La rebelión y triunfo del pueblo; GameStop Manía
  1. Mercados
  2. De Vuelta
Javier Molina

De Vuelta

Por

La rebelión y triunfo del pueblo; GameStop Manía

Es divertido asistir a un movimiento de este tipo que, aplicado en otras facetas de la vida seguro ofrecería soluciones útiles pero que, en el mundo del dinero no terminan bien

placeholder Foto: (iStock)
(iStock)

Al filo de consumarse los más de 12 meses de esta pesadilla sanitaria y económica que nos ha tocado vivir, parece que hemos entrado en una espiral de alteración general donde no hay día que algo nuevo nos vuelva a sorprender, bien sea una borrasca histórica, unos terremotos de magnitud 4,4 en nuestro país o desordenes sociales en Europa ante el toque de queda.

Y mientras todo esto sucede a nuestro alrededor, las principales bolsas mundiales que permanecían ajenas a ese estado de zozobra mundial marcando máximos en sus cotizaciones, han empezado igualmente a experimentar extraños sucesos de implicaciones inciertas. La rebelión del pueblo, en lo que es un claro levantamiento al abrigo de las redes sociales, ha puesto estos días a ciertas vacas sagradas de Wall Street en problemas, forzando a algunas de ellas a tener que inyectar liquidez con el objeto de salvar su situación financiera o a que no se ejecutaran “margin call” en algunas de sus posiciones bajistas. Un primer triunfo de la masa que, unida bajo plataformas como Reddit, Facebook o Twitter y disparando desde brókers como RobinHood, Ameritrade o Schwab, han provocado uno de los hechos bursátiles más increíbles de los últimos tiempos.

Foto: EC.

Los medios sociales han ido ganando terreno, junto a las noticias financieras tradicionales, como fuente de información utilizados en los procesos de toma de decisiones por parte de inversores institucionales. Un estudio de Greenwich Associates mostraba como el 80% de esas instituciones utilizaban las redes sociales como parte de sus flujos de datos, siendo un 30% aquellos que afirmaban que la información así obtenida había tenido un impacto en la toma de decisiones o recomendaciones de inversión.

Pero esas mismas plataformas sociales que interesan a los institucionales, son cada vez más utilizadas por pequeños inversores que, unidos en foros, grupos y sitios web, parece haber descubierto una forma de combatir a los primeros. Y de eso se trata. Bajo la idea de infligir pérdidas a los traders profesionales, se están tomando posiciones contrarias (alcistas) en acciones como GameStop (GME), AMC o BlackBerry (BB) orquestadas en ese entorno social. Esto ha provocado que esas compañías vean como sus cotizaciones en bolsa se disparen hasta lograr alzas de más del 600% en pocos días en el caso de GME o AMC, o del 250% en el caso de BB.

placeholder .
.

Una de las estrategias que ciertos inversores como los Hedge Funds llevan a cabo, consiste en posicionarse en corto en aquellos títulos que muestran debilidad, se considera están sobrevalorados o se piensa pueden entrar en ciertos problemas de solvencia. La idea básica consiste en pedir títulos prestados, a cambio de un tipo de interés, para venderlos en mercado con el objetivo de recomprarlos dentro de un tiempo. De esta forma, se vende por ejemplo a 100 una acción que se estima puede caer hasta 10 en el futuro, momento en el que se cierra la operación comprando y devolviendo el título, e ingresando los 90 resultantes de la diferencia.

Estos Hedge Funds crean, además, un efecto que en muchas ocasiones generan flujos complementarios aceleradores de esos movimientos. No olvidemos el caso patrio del Banco Popular donde esos jugadores tuvieron un papel no menor en el desenlace final. Volviendo al tema de GameStop o de AMC, su situación financiera ha llamado la atención de esos fondos que, en busca de caídas futuras, abren y mantienen posiciones cortas. La cadena de cines AMC por ejemplo, ha tenido que aumentar su deuda en un intento por evitar la quiebra en tiempos de la pandemia, situación que ha propiciado que esos fondos Hedge mantengan posiciones cortas en porcentajes medios del 30% en el último año.

placeholder .
.

Pero mientras esos lobos de Wall Street esperaban el desplome de esas acciones, las palomas de San Francisco han decidido declarar la guerra, uniéndose al amparo de las redes sociales y sembrando el caos en esos Hedge Funds. Según publicaba el WSJ, los inversores bajistas en GameStop perdían este año casi 24.000 millones de USD a cierre del miércoles y muchos de ellos afrontaban problemas serios. Melvin Capital, que tenía posiciones cortas en GME, se vio forzada a cerrar sus posiciones ante el alza de las acciones, generando grandes pérdidas a la compañía entre rumores de posible cierre. La comunidad WallStreetBets, con más de 2 millones de suscriptores, ha ganado esa batalla.

No hay que olvidar el papel que los derivados están jugando en este campo, muestra de lo bien orquestado del plan. Con el objeto de lograr efecto palanca, se ha llamado al posicionamiento mediante opciones de compra, provocando que en los últimos meses el volumen alcanzase máximos históricos, tanto en volumen como en operaciones pequeñas claramente identificables como de inversor particular. Si la media diaria de 2020 terminó en los 30 millones de contratos (datos nunca antes vistos), en lo que llevamos de 2021 esa cifra alcanza ya los 40 millones, produciéndose ayer un volumen superior a los 60. Frente al comprador de la opción tenemos al creador de mercado que, lejos de apostar contra la posición de ese cliente, acude al mercado a cubrir el deal en función de la delta de la opción. Si la acción empieza a subir o bajar de forma fuerte y por ajuste de esas coberturas, se puede dar el caso de que se actúe a favor de movimiento del título, provocando aún mayores desplazamientos de los precios. Eso ha sucedido en el caso del GameStop estos días.

Pero no se puede cantar victoria. Una sucesión de caídas misteriosas de esas plataformas, y la posterior prohibición de hacer trading con algunas de esas acciones por parte de algunos bróker (siempre con la idea de velar por sus clientes), son algunos de los obstáculos a los que tendrán que enfrentarse ahora esos anárquicos bursátiles.

placeholder .
.

Y es en estos tiempos de vehemencia cuando uno debe reflexionar, máxime cuando se trata de inversión. Más allá de la opinión que uno tenga de los excesos de Wall Street o del sistema, sólo la lógica debiera dominar todo proceso de inversión. Es divertido asistir a un movimiento de este tipo que, aplicado en otras facetas de la vida seguro ofrecería soluciones útiles pero que, en el mundo del dinero no terminan bien.

Las acciones comentadas y, las que serán nuevos targets de los libertarios bursátiles, adolecen de una situación financiera muy delicada que, no por ver sus acciones subir en medio de esa alta especulación, van a poder superarla. Los fundamentales importan y, cuanto más se alejen las cotizaciones de los mismos, mayor será el ajuste final. En ese camino y como siempre, los últimos en sumarse a la fiesta, serán los peor parados. O tal vez me equivoque, y esto sea una consecuencia más de la paranoia dominante.

'The Wall Street Journal' con tu suscripción

Con tu suscripción a El Confidencial puedes tener acceso ilimitado a todos los contenidos de 'The Wall Street Journal' por solo 20 euros más. ¡Mejora tu suscripción aquí!

Wall Street