¿Cuánto tienen que pagarte para volver a la oficina?
  1. Mercados
  2. De Vuelta
Javier Molina

De Vuelta

Por

¿Cuánto tienen que pagarte para volver a la oficina?

Pese a que el salario sigue siendo de los puntos más importantes a la hora de seleccionar un puesto, el 47% indica que tener flexibilidad para trabajar en remoto es ahora un requisito principal

Foto: Una mujer teletrabajando en los Países Bajos (Reuters)
Una mujer teletrabajando en los Países Bajos (Reuters)

A medida que las restricciones que la pandemia nos impuso se van levantando y se vuelve a cierto ritmo de vida previo, es mucha la narrativa que se va vertiendo sobre la idoneidad o no, y las condiciones que deberían darse a la hora de pensar en regresar al lugar de trabajo. Si bien es verdad que, en mayor o menor medida estamos ya inmersos en ese proceso, la realidad muestra puntos de vista totalmente divergentes y, a la hora de preguntar a los trabajadores sobre su punto de vista, las respuestas son igualmente diversas.

Pese a que ciertos análisis que recogía Bloomberg hace unos meses, indicaban que menos del 20% de los trabajadores deseaban regresar a su trabajo de forma total, aquellos afirmaban que si se añadía un incentivo económico para que se volviese a la oficina, el porcentaje anterior subía hasta casi el 45% bajo la idea de un aumento del sueldo medio del 15%. Sin embargo y según una encuesta de YouGov de septiembre, el 70% de los encuestados pensaba que no se iba a volver nunca más al puesto de trabajo en la forma previa a la pandemia.

Bajo la idea de que el trabajo a distancia supone una caída de la colaboración entre empleados, un descenso muy notable de la creatividad y el dinamismo, empresas como Goldman Sachs o Apple han decidido no incentivar ese trabajo a distancia. Otras empresas como Google, Microsoft o Facebook avisaron, no obstante, de que ajustarían a la baja el salario de aquellos empleados trabajando en remoto y que estuvieran localizados en zonas donde el coste de vida fuera más bajo. Por el contrario, nombres como Reddit o Zillow manifestaron su intención de no ajustar los salarios pese a trabajar a distancia.

Foto: Foto: iStock.

Desde el punto de vista de los reclutadores de personal, la situación presenta cierta complejidad al no ser fácil casar oferta y demanda, pues los candidatos demandan puestos híbridos o a distancia, y las empresas quieren a esos trabajadores en las oficinas, aún sea parcialmente, al objeto de crear cierta infraestructura empresarial. Además, esos trabajadores que se han acostumbrado a trabajar en remoto, no quieren ahora vivir cerca de la oficina y eso les lleva a rechazar puestos de trabajo. Pese a que el salario sigue siendo uno de los puntos más importantes a la hora de seleccionar un puesto u otro, el 47% del total indica que el tener esa flexibilidad es ahora uno de los requisitos principales exigidos.

Sin embargo, es interesante observar cómo, la generación Z (nacidos entre 1997 y 2012) que son 100% digitales y que pasan la mayor parte de su tiempo conectados con algún tipo de dispositivo, es la que quiere, en mayor porcentaje, tener un puesto de trabajo en una oficina. Según un estudio realizado entre recién licenciados y estudiantes de últimos cursos, un 40% deseaba un trabajo a tiempo completo en las dependencias de la empresa. Otro 39% apostaba por un puesto híbrido y sólo un 19% quería trabajar en remoto.

Tras las razones esgrimidas por este colectivo, el 74% indicaba que se debía a las ganas de formar parte de la comunidad de la empresa. Le seguía de cerca los deseos de recibir tutoría ('mentoring') por parte del personal más experimentado. Así mismo y pese a lo que pudiera parecer, un 66% de los encuestados en aquel estudio manifestaban que deseaban una relación personal con sus superiores a la hora de recibir valoración de su trabajo, propuestas de mejora o críticas, en vez de una comunicación por escrito o mediante cualquier aplicación de mensajería. Un 33% valoraba el hecho de contar con zonas comunes, 'snacks' o gimnasio. Así mismo, un 45% quería vivir cerca de la oficina y evitar al máximo zonas de esparcimiento donde poder distraerse. Hablamos de norteamericanos, claro.

Así las cosas, e inmersos en plena revolución del trabajo en remoto, con empresas dejando las grandes oficinas y personal cambiando de localización, resulta que son los trabajadores más jóvenes los que pueden salvar las oficinas o lugares de trabajo físicos. Mientras que los empleados más mayores solicitan más salario por ir a la oficina, cerca de unos 10.000 euros al año más de media y en UK, los jóvenes quieren disfrutar de las ventajas que antaño daban los sitios laborales físicos. Esto supone contar con la capacidad de comunicarse en grupos y lograr el apoyo a modo de 'mentoring' de sus superiores. ¿Y a ti, cuánto tienen que pagarte u ofrecerte para volver a la oficina?

Oficinas Pandemia Relaciones personales
El redactor recomienda