Cómo una salida exitosa en la Bolsa en Londres acaba en drama
  1. Mercados
  2. El Abrazo del Koala
Marc Garrigasait

El Abrazo del Koala

Por

Cómo una salida exitosa en la Bolsa en Londres acaba en drama

Alberto Contador, uno de los mejores ciclistas del mundo, recibió una durísima critica del propietario del patrocinador de su equipo tras hacer un mal Tour

Alberto Contador, uno de los mejores ciclistas del mundo en los últimos años, recibió una durísima crítica del propietario del patrocinador de su equipotras hacer un mal Tour de Francia 2013. Oleg Tinkov, tras el cuarto puesto del español en la ronda gala, escribió en Twitter (@olegtinkov):“Contador tendría que ser más profesional. Su sueldo no se corresponde con su actuación. Es demasiado rico y no tiene hambre. Tiene que trabajar más duro”.Su empresa era el mayor patrocinador del equipo ciclista Saxo-Tinkoff con 6 millones de dólares, ya que ha anunciado que no lo seguirá patrocinando y creará su propio equipo ciclista para la próxima temporada.

placeholder

¿Quién es Oleg Tinkov?

Tinkov es un empresario ruso de apenas 45 años, hijo de un minero de la Siberia rusa que ha creado un imperio con su empresa de tarjetas de crédito con las que ha inundado el país.

En 2005 vendió su compañía cervecera, Tinkoff Brewery, a la multinacional belga InBev por 167 millones de euros. Anteriormente había fundado una empresa de importación de productos electrónicos. También había creado una marca de comida congelada que vendió al oligarca Roman Abramovich en 2001. Este episodio es único, y podría indicar que Tinkov también podía tener un 'padrino', al igual que Abramovich.

En 2006 creó Tinkoff Credit Systems (TCS), más conocido como Tinkoff Bank. TCS, sin ninguna sucursal bancaria, fue pionera en la captación de clientes por internet y por correo ordinario, y consiguió ser en muy pocos años una de las mayores compañías de tarjetas de crédito de Rusia.

Él explica que, tras una visita a San Francisco, recibió e-mails de un banco americano, Capital One, para venderle una tarjeta de crédito. Oleg Tinkov suele aparecer en los anuncios de su compañía. En la cúspide de su éxito decidió sacar a bolsa parte de las acciones de su banco. Como suele ser habitual entre compañías rusas, el mercado elegido ha sido la Bolsa de Londres. El mal año en los mercados emergentes la convirtió en la primera salida de una empresa rusa a bolsa en Londres en 2013. El crecimiento imparable de clientes gracias a las agresivas ventas de tarjetas a ciudadanos rusos, contribuyó a hacer muy atractiva su empresa ante los ojos de los inversores internacionales.

Rusia es un mercado bancario con cada vez menos bancos, con lo que la falta de financiación a empresas y particulares es allí uno de los grandes problemas. En este entorno, el crecimiento de la venta de tarjetas fue un movimiento muy inteligente. Tinkov aprovechó muy bien la necesidad imperiosa de financiación para vender tarjetas de crédito a los ciudadanos rusos. Las continuas alzas en los salarios en Rusia (+8%este año) permitían a sus clientes repagar sus deudas año tras año, manteniendo su capacidad de endeudamiento, lo que suponía unos grandes beneficios para el banco. Los tipos de interés cobrados en Rusia por la financiación de compras con tarjetas de crédito oscilan entre un 24,9% y un 45,9%.

Sólo hasta junio de 2013, TCS emitió 710.000 tarjetas de crédito. El crecimiento del último año fue de nada menos que el 50%.

La gran demanda de acciones de Tinkoff permitió a los bancos colocadores y a Oleg Tinkovdecidir un precio de adjudicación final en el tope máximo del rango de precios (14-17,5 dólares por acción). La operación fue un éxito ya que consiguieron captar 1.100 millones de dólaresde los inversores de la City, valorando a la empresa en 3.200 millones de dólares.

¿Pidió Oleg Tinkov a los reguladores que esperasen a su salida a bolsa para así poder vender los 1.100 millones a inversores internacionales y pasar las pérdidas a ellos sin que los accionistas rusos se viesen perjudicados?

¿Quiénes vendieron sus acciones? El propio Oleg Tinkov, así como muchos de los accionistas en la empresa comoGoldman Sachs, Baring Vostok,Vostok Nafta, Horizon Capital, y Altruco Trustees. Tras estas ventas, Oleg Tinkov mantenía algo más del 50% de las acciones de TCS Grouptras vender un 10%. Todo hacía presagiar un buen comportamiento en bolsa. No la explosión alcista que vivieron las acciones de Twitter en su reciente OPV, pero sípodíamos prever una subida de más del 10% o el 20%.

Tras colocarse a 17,5 dólarespor acción (en la Bolsa de Londres las empresas internacionales cotizan en dólares para atraer más empresas e inversores), el primer día en bolsa, el 21 de octubre, sus acciones subieron un 4,57%. En los días posteriores alcanzaron un máximo de 19,45 dólares por acción.

Todo parecía transcurrir con normalidad, las acciones de TCS se mantenían por encima del precio de su salida bolsa hasta que apenas tres semanas después un terremoto sacudió el precio de sus acciones, que cayeron en picado hasta los 8,2 dólares por título, llegando a perder hasta un 47% en relación al precio de su salida a bolsa en apenas unas semanas. Al mismo tiempo, los precios de los bonos de Tinkoff en dólares con vencimiento 2018 se desplomaron también con violencia, con lo que ofrecen una rentabilidad de casi el 12%.

¿Qué ocurrió?

El periódico ruso Kommersant avisaba de una dura y nueva legislación por parte del Gobierno ruso. La nueva ley restringiría la venta de tarjetas de crédito. Esta nueva normativa no permitiría, por ejemplo, el envío de estas por correo ordinario a los domicilios de ciudadanos. De aprobarse esta ley, sería un torpedo en la línea de flotación de Tinkoff Bank.

Después del desplome, las acciones se han recuperado parcialmente tras explicar el Gobierno ruso que había un error en el borrador de la ley y que no sería tan restrictiva.

Las preguntas importantes son:

¿Sabía Oleg Tinkov y todos los accionistas la próxima aprobación de la ley?

¿Pidió Oleg Tinkov a los reguladores que esperasen a su salida a bolsa para así poder vender los 1.100 millonesa inversores internacionales y pasar las pérdidas a ellos sin que los accionistas rusos se viesen perjudicados?

¿Fue la salida a bolsa necesaria para que algún inversor con información privilegiada pudiese pedir acciones de TCS Groupprestadas para vender acciones shorto a la baja, ganando dos veces, al vender acciones a 17,5 dólares y luego al vender shorty ponerse bajista?

¿Es esta ley un puro chantaje a Oleg Tinkov y sus accionistas ahora que tienen sus bolsillos llenos?

¿Está detrás de esta ley el resto de grandes bancos rusos que quieren hundir a un nuevo competidor?

¿Ha sido todo una coincidencia y no hay ningún cerebro detrás de la operación?

No sé cuál es la respuesta, pero dudo mucho que sea la última.

Inversores Alberto Contador
El redactor recomienda