¡La vuelta al cole!
  1. Mercados
  2. En Primera Línea
Rodrigo Rodríguez

En Primera Línea

Por

¡La vuelta al cole!

Debemos mirar a aquellas ideas que se beneficien de potenciales subidas de tipos, así como a aquellos valores cíclicos de alta calidad, que han sido los grandes olvidados

placeholder Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Después de unas semanas sin “vernos” y poder compartir mis pensamientos, ideas e incluso dudas en lo relativo al comportamiento de los mercados financieros, volvemos “al cole”. No sé ustedes, pero yo les echaba de menos. Dicen que tras unas vacaciones uno llega relajado, fresco y lleno de energía, pero hoy, al ponerme delante del teclado, me doy cuenta de que tengo más dudas que ideas, más cansancio que energía y más preocupaciones que antes de irme. Ya llevo dos semanas en la brecha y cada día entiendo menos…

Hay una cosa clara, me estoy perdiendo algo y, por más que lo intento, solo encuentro una explicación: los bancos centrales necesitan crear este falso sentido de riqueza para evitar males mayores.

Foto: Lagarde y Powell, presidentes del BCE y de la Fed, respectivamente. (Reuters)

No sé ustedes, pero cuando yo voy al supermercado pago un 20% más de lo que pagaba el año pasado por la misma “cesta de la compra”, lleno el depósito y contribuyo de forma creciente y sin rechistar a que el PSG tenga en la delantera a Messi, Neymar y Mbappé y, para rematar, compruebo que la subida de precios en el residencial es de dobles dígitos… Algo pasa.

¿Cómo pueden seguir diciéndonos que la inflación es del 2 %? Y que además es transitoria. Me gustaría que les explicaran ese término a todos los padres de familia que en este septiembre van a tener que pagar los libros de la vuelta al cole de manera definitiva, que no transitoria. Mientras la FED, en Jackson Hole, ya indicó que espera subir tipos en el…2023.

Foto: Ilustración: EC Diseño.

Algo no cuadra… Pero como mientras tanto continúa el juego de las sillas musicales, vamos a ver si conseguimos llegar a final de año con alguna recomendación que nos permita beneficiarnos de la confusión existente y la falta de convicción de los principales operadores de mercado. Como dice mi amigo David, la volatilidad y la confusión son la gasolina del P&L.

Para los que necesitan un nombre, les diré que miren Vivendi, pero ese es tema de la próxima semana, que los primeros días de “clase” tienen que ser suaves. Hoy les pido que se olviden de compañías específicas y que sigan leyendo y me ayuden a buscar algo de luz entre tanta incertidumbre centrándonos en temas más macro.

En mi opinión debemos mirar a aquellas ideas que se beneficien de potenciales subidas de tipos, así como a aquellos valores cíclicos de alta calidad, que han sido los grandes olvidados. El posicionamiento en este tipo de valores es casi inexistente, especialmente en los EE. UU. Si algo hemos aprendido en estos meses es que, por las razones que sea, el mercado hará aquello que duela más a los profesionales, propiciando que pierdan su eterna batalla contra los índices.

Foto: Foto: Reuters.

Muchos profesionales están demasiado defensivos (la cicatriz dejada por el covid es profunda), la mayoría redujo posiciones antes del verano y Jackson Hole fortaleció la narrativa en torno a un aumento lento y constante de los tipos para que la volatilidad de la curva (de tipos) permanezca bajo control. Esta estabilidad en la curva ayuda al mercado pues para la renta variable no es tan importante el nivel de los tipos de interés, si no la velocidad con la que estos se muevan. Estadísticamente un movimiento de más de 35 puntos básicos en un mes puede provocar una inmediata corrección de la renta variable.

La FED ha telegrafiado bien los planes de reducción en las compras de deuda, con lo que no deberíamos tener sorpresas. Sin embargo, es cuando no se esperan cuando se producen, y yo sigo creyendo que veremos el 10 años americano por encima del 1.5% antes de final de año. Por lo tanto, precaución.

Por otro lado, China se asentará después de un verano en el que todos y cada uno de los titulares han ido dirigidos a recordar a las grandes “fortunas chinas” que China, además de un paraíso capitalista, sigue siendo, por encima de todo, una dictadura comunista… y que los tentáculos del poder van desde limitar el número de horas que los jóvenes pueden jugar “on-line” (mensaje a Tencent), a “invitar” a Alibaba a “donar” 100 mil millones de yuanes para el “bien común”. XI Ling ha dejado claro que la prosperidad de su pueblo es lo primer y que lo que hagan los mercados financieros no le preocupa en el corto plazo.

Pues bien, China es el mercado que peor lo ha hecho este año con un 17% de caída en su índice Shenzen 300 desde febrero y del 40% en su índice tecnológico. El dinero ha huido ante el riesgo regulatorio y, de nuevo, ha buscado cobijo en nuestro viejo amigo el S&P 500.

Sin duda, una apuesta por China no es una operación que tenga ahora mismo muchos seguidores, pero, a estos niveles, me parece extremadamente interesante. Mi idea es que, sin necesidad de grandes estímulos o cambios políticos, la simple estabilidad puede provocar un apreciable movimiento al alza de aquí a final de año; la foto a final del año es la que cuenta, incluso para Xi. Pero, si no se sienten tan aventureros, la manera de beneficiarse de esta estabilización China podría ser a través del sector del lujo europeo, que solo ha recuperado un tercio de la reciente caída / liquidación. Frente a Estados Unidos, Europa tiende a ser un buen proxy y un gran beneficiado de la economía China. En ese ambiente y ante una potencialmente inminente subida de tipos y reducción de compra de activos en Europa, los bancos europeos, sobre todo aquellos con un claro programa de dividendos o de recompra de acciones (francés, españoles e italianos), también parecen una apuesta atractiva.

Valores cíclicos de calidad: lujo y bancos, exposición a China y Europa frente a Estados Unidos y mucha paciencia, parece la mejor receta de aquí a final de año

Mientras, disfruten de los últimos días de sol, no vaya a ser que el 2022 nos traiga borrasca.

Vuelta al cole Reserva Federal Kylian Mbappé