¿Se impondrá el 'fracking' o el 'shale gas' en Europa?
  1. Mercados
  2. El Abrazo del Koala
Marc Garrigasait

El Abrazo del Koala

Por

¿Se impondrá el 'fracking' o el 'shale gas' en Europa?

La mayoría de debates en Europa, carecen de profundidad, solo se pone en la balanza la parte negativa de riesgos medioambientales, por ejemplo

Como todos los ciudadanos europeos están en contra del fracking como técnica para obtener gas y petróleo barato, os enlazo algunos artículos de Daniel Lacalle para introducir elementos relevantes en el debate. La mayoría de debates en Europa carecen de profundidad, sólo se pone en la balanza la parte negativa de riesgos medioambientales, por ejemplo, sin ponderar la enorme ventaja competitiva que para un país supone tener fuentes de energía baratas y para muchos años.

Es como el debate de las energías renovables: todo el mundo las defiende cuando le preguntan, pero las autoridades no explican que al subvencionarlas provocan un fuerte aumento en la tarifa eléctrica a los consumidores y empresas. La pregunta debería ser: ¿queremos ser el país con más fuentes de energía renovable del mundo y pagar un 40% más en nuestra factura energética mensual?

Gracias al fracking, Estados Unidos es ya autosuficiente en gas y está a punto de serlo en petróleo, pero como comentaba Daniel Lacalle en su artículo reciente, el gas cuesta apenas la mitad en Estados Unidos en relación al europeo, y genera puestos de trabajo y costes más bajos a empresas y particulares.

La revolución energética norteamericana le está proporcionando una ventaja competitiva respecto a Europa, Japón o China. Sólo México, por su proximidad, está empezando a beneficiarse de esta energía más barata.

La pregunta es, ¿se impondrá el fracking en Europa?

Según un alto directivo de la compañía energética alemana E.ON, Leonhard Birnbaum, el shale gas o gas pizarra no revolucionará el sector energético europeo. Según Birnbaum, las probabilidades de asistir a una revolución energética en Europa son más bien escasas por motivos diversos:

- Las leyes europeas proporcionan los derechos sobre los yacimientos de gas al Estado en lugar de a los inversores privados. Esto desincentiva a los propietarios de terrenos al permitir exploraciones en Europa, a diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos.

- Otra clave proviene de la falta de desarrollo de la industria de servicios petroleros europeos.

- También la falta de desarrollo de un mercado eficiente de financiación de préstamos a medida para la realización de perforaciones.

- Por último, Birnbaum relata que no existen en Europa zonas geológicas con pocas restricciones legales y especialmente medioambientales.

Parece obvio que estos elementos no permitirán un gran desarrollo del fracking, al menos para un corto plazo. Es cierto que E.ON, con sus fuentes de suministro de gas ruso, con el shale gas puede ser una amenaza, pero por otro lado le interesaría sin duda que el precio del gas bajase ostensiblemente, como ha ocurrido en EEUU. Sólo un fenómeno como el gas pizarra en Europa o en Rusia puede generarlo.

El director financiero de E.ON ya alertó hace poco que los altos costes energéticos en Europa podrían provocar la marcha de grandes grupos industriales de Europa. Imaginad el ahorro en una industria energéticamente intensiva con unos costes un 50% inferiores.

Como ya sabemos, los europeos somos mucho más conservadores que los norteamericanos y, en el caso del fracking un ciudadano del Viejo Continente, ante la duda de posibles riesgos medioambientales, prefiere no iniciar dicho proceso. Justo al revés que en Estados Unidos, donde difícilmente dan la espalada a un proyecto que sea muy rentable económicamente. Si, además de ser rentable para el sector privado, es estratégico para el país, entonces desaparecen las dudas por completo.

En muchos sectores, los norteamericanos son los líderes mundiales gracias al ecosistema conseguido, que incluye tecnología, financiación y know-how. Aunque parezca que todo se debe a un visionario al frente de una empresa, la realidad es más compleja. Muchas veces en Europa queremos copiar o crear un sector con una ley o a partir de una o varias empresas y no entendemos que un 'Silicon Valley' no se crea en dos días, sino que es el fruto de un gran conjunto de infraestructuras tecnológicas, legales, de financiación o universitarias. Todo este conjunto es lo que permite la aparición de muchas empresas de éxito global.

Según E.ON, sólo en Ucrania, el fracking podría despegar aunque tienen un grave problema de financiación. Una muestra de ello es el reciente acuerdo firmado entre el Gobierno ucraniano y la norteamericana Chevron Texaco por cincuenta años a cambio de las inversiones del gigante estadounidense. Ucrania está muy necesitada de obtener sus propias fuentes energéticas, ya que depende en exceso del gas ruso.

Gas Noticias de Europa Petróleo Estados Unidos (EEUU) Inversiones
El redactor recomienda