Inmobiliario, tokens y rentabilidad del 7%

Cada vez más jugadores están construyendo esta nueva realidad que creará nuevas oportunidades y dejará atrás a aquellos que no sepan aprovechar el cambio

Foto: (iStock)
(iStock)

Que ante el gris panorama que presenta la economía española para los próximos años, donde necesitaremos entre 3 y 4 años para recuperar el PIB previo a la pandemia y ajustes de todo tipo, existan emprendedores y empresarios dispuestos a luchar e innovar, invirtiendo su tiempo, conocimiento, ilusiones y recursos para lograr novedosas soluciones financieras generadoras de empleo y rentabilidad, algunas de ellas con impacto social incluido, es motivo de esperanza y suficiente argumento para analizar algunos de esos proyectos.

Si a esto le añadimos la interacción de las últimas tendencias del sector inmobiliario, junto a la tokenización que Blockchain permite, y la posibilidad de obtener un 7% de rentabilidad a 12 meses, el círculo se cierra mientras se abre a un mundo de posibilidades fascinantes.

Por tokenización se entiende el proceso por el cual se representa el derecho sobre un bien real (inmueble, deuda, participación en un fondo, pieza de arte, entrada de teatro, etc.) en un registro distribuido (Blockchain), mediante anotaciones contables unitarias que se denominan tokens (específicamente, un “security” token). Es decir, se convierten activos reales en activos digitales, reconociendo el valor concreto a través de los tokens. El proceso mediante el cual aquellos se emiten se llama “Security Tokens Offering” (STO) y cuentan con la cualidad de poder ser transmitidos en un mercado secundario. Esos tokens van ligados a un monedero digital (wallet) a modo de cuenta concreta, que permite tener la propiedad y el poder transferirlos libremente.

El principal beneficio de una nueva economía basada en tokens, pivota sobre la reducción de la fricción existente en la emisión, compra y venta de instrumentos financieros. Esto supone lograr una serie de ventajas como son el aumento de la liquidez (al contar con la posibilidad de negociación en mercados secundarios con acceso no solo local o estatal, sino mundial), ganar mayor transparencia (el token incluye los derechos y responsabilidades del tenedor, siendo posible la trazabilidad de la propiedad), contar con transacciones más baratas y rápidas (gracias al uso de Smart Contracts y la eliminación de ciertos intermediarios), así como disfrutar de una mayor accesibilidad global. En la parte regulatoria, y en cómo cumplir con ella mientras ésta se adapta a los nuevos tiempos, reside uno de los mayores retos de la tokenización.

La semana que viene, asistiremos al primero de estos procesos sobre un préstamo inmobiliario que se lanzará en España, muestra de cómo se puede potenciar el valor de esa nueva economía en el país. Con el objetivo de reformar una vivienda en Barcelona, que se pondrá en valor mediante la fórmula de 'coliving', una empresa promotora ha decidido solicitar un préstamo para llevar a cabo dicha transformación mediante este sistema.

Es cierto que, fuera de las vías tradicionales de financiación bancaria que en muchas ocasiones no entran en este tipo de operaciones (pese a contar con buenos planes y oportunidades de negocio), ya surgieron distintas fórmulas a las que poder acudir en busca de recursos. Las plataformas de financiación colaborativa vinculadas a esos bienes inmobiliarios, algunas registradas en la CNMV bajo sus correspondientes apartados, han permitido, de un lado financiar a esos promotores y, de otro, abrir nuevas vías de inversión y diversificación a los pequeños y medianos ahorradores e inversores.

Sin embargo, con la tokenización se abre una nueva vía donde gracias al uso de la tecnología Blockchain, se añade una capa intermedia que incorpora todas las características antes señaladas, optimizando aún más el proceso de ambos lados. De esta forma, si se tokeniza el préstamo que necesita el promotor y se le dan esas características digitales, se obtendrá mayor transparencia, capacidad de gestionar la inversión con mayor facilidad (token en un wallet), y obtener liquidez antes del vencimiento.

Este primer proyecto asesorado por RealFund, es una financiación a 12 meses que pagará un cupón del 7% anual, bajo leyes españolas. No deja de ser un préstamo mercantil por el cual se financia al promotor, recibiendo a cambio el prestatario, una remuneración y la devolución del capital a vencimiento. La comercialización de los tokens se hará de acuerdo a la Ley del Mercado de Valores (artículo 35.2 y 35.3) según los cuales, y dado que el importe de la operación no supera los 5 millones de euros, no se requiere de publicación de folleto informativo. Sin embargo, sí es necesaria una supervisión general del proceso y la validación de la información a entregar a inversores, junto a su valoración de riesgos y demás detalles solicitados en la ley, por entidad de servicios de inversión supervisada por el regulador.

Cada vez más jugadores están construyendo esta nueva realidad que creará nuevas oportunidades y dejará atrás a aquellos que no sepan aprovechar el cambio

La emisión de token en cuestión se realiza mediante la emisión de 7.500 security tokens en la red de Ethereum, y cuenta con el rating de una empresa Proptech especializada en el sector inmobiliario sobre el proyecto (BB). Es la propia empresa promotora la que realiza la petición de financiación desde su plataforma, siendo innecesaria la participación de otros intermediarios. Los tokens son enviados a los wallets de los suscriptores y, desde ese monedero, se podrán llevar a cabo las operaciones que cada uno desee. En esencia, cada uno de los tokens representa la participación en la financiación del proyecto como prestatarios, con sus derechos correspondientes. Los compradores de estos tokens deben estar totalmente identificados, y deben pasar los procesos de KYC correspondientes. En cualquier caso y pese a todo, no hay que olvidar que se trata de una operación de riesgo y que cada inversor debe llevar a cabo su propia evaluación, debiendo conocer y entender el ecosistema donde se plantea la operación.

Así las cosas y, dejando claro que esta tribuna no representa invitación o incitación a inversión alguna, inmersos en pleno proceso mundial de transformación digital, la tokenización permite la creación de un nuevo sistema financiero, mucho más eficiente y de acceso global. El ahorro en costes, mediante la supresión de intermediarios y la programación de todo tipo de servicios financieros que la tecnología permite, es un motivo adicional para que este cambio se vea impulsado por cada vez más y mayores participantes del mercado. De otro lado, un inversor debidamente capacitado puede acceder desde cualquier parte del mundo a, por ejemplo, financiar un proyecto en Australia, México o Estados Unidos, operaciones que, hasta hace poco tiempo, solo eran accesibles a una parte muy reducida de inversores. Cada vez más jugadores están construyendo la infraestructura sobre la que potenciar esta nueva realidad, incrementando la adopción que, una vez acompañada por la pertinente regulación, creará nuevas oportunidades de negocio y dejará atrás a aquellos que no sepan ver y aprovechar el cambio.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios