Telecinco, lucha de egos

Estoy convencido que el juez ha intentado llegar a un veredicto justo pero las consecuencias han sido desastrosas para los accionistas

Foto: Torre de Mediaset Italia, en Milán. (Reuters)
Torre de Mediaset Italia, en Milán. (Reuters)

No teníamos suficiente con que probablemente los dos presidentes, de compañías cotizadas, mas egocéntricos de Europa: Silvio Berlusconi y Vincent Bollore (Mediaset y Vivendi respectivamente), estuvieran enfrentados en una complicada lucha de poder, que faltaba el toque español a través de uno de nuestros jueces estrellas, en la ecuación.

Permítanme que resuma muy brevemente los precedentes de esta interesante relación. De la noche a la mañana Vincent Bollore decidió tomar una participación significativa en Mediaset, alcanzando casi el 30% de la compañía, sin que aun se conozca el motivo final de este movimiento. No parece otro que el de bloquear la posible expansión de un competidor, pues estaba claro que Berlusconi nunca iba a dejar ir esta compañía que siempre ha considerado su verdadero legado familiar.

Ante dicho envite, Silvio respondió anunciando la fusión de Mediaset España con Mediaset Italia, para crear Mediaset Europa, en términos que, si bien en un principio, parecían relativamente bajos sin duda añaden valor y que mirando la cotización de hoy eran sin duda generosos. Sin embargo, esta fusión llevaría consigo una importante dilución de la participación de Bollore en la nueva compañía (MFE).

Dicha fusión fue aprobada por la Junta General de ambas compañías, es decir por la mayoría de sus accionistas con derecho a voto, y esto es muy importante puesto que, debido a una ley de anti-competencia italiana, los derechos de voto de Vivendi en Mediaset Italia se veían limitados al 10%.

Vivendi por tanto perdía la batalla de las Juntas Generales y la fusión era aprobada e iba adelante, ante esto Bollore contrataco con demandas en los tribunales italianos, holandeses (donde la nueva compañía seria listada) y españoles.

Los tribunales de los otros países explicaron a Vivendi que, con la ley en la mano, todo era correcto y que no había ninguna irregularidad, es más los tribunales italianos, retrasaron su decisión invitando a los dos presidentes a negociar una solución: la recompra de las acciones de Bollore por parte de Mediaset Italia.

El acuerdo era total, pero la diferencia en el precio lo rompió en el último momento, Vivendi había entrado por encima de 3,80 euros y no aceptaba menos de tres euros, Berlusconi ofrecía 2,80 euros, hoy el valor está alrededor de 1,60 euros, (más destrucción de valor…).

La implicación en la negociación del precio de salida solo demuestra que Vivendi no busca el mayor beneficio para Mediaset, como accionista, si no para ellos mismos. Por tanto, parece obvio que la fusión era la mejor opción para los accionistas de Mediaset y Telecinco tal y como ellos lo habían aprobado.

Pero “Spain is different”, primero nuestros jueces decretaron la suspensión cautelar de las resoluciones de la Asamblea General de Telecinco a favor de la fusión y luego en un acto judicial difícil de entender, al menos para mí,( pues en algunos tramos da completamente la razón a Mediaset, pero en otros se la da a Vivendi), se decidió esta semana mantener la suspensión, que no decidir a favor o en contra.

La implicación en la negociación del precio de salida solo demuestra que Vivendi no busca el mayor beneficio para Mediaset

Esa decisión implica un retraso en los tiempos (Holanda había dado octubre como fecha requerida para la regularización de la fusión) que hace imposible la fusión y Mediaset se retiró esta misma semana.

Mi pregunta es: ¿era de verdad necesario extender la suspensión? Y si es así, ¿por qué tardo hasta principios de agosto en algo que los analistas esperaban a primero de julio? ¿Se ha conseguido de verdad proteger al accionista minoritario?

A día de hoy la oferta de Mediaset Italia, representa más un 30% de prima en el precio de Telecinco, con dicha prima incrementándose desde el 14% tras la decisión del Juez.

Estoy convencido que el juez ha intentado llegar a un veredicto justo pero las consecuencias han sido desastrosas para los accionistas.

Berlusconi tras decir en primera instancia, que seguía adelante decidió reagrupar y cancelar la actual propuesta, probablemente para obtener la reacción actual del mercado y forzar la fusión.

En mi opinión, la única solución es que todas las partes dejen los egos fuera, pacten un precio y terminen completando la fusión o que Bollore, si de verdad cree en el proceso de fusión de las compañías, realice una opa parcial por el 30% de Telecinco para no diluirse en la entidad combinada. Si involucran de nuevo a los Tribunales, igual es tarde para crear un proyecto de éxito.

Si involucran de nuevo a los Tribunales, igual es tarde para crear un proyecto de éxito

En ambos posibles escenarios indicados en el párrafo anterior y teniendo en cuenta que los analistas otorgan un potencial a la acción de un 37,8% de media, creo que Telecinco debería recuperar la senda alcista en Bolsa.

Creo e invito a los inversores a creer que al final alguien velara por los accionistas minoritarios, y que Telecinco, a estos niveles, presenta una muy buena oportunidad, siempre y cuando todas las partes pongan su ego a dormir, bueno todos menos Jorge Javier Vázquez, pues necesitan mantener el 'market share'.

*Este articulo no representa ninguna recomendación activa de inversión. Ovata Capital tiene posición en este momento en TL5, lo cual no quiere decir que no las vaya a deshacer, ningún comentario en esta columna deja de ser más que la opinión del que firma esta nota y en ningún caso debe considerarse como una pieza de análisis, oferta de servicios o recomendación.

En Primera Línea