¡Volveremos a ser un Imperio!

Inglaterra dejó de serlo hace casi tanto tiempo como España, pero sin embargo se comporta con total prepotencia ante los negociadores europeos

Foto: el primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters)
el primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters)

Así decía una canción de los Nikis de mi juventud y que solo puedo pensar que el querido ‘premier’ inglés Mr. Boris Johnson debió oír y traducir mal en sus veraneos en Benidorm.

Inglaterra dejó de ser un Imperio hace casi tanto tiempo como España, pero sin embargo se comporta con total prepotencia ante los negociadores europeos, lo que hace normal que estos estén hasta el moño y amenacen con medidas legales si el Gobierno inglés no solo no negocia los términos de su acuerdo de salida, sino que además reniega de lo ya acordado. Los ingleses están convencidos de que saldrán reforzados de las negociaciones, que pueden jugarse un órdago principalmente porque tienen el respaldo de la City financiera.

Mientras Credit Suisse se muda a Madrid, Bank of América a París y JP Morgan a Frankfurt, como algunos simples ejemplos. No está claro cómo va a conseguir el Gobierno ingles hacer crecer su Producto Interior Bruto poniendo en riesgo una gran parte de este, pues los bancos y sus empleados no solo generan riqueza directamente, sino también, indirectamente a través de sus gastos en educación, alojamiento o comida. Parece un tiro en el pie pues, sin acuerdo no hay pasaporte financiero europeo y sin pasaporte no hay City …eso sí, habrán ejecutado Brexit, tal y como quería esa “gran mayoría” inglesa representada nada más y nada menos que por el 52% de los británicos.

Es un tiro en el pie. Sin acuerdo no hay pasaporte financiero europeo y sin pasaporte no hay City

Cuando parecía que el divorcio iba a ser civilizado y de alguna manera beneficioso para las dos partes, el Gobierno inglés amenaza con romper la baraja, y no solo anuncia la posibilidad de no llegar a acuerdo ninguno, sino que el ministro de Exteriores se mofa anunciando un acuerdo con Japón y en términos aún más beneficioso de los existentes con la Unión Europea, según él. Honestamente a veces da que pensar si los políticos, independientemente de su país de origen, viven en el mundo real. ¿Alguien puede creerse que Japón va a dar prioridad a sus relaciones con un país frente a un 'continente'?

La reacción de la Libra no se ha hecho esperar: batacazo contra el Euro, yéndose a niveles históricos mínimos y debilidad ante el USD.

Caída de la Libra con respecto al Euro.
Caída de la Libra con respecto al Euro.

En el gráfico vemos el efecto devastador del Brexit para la moneda británica, sin embargo, perversamente esto ha ayudado hasta ahora a mitigar los efectos económicos del Brexit. Es cómo el inglés medio se veía afectado por el Brexit, pues las exportaciones británicas subían, ya que sus productos eran más baratos, y el turismo fluía a millones por la debilidad de la moneda manteniendo el PIB en crecimiento. Sin embargo, el covid-19 ha traído la realidad a la economía inglesa inmersa en una recesión que no tienen pinta de recuperarse en el corto plazo por mucha debilidad de la moneda que intenten generar.

Por ello, creo que la decisión del Gobierno inglés ha sido una bravuconada más, que lo único que intenta es, a través de la moneda, revitalizar la economía, no olvidemos que sus vetos al turismo a España y a Portugal han conseguido máxima ocupación histórica en todas las zonas turísticas inglesas.

En resumen, bajo la prepotencia del Imperio no queda más que un bravucón que quiere debilitar su moneda para intentar atraer a esos compañeros de viaje que tendría directamente con Europa y, que ahora, le miran con desconfianza al consumir sus productos.

En Primera Línea
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios