gráfico siguiente, siempre en un entorno de balances y cuentas tokenizadas.

.
.

El objetivo del “JPM Coin” pasaría más bien por querer instaurar un servicio alternativo al SWIFT, cargando su propia comisión y suponiendo al final, una fuente de ingresos alternativa para el banco. Colocado como un emisor de esos tokens y poniéndolos a disposición de sus clientes institucionales, en un entorno tecnológico facilitado por las muchas bondades de la Blockchain, este token sí debiera disfrutar de una buena adopción. Se reduce el riesgo de contrapartida y de liquidación, permitiendo transferencias instantáneas de valor mientras se reduce, además, el requerimiento de capital.

Así las cosas, queda claro que el prototipo “JPM Coin” no es ni una criptomoneda clásica (BTC, LTC…) ni una “stablecoin”, y que este token digital utilizará una Blockchain privada, siendo el objetivo último el de optimizar el mundo de los pagos y transacciones arriba explicadas. Sin embargo, sí es importante el paso que podría darse de tener éxito este proyecto, pues supondría poder asistir a una mayor adopción de la tecnología subyacente. En este entorno, no sería lógico pensar que esto puede provocar un incremento de las cotizaciones del bitcoin (BTC), el ether (ETH) o de ripple (XRP) pues en esencia, lo contado aquí nada tiene que ver con lo que cada uno de los criptoactivos persiguen, ni las causas que motivan la variación de sus precios. Sería incorrecto el que alguien pretendiera hacerle creer lo contrario.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios