Cómo el confinamiento nos puede quitar hasta la morcilla de Burgos

Hablamos de la comida encapsulada y de un mercado en auge, donde el covid-19 ha tenido nulo impacto en este desarrollo

Foto: Morcilla de Burgos (iStock)
Morcilla de Burgos (iStock)

Uno de los mejores momentos que todo viaje al norte tiene, consiste en la parada a medio camino para degustar unos huevos con morcilla y chorizo en Burgos. Sin embargo y debido al confinamiento que la pandemia nos ha impuesto, ese y otros muchos de los placeres de los que disfrutábamos, se han visto limitados y reducidos al mínimo. El encierro ha provocado, además, otra serie de problemas mucho más serios que van desde trastornos del sueño, hasta problemas físicos o alteraciones alimenticias de distinta índole.

Con respecto a eso de la alimentación y pasado el boom en el que cocinar en casa era la norma de aquellos fatales días del confinamiento más duro, parece que la tendencia iniciada hace ya unos años con respecto a cómo no renunciar a una comida nutritiva y bien equilibrada, en un entorno de falta de tiempo general, vuelve a ponerse sobre la mesa. Hablamos de la comida encapsulada y de un mercado en auge, donde el covid-19 ha tenido nulo impacto en este desarrollo.

Dejar de comer comida sólida, y pasar a ingerir productos de laboratorio en forma de cápsulas nutricionalmente perfectas, parece que es otra de las cosas absurdas que no contemplábamos muchos y que, sin embargo, se están convirtiendo en otra de las tendencias que van cierta fuerza. La encapsulación es un método mediante el cual pequeñas partículas, gotas de líquidos o gases se envuelven con un material de cobertura para dar lugar a microcápsulas (fuente Ainia.es) y, la aplicación de esta tecnología se está también desarrollando con éxito en el ámbito alimentario.

Pese a que la idea no es nueva, la nutrición clínica enteral se da a los pacientes que no pueden comer por problemas de salud diversos

Según varios informes publicados este año, el mercado global de comida encapsulada superó los 34.000 millones de USD en 2019, siendo la tasa de crecimiento esperada entre 2020 y 2026 superior al 7% (CAGR). La capacidad de la industria de producir cápsulas con mayor duración del producto final, junto a la reducida pérdida de nutrientes, está impulsando la demanda de este tipo de productos. La idea de poder alimentarnos a base de pastillas y batidos, que aporten todos los nutrientes necesarios y ayuden a mantener un estado de saludo óptimo, parecen estar captando la atención en todo el mundo.

Pese a que la idea no es nueva, la nutrición clínica enteral se da a los pacientes que no pueden comer por problemas de salud diversos, en los últimos años se ha seguido invirtiendo y desarrollando este tipo de soluciones aplicadas de forma general. En un entorno donde las preferencias por aquellos alimentos más saludables y beneficiosos para la salud no deja de crecer, el encapsulamiento ha impulsado a la industria que quiere atender esta demanda de nutrición optimizada donde, por ejemplo, el ingrediente principal se puede liberar a una determinada temperatura o en el tiempo requerido una vez consumido. La cada vez mayor aceptación de ciertos ingredientes, incluidos vitaminas, minerales, enzimas o probióticos, que los nuevos cambios de patrones alimenticios, y el aumento del conocimiento del consumidor está demandando, facilita esta penetración de cara a lograr mejoras de la salud y evitar ciertas enfermedades.

Las vitaminas dominan el encapsulamiento alimentario, siendo el suministro de vitaminas A, D, E y K las principales dentro del segmento. Según el referido informe, el rol de la vitamina A en la conservación de la salud de los huesos, la protección de la pérdida de visión y ciertas mejoras del sistema inmunológico, están provocando su desarrollo comercial.

.
.

La necesidad de añadir y mejorar la biodisponibilidad de ingredientes activos en los alimentos, el impulso de una regulación favorable a nivel mundial y la necesidad de mejorar la calidad de los alimentos procesados, impulsarán igualmente el sector. Europa, tiene una cuota de mercado del 30% y entre los principales jugadores están las holandesas Friesland Campina o DSM, Kerry Group de Irlanda o Symrise AG de Alemania. En Estados Unidos destacan Ingredion Incorporated, Balchem Corporation o Aveka.

Si observamos el comportamiento en bolsa de algunas de esas empresas, podemos observar que parte de estas expectativas ya están incorporadas en los precios, y en los últimos años se observan rentabilidades medias superiores al 200%.

.
.

Así las cosas y mientras el camino hacia la alimentación del futuro está en plena discusión, con sus productores recibiendo valoraciones en bolsa por encima de la media del mercado, y el foco puesto sobre esos encapsulados nutricionalmente perfectos, veo todavía imposible que intenten sustituirnos la morcilla de Burgos por la cápsula correspondiente, baja en sales y calorías, que vaya a eliminar el placer de comer sólido y rico. Claro que, viendo cómo se han desarrollado los acontecimientos en el último año, uno es capaz de creerse ya cualquier cosa.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios