Cómo Facebook sabrá (también) qué haces ahora con tu dinero

Globalcoin es el nuevo proyecto que Mark Zuckerberg quiere poner en marcha en 2020. La idea más cercana, pese a no tener su propia criptomoneda, podría ser Paypal o la china "WeChat"

Foto: El logo de Facebook. (Reuters)
El logo de Facebook. (Reuters)

Mucho se ha escrito y hablado de cómo Facebook dispone de toda la información que le has dado y de cómo la utiliza. Y no es la única. Google sin ir más lejos, almacena y sabe incluso más de ti que la primera. Ambas están orientadas a recopilar todos los datos posibles del usuario, a crear servicios y, en definitiva, a rentabilizarlos de la mejor forma posible. Si bien es cierto que existe algún tipo de consentimiento expresamente dado por el usuario (siendo o no consciente), no es lo mismo que se permita, por ejemplo, acceder a la agenda para hacer una llamada de teléfono puntual que, lo que viene sucediendo de forma habitual, esa empresa termine con una copia actualizada en tiempo real de todos los contactos.

Tienen nuestros datos, nuestras conversaciones, nuestras fotos, las webs que utilizas, los emails que mandas y recibes (de Gmail en el caso de Google), los videos que ves, dónde has estado, saben tus gustos y preferencias, tus inclinaciones políticas, qué restaurantes has reservado, todas tus contraseñas de acceso que te guarda Google y ahora en el caso de Facebook, sabrá qué haces con tu dinero.

Globalcoin es el nuevo proyecto que Mark Zuckerberg quiere poner en marcha en 2020. La idea más cercana, pese a no tener su propia criptomoneda, podría ser Paypal o la china “WeChat” que funciona como un mix de mensajería, red social y forma de realizar pagos. Si bien es verdad que se trata de un sistema digital de pagos, y no de una criptomoneda al uso como lo publicita la narrativa mediática, la irrupción en el ecosistema dada la naturaleza de la compañía, puede tener gran efecto respecto a la difusión y mayor conocimiento de las aportaciones que la criptoeconomía nos traerá en el futuro.

Facebook cuenta con más de 2300 millones de usuarios en todo el mundo, destacando los 300 millones de India (este parece ser uno de los primeros países donde Globalcoin quiere entrar en funcionamiento), los 190 de Estados Unidos, los 120 de Brasil o Indonesia, o los 79 de México. Por edades, se estima que un 32% de ese total está en la franja comprendida entre los 25 y 34 años, un 26% entre los 18 y 24 años y otro 18% entre los 35 y 44 años, cifras que por sí solas bastan para entender que, desde el punto de vista de adopción, la compañía cuenta con altas probabilidades de hacer valer su proyecto.

.
.

¿Cómo funcionará la Globalcoin?

La criptomoneda propia que Facebook quiere sacar, parece que verá la luz en el primer trimestre del año que viene y en unos doce países. La compañía, que ya es entidad de dinero electrónico con pasaporte europeo, emitirá su propio dinero (con las consecuentes implicaciones en la concentración de los medios de pago) en formato que parece ser una “stablecoin” y utilizando como colateral, los dólares (y otras divisas) levantados en procesos de financiación. Facebook ha registrado en Suiza una nueva compañía para llevar a cabo el proyecto (que requiere 1000 millones de capital), con objetivos centrados en Blockchain, pagos, análisis de datos e inversión.

Cuando hablamos de criptoactivos y utilizando una de las páginas de referencia en el sector, coinmarketcap.com, nos encontramos con más de 2200 tokens enunciados. Desde bitcoin (BTC) que pretende ser una reserva y forma de transmisión de valor descentralizada, hasta Iconomi (ICN) que es una plataforma de inversión centrada en el mundo cripto, pasando por el ether (ETH) que es el gas necesario para poder crear y ejecutar aplicaciones descentralizadas en la plataforma de código abierto basada en Blockchain que Ethereum representa. Esos miles de tokens responden, por tanto, a distintos proyectos, funciones y objetivos que pueden no tener nada que ver unos con otros y, en esencia, no muchos de ellos pretenden ejercer una función de criptomoneda.

Facebook, que es propietaria de WhatsApp y de Instagram, quiere crear una divisa digital que permita de forma rápida, segura y barata, realizar todo tipo de pagos sin necesidad de contar con una cuenta bancaria. La empresa ya estaría en conversaciones con varias entidades financieras para permitir cambiar divisas por el Globalcoin. Así mismo y según esa misma información de la BBC, también se estaría trabajando con comercios online para que acepten el pago con esa divisa digital propia.

Sin embargo, no estamos ante una criptomoneda real, sino ante una versión digital del dinero de siempre. Eso en el mejor de los casos. En primer lugar, Facebook está planeando salir solo en ciertos países e, imagino, que a cambio de intercambiar toda la información personal que dispongan del usuario. Una criptomoneda no tiene fronteras y permite su transmisión tanto al vecino de al lado, como a una persona situada en la otra parte del mundo. En segundo lugar, una criptomoneda real necesita tener acceso público, cualquiera puede interactuar y operar con la red, añadiendo registros al libro mayor subyacente siempre que éstos sean verificados por los nodos. En el caso de la criptomoneda de Facebook, el permiso de acceso solo se dará bajo ciertas condiciones, como la nacionalidad o que (se me ocurre), hayamos permitido el acceso a toda nuestra información en la red social.

En tercer lugar, cualquiera podría verificar la validez de las transacciones realizas en la red sin necesidad de autoridad central. En el caso del Globalcoin, es Facebook el que actúa como ente central y de confianza. Eso supone que podrá verificar todas las operaciones, ver en qué gastamos el dinero, cuánto, dónde, a quién se lo mandamos… Además, podrá emitir las criptomonedas que quiera, cuando quiera y establecerá la forma de intercambiarlas. Por último, no estamos ante una divisa digital descentralizada, sino todo lo contario. No existirán nodos que confirmen las operaciones, ni forma de garantizar la seguridad e integridad de la Blockchain al uso. Todo depende de Facebook y de cómo ésta decida actuar, y correctamente integrada en WhatsApp, generará una fuente de ingresos (¿vía datos?) para la compañía, que de eso se trata.

Así las cosas, estamos frente a un sistema de pagos dominado por una entidad central, donde la gran base de usuarios de Facebook dará al Globalcoin una exposición de mercado brutal pues, utilizada en WhatsApp y en Instagram, se podría cubrir a gran parte de la población mundial. Desde el punto de vista de legal, se ha dicho que la empresa está en conversaciones para tratar los riesgos y oportunidades del proyecto y la forma de hacerlo a gusto del regulador. De salir adelante el proyecto, estaremos ante una entidad que lo decidirá todo, que estará arropada por el gobierno y, cuya identidad de los tenedores de la criptomoneda serán ampliamente conocidos. Nada de lo que ofrecen las verdaderas criptomonedas podrá encontrarse aquí. Sin embargo, muchos terminarán aceptando que Facebook controle en breve su dinero, cómo lo gasta, a quién se lo manda y hasta se verá incluido en la lista de” personas no gratas” de la compañía.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios