La Smart Social Sicav ha resultado ser mucho peor
  1. Mercados
  2. De Vuelta
Javier Molina

De Vuelta

Por

La Smart Social Sicav ha resultado ser mucho peor

Tras cerca de 6 años de vida de la Sicav, una rentabilidad negativa del 30% en ese periodo (frente al 136% de su verdadero índice de referencia, el Nasdaq 100)

placeholder Foto: .
.

Cuando en diciembre de 2017 me preguntaba en esta misma tribuna, si era peor la Smart Social Sicav o la Ajram Capital Sicav, nunca pensé tener que volver a escribir sobre ello pues suponía cierto grado de profesionalidad de sus gestores o que, por pura reversión a la media, las malas rentabilidades cosechadas hasta aquella fecha se debieran corregir en un entorno de bolsas muy alcistas.

Nada tan lejos de la realidad. El vehículo de Ajram fue abandonado por su gestor poco tiempo después, provocando pérdidas superiores al 21% entre su comunidad de fans e inversores, demostrando que esto de gestionar dinero de otros, más allá de la teoría impartida en cursos y videos fantásticos, precisa de formación real, experiencia contrastada, una estrategia en base a la cual tomar decisiones de inversión y otras muchas habilidades de las que el actor carecía. Sin embargo y siendo consciente de esas limitaciones, el aspirante a gestor decidió tirar la toalla, abandonando el proyecto y poniendo así fin a un experimento fallido con cierta dignidad.

Es cierto que nuestro país no destaca especialmente por la brillantez media de su industria de gestión pues, según el rating que elabora MorningStar trimestralmente, ocupamos de forma sistemática los últimos puestos en dicha clasificación. Este rating utiliza las conocidas estrellas de ese proveedor que, en esencia, vienen a medir la rentabilidad ajustada por riesgo de un fondo respecto a su categoría, utilizando valores de los 3 últimos años. A más estrellas, mejor comportamiento así calculado. El porcentaje de fondos con un rating de 4 o 5 estrellas fue en el tercer trimestre de 2020 del 16%, el más bajo (y a mucha distancia del penúltimo) de toda Europa, quedando la media global en 2,82.

Foto:  ¿Smart Social Sicav o la sicav de Josef Ajram? Opinión

Sin embargo y respondiendo a la pregunta que me hacía ya en 2017, una vez retirado el proyecto original de Ajram Capital Sicav, debo concluir que la Smart Social Sicav es la clara vencedora de la calificación de peor vehículo de inversión. Vuelvo a repetir, como hice en aquel momento, que la idea inicial era muy atractiva, se podrían sentar las bases para crear un proyecto de futuro, se daba pie a la colaboración en un entorno social no visto hasta entonces y, bajo el objetivo de preservación de capital y seguimiento de tendencias, el gestor era seleccionado por los propios accionistas tras un proceso previo. Además, se decía, en caso de no estar contentos con el desempeño del gestor, se podrían buscar soluciones encaminadas a encauzar la situación.

Tras cerca de 6 años de vida de la Sicav, una rentabilidad negativa del 30% en ese periodo (frente al 136% de su verdadero índice de referencia, el Nasdaq 100), dos “drawdowns” superiores al -35%, una pérdida contante de activos bajo gestión (se llegaron a superar los 30 millones de euros en los buenos tiempos), el incumplimiento manifiesto y contumaz de la política y objetivos establecidos, una gestora que no toma medidas correctivas, la incapacidad por entender y actuar conforme al entorno de mercado, la nula diversificación (a cierre de 2020 el vehículo mantiene el 99% en posiciones cortas sobre el Nasdaq), el uso de información errónea (como compararse contra el Ibex-35 cuando tienes el 99% en Nasdaq) o la constante obstinación del figurante en mantener posiciones cortas en el mercado más alcista de toda la historia, el proyecto está posiblemente tocado de muerte. Y todo ello pese a las diversas oportunidades que el mercado, y los propios accionistas que aún no han abandonado el barco, le han dado para volver a cierta normalidad.

placeholder .
.

Así las cosas y más allá de ese caso concreto, es importante mantener una reflexión general sobre los grandes males que dominan nuestra industria de inversión y ahorro. Los datos mostrados por Morningstar son dramáticos, las altas comisiones que aún dominan parte de la oferta imposibles y, la cultura financiera general, dista mucho de lo que debiera ser. En un entorno donde tenemos que invertir bien nuestros ahorros para garantizar un futuro mejor, contar con bases sólidas y eficientes en todas las capas es una necesidad ya no individual, sino de país, y en nuestras manos está iniciar dicho camino.

Smart Social Sicav Sicav Rentabilidad