¿Hacia dónde irán ahora las bolsas?

el mercado norteamericano sube cerca de un 22% en lo que va de ejercicio. La tasa de desempleo es la menor de los últimos 50 años ¿es el momento de bajarse?

Foto: .
.

Concluido el mes de octubre, el mercado norteamericano sube cerca de un 22% en lo que va de ejercicio. La tasa de desempleo se sitúa en el 3,5% (la menor de los últimos 50 años), la expansión económica, que es la más larga de toda su historia, contabiliza 124 meses y la creación de empleo suma 108 consecutivos, la mayor de toda la serie. En este contexto, ni la guerra comercial, ni el descenso del consumo privado y de la inversión empresarial en aquel país, ni observar el menor crecimiento de los resultados empresariales (GAAP y operativos) desde 2016, ha evitado que tengamos ya 14 sesiones de bolsa donde el S&P500 ha conseguido coronar máximos históricos. La última, esta misma semana.

Llegados a este punto el inversor se plantea qué hacer entonces; si vender dado lo inflado de los precios o, por el contrario, considerarlo como una muestra más del momentum positivo dominante, que hará que los índices vayan aún más arriba.

Hasta la fecha y cuando el S&P500 ha marcado un nuevo máximo anteriormente nunca visto, en el 74% de los casos se han obtenido beneficios al cabo de un año, es decir, el índice ha seguido subiendo pasado ese tiempo. Si alargamos el cálculo hasta los 3 años, ese porcentaje alcanza el 87% y, a 5 años, las ganancias se han generado en un 83% de los casos. Esos datos son partiendo desde 1950 y hasta hace unas semanas, generando una rentabilidad media del 10% pasado un ejercicio, del 31% a los 3 años y del 54% si tomamos el plazo más largo. Además, en el 7% de las sesiones de bolsa se han marcado máximos históricos. Sin embargo, hay que matizar que, atendiendo a las últimas 4 veces que esas zonas de gloria se alcanzaron (enero y septiembre de 2018 junto al mes de abril y julio de 2019) vimos en el corto plazo, correcciones de precios.

En este análisis de lo sucedido con respecto a la consecución de máximos históricos de cotizaciones, conocer y ser capaz de interpretar la influencia del sentimiento inversor tiene también cierta importancia. Tomando la encuesta periódica que la AAII conduce en Estados Unidos entre inversores, a día de hoy, sólo el 35,6% de los consultados se muestran alcistas con respecto a la evolución futura del S&P500 en los próximos 6 meses. Desde 1987 se hace la misma pregunta a ese colectivo y se ha visto que la media queda sobre el 38% de alcistas. Si unimos ahora sentimiento inversor y precios en máximos, resulta que la falta de positivismo en esos inversores (<35%) ha demostrado ser tremendamente alcista a 3, 6 y 12 meses. Por el contrario, un sentimiento mayor a la media (>40%) ha deparado rentabilidades negativas en esos mismos plazos y formas. Tabla fuente schaeffer’s.

.
.

Si añadimos ahora una visión de qué ha pasado desde el punto de vista de valoración y con respecto a esos máximos históricos, nos encontramos con los siguientes datos. Tomando la serie histórica desde 1954 del PER y, usando la medida en la cual dividimos la cotización entre los beneficios por acción de los últimos 12 meses (trailing), por su consistencia en el tiempo, observamos como la media de esta ratio queda sobre 16,8 veces. Actualmente, la lectura está en 20,7 veces, es decir, un 23% por encima de la media.

.
.

Añadiendo el PER así calculado en la zona de máximos históricos (puntos azules), sacando la media (línea naranja) en esa zona, obtenemos que hoy estamos un 13,5% por encima. Es decir, el mercado está caro desde la perspectiva de valoración y con respecto a la media de las otras veces en que se tocaron máximos de cotizaciones.

.
.

Así las cosas y en entorno de ralentización económica, el inversor debería ser capaz de valorar correctamente el momento del ciclo en el que estamos, ajustando sus posiciones al nivel de riesgo deseado y siendo consciente de que, tras un 22% de rentabilidad acumulada en el S&P500 en 10 meses, o el futuro es muy prometedor con respecto a los beneficios empresariales y retorno al crecimiento mundial o, por el contrario, capaz que a éste le toca devolver parte o la totalidad de lo generado a cuenta del descuento de rentabilidades futuras.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios