¿Tienes fondos de inversión? No olvides hacer tus deberes

Una vez decidida la asignación de recursos, sí puedes centrarte en aquellas tareas que añadan valor a tu posición de fondos de inversión.

Foto: ¿Tienes fondos de inversión? No olvides hacer tus deberes
¿Tienes fondos de inversión? No olvides hacer tus deberes

No tenemos ni idea de lo que el mercado hará en el futuro. Pero una vez decidida la asignación de recursos, sí puedes centrarte en aquellas tareas que añadan valor a tu posición de fondos de inversión, acciones o cualquier combinación de activos que hayas realizado. Algunas de éstas pasan por optimizar comisiones, buscar la máxima eficiencia fiscal y, la que nos ocupa hoy, aplicar algún sistema de rebalanceo de carteras que ayuden a mantener las inversiones alineadas con tus objetivos y tolerancia al riesgo. Y aprovechando las vacaciones de verano, éste puede ser un buen momento.

Una vez que has decidido qué fondos, ETFs, acciones o bonos comprar y a qué sectores estar expuesto, la volatilidad del mercado (que puede ser mayor o menor), llevará a que esos porcentajes asignados a esos riesgos, aumenten o disminuyan y terminen por generar cambios en la posición global inicial. De esta forma, si los fondos de renta variable evolucionan de forma muy positiva gracias al alza de las bolsas y no haces nada, la exposición subirá y se modificará el planteamiento originariamente asumido.

Supongamos un inversor que, a principios de 2019 decide colocar un 50% en bolsa americana (SPY) y un 50% en bonos (AGG). A día de hoy, esos porcentajes han experimentado cambios que implican que se esté asumiendo otro perfil de riesgos. En lo que llevamos de año, resulta que se ha visto como la parte de renta variable sube más y domina a la de renta fija, alejándose, por tanto, del planteamiento inicial.

.
.

Si ahora se produce un cambio brusco de las condiciones de mercado, puede darse el caso donde la cartera de fondos sufra más de lo que se está dispuesto a asumir y el inversor, que no deja de ser emocional, actúe por impulso y termine vendiendo en mínimos. El ejemplo del último trimestre de 2018 vale como claro ejemplo.

.
.

Si se está cómodo con la cartera (ajustado al perfil de cada uno), es menos probable que se opere fuera de lo programado. Plantearse lo que puede suceder en todo tipo de condiciones de mercado, no solo en los momentos positivos, ayuda a entender la necesidad de realizar estos rebalanceos periódicos.

Son varias las formas de llevar a cabo estos ajustes. El primer método consiste en establecer unas fechas determinadas para calcular y ejecutar las operaciones necesarias. Para una cartera media de fondos, hacerlo de forma anual o semestral puede ser suficiente. Algunos inversores aprovechan las vacaciones de verano y las de navidad para llevar a cabo esos rebalanceos. En el caso anterior de 2019, se venderá el exceso de fondos de acciones para volver al 50% inicial y, con el excedente, se añadirán posiciones en renta fija hasta alcanzar el porcentaje original.

El segundo método requiere de mayor monitoreo de la cartera y se hace en función del llamado “rango de tolerancia”. En este caso se le asigna un porcentaje de cambio que obligará a llevar cabo los ajustes. Es decir, si se pasa por ejemplo de una ponderación del 50% al 45%, habrá que añadir posiciones contra la otra parte. En este caso, el rango es del 5% arriba o abajo. Si el mercado entra en una etapa de alta volatilidad, habrá que analizar la implicación de las comisiones en estos ajustes.

Un tercer método que puede aplicarse es el llamado “Countercyclical indexing” que pese a responder más a una filosofía de indexación más sofisticada, podría ser también válida a nuestros efectos. Se trata de una estrategia que sistemáticamente ejecuta un rebalanceo de la cartera de fondos, con el objetivo de ir reduciendo exposición a la volatilidad en función del ciclo de mercado. La idea es disminuir la exposición riesgo cuando los activos se vuelven más arriesgados en las etapas de final de ciclo (como el actual) y, de forma contraria, incorporándolos cuando éstos se tornan menos arriesgados.

Así las cosas, hacer los deberes en ciertos momentos del año puede ayudar a mantener el perfil de riesgo deseado. Temas como las comisiones, la fiscalidad y la oportunidad deben ser tomados en consideración al llevar a cabo estas operaciones. Pero al final, se trata de establecer una estrategia y ejecutarla de forma automatizada para lograr los mejores resultados. Y aprovechar el inicio de las vacaciones, en una etapa final del ciclo, se antoja como un momento perfecto.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios