Chicharros y avaricia en los mercados
  1. Mercados
  2. De Vuelta
Javier Molina

De Vuelta

Por

Chicharros y avaricia en los mercados

La negociación de las llamadas “penny stocks” se ha disparado en los últimos tiempos gracias a las bajas barreras de entrada y a la influencia de las redes sociales

Foto: Foto: Istock
Foto: Istock

La negociación de las llamadas “penny stocks” o “chicharros” se ha disparado en los últimos tiempos gracias a las bajas barreras de entrada (desde cualquier aplicación de trading uno puede acceder a estas acciones en Estados Unidos o en España a golpe de clic), la influencia de las redes sociales como elemento convincente para llevar a cabo cierta operativa, y la promesa de generar altas rentabilidades en poco tiempo. Sin embargo y como norma general, las ilusiones y los sueños que se ponen al operar en este tipo de activos suele terminar en pesadillas y fuertes pérdidas para muchos, de las que se benefician, como siempre, unos pocos.

Aquel dicho de que comenta que a corto y medio plazo son la codicia y el miedo las grandes fuerzas que mueven los mercados, resulta especialmente cierto y observable en aún menor espacio temporal, en ese tipo de acciones. Caracterizadas por bajas cotizaciones (normalmente por debajo de 1 USD), reducida capitalización bursátil, extrema fragilidad (o insolvencia) de su modelo de negocio y una muy elevada volatilidad, son objeto de deseo de aquellos especuladores que, sin mucho conocimiento ni estrategia alguna, fantasean con el dinero fácil llenando sus cuentas de valores.

Foto: Toro en la entrada de Wall Street (EFE) Opinión

Si consideramos el mayor mercado del mundo (Estados Unidos), existen varios niveles donde poder encontrar este tipo de acciones. En primer lugar, tenemos aquellas que están listadas en mercados como el Nasdaq y el NYSE donde se les exige un mayor nivel de información financiera que debe hacerse pública. La manipulación es teóricamente menor que en otros niveles, existiendo una especie de separación entre clases dentro de este grupo en función del precio al que cotizan (Tier 1 y 2).

Las exigencias que esos mercados requieren pueden llevar a que esas acciones terminen saliendo de bolsa y pasando a niveles inferiores. Bajo los “Tier 3 y 4” encontramos el mercado OTC con sus diferentes variantes. OTCQX, OTCQB y los “OTC Pink Markets” que son los segmentos disponibles donde encontrar estas acciones en función de los menores requisitos y precios. Los movimientos son brutales (en ambas direcciones), y ayer mismo teníamos acciones como Viewcast.com (VCST) subiendo un 336%, Remsleep (RMSL) un 91% o Drone (DRNG) un 60%.

A la lista podemos unir otros clásicos como Codere, Airtificial o Deoleo, que son igual objeto del miedo y la euforia

En España tenemos varios ejemplos de este tipo de chicharros cotizados en nuestro mercado continuo donde, sin ir más lejos, esta semana misma hemos asistido a varios de estos fuertes movimientos, pilles y sueños rotos con casos muy sonados en DIA o Berkeley. A la lista le podemos unir otros clásicos como Codere, Airtificial o Deoleo que son igual objeto del miedo y la euforia en distintos momentos del año. Algunos llegan a desaparecer, como el caso de Sniace, dejando atrapados a los menos rápidos en la batalla.

Así las cosas y en una época de especial bajo volumen de contratación, observar este tipo de manipulaciones y la participación de ciertos inversores, no deja de sorprender. Aupados por grupos sociales, foros de distinto tipo y la falsa esperanza de dinero fácil, la gran mayoría termina depositando en su cartera de acciones montones de cadáveres donde, pasada la etapa de promediar a la baja para cuando recupere salir ganando aún más, muchos inversores terminan abandonando el mercado y sus opciones de generar valor.

Foto: Elon Musk (EFE)) Opinión

En estos tiempos de reposo no es mala idea la de intentar aprender, establecer estrategias de inversión y lograr entender las fuerzas que mueven los mercados para que cuando veamos como, por ejemplo, el S&P 500 ha generado una rentabilidad media anual del 15% en los últimos 5 años o del 13% si tomamos los 10 últimos ejercicios, no se nos quede cara de tontos (y bolsillos en mínimos) observando esas acciones que teóricamente, nos iban a hacer millonarios y que ahora, nadie quiere ya.

Mercado Continuo Estrategias de inversión
El redactor recomienda