Es noticia
¡Todo al "verde"! El miedo a quedarse fuera…
  1. Mercados
  2. En Primera Línea
Rodrigo Rodríguez

En Primera Línea

Por

¡Todo al "verde"! El miedo a quedarse fuera…

La ruptura por parte del bitcoin deja claro que hemos entrado en una temporada de 'all in', pues hasta China declaraba que quería una solución para Evergrande sin repercusiones

Foto: Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)

La verdad es que tranquiliza ver que, en lo relativo a la inflación, los jefazos del poder financiero lo tienen “clarísimo”. Esta semana el director Financiero (CFO) de Wells Fargo declaraba ver presión en los salarios, pero no en el resto de la economía. El mismo día, tan solo unas horas más tarde, el director ejecutivo (CEO) de Goldman Sachs indicaba que la inflación se está extendiendo por toda la economía. ¡Cómo para que usted y yo, que contamos con una milésima parte de la información que ellos manejan, no tengamos dudas!

Con esa misma falta de coherencia se han movido los mercados financieros esta semana: el pasado viernes 8 de octubre, a un número de empleo creado muy débil, la rentabilidad del bono a 10 años americano respondía ¡con un movimiento al alza de 10 puntos básicos!

Solo se podía explicar de una manera: los mercados miraban preocupados al crecimiento y a la inflación. Stagflation, o estanflación, era la nueva palabra de moda; el mercado americano, en especial las tecnológicas, recuperaban la senda bajista y los llamados CTA, o fondos seguidores de tendencia, terminaban de deshacer todas sus posiciones largas en renta variable a primeros de semana, e incluso abrían cortos.

El lunes y el martes la discusión era donde se encontraba el soporte o suelo de esta nueva caída

El lunes y el martes la discusión era donde se encontraba el soporte o suelo de esta nueva caída. Sin embargo, cuando el sentimiento es tan bajista, solo se necesita un dato relativamente bueno para cambiar la foto, y ese dato fue el de ventas de minoristas, que salió mejor de los esperados y cambio la película de la semana. Ahora deberíamos considerar el término slowflation, que es cierta ralentización de la economía, pero sin que el crecimiento se estanque y que, con una inflación alta, pero moderada y controlada, mantendría los tipos sin subir. Esto, junto con unos resultados espectaculares de los bancos de inversión, provocaba que al cierre del viernes el S&P se encuentre a 1,32% de máximos anuales, mientras que el Nasdaq está a algo más de 3%.

Pero hay algo aún más interesante: el sector financiero, el de consumo y el energético están en máximos. En resumen, si la gente vuelve a apostar por las tecnológicas, que es lo que puede considerarse que está “barato” debido a su debilidad en los últimos meses, igual toca abrocharse los cinturones, puesto que el miedo a perderse la subida y, sobre todo, a hacerlo mucho peor que los índices, puede provocar movimientos desproporcionados. En cuanto al posicionamiento, los datos de GS prime broker, indican que los largos en los FAANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google) están en mínimos de varios años. Si recuperan su atractivo para el inversor su impacto será claro, pues actualmente representan el 25% del índice. Amazon, por ejemplo, a mitad de semana estaba en negativo en el año.

Foto: Planta de energía nuclear. (EFE) Opinión
¡La solución es nuclear!
Rodrigo Rodríguez

Pero creo que lo más importante ha sido el aplanamiento de la curva de tipos. Los mercados en su conjunto no parecían particularmente preocupados por ninguno de los números económicos y creo que hay una razón relativamente válida y esa es el comportamiento de las curvas de tipos de las grandes economías. El mejor ejemplo es el comportamiento del mercado de bonos en el Reino Unido. La curva allí se ha ido empinando, asumiendo más subidas de tipos oficiales (entre 3 y 4). Sin embargo, recientemente se ha aplanado abruptamente anticipando un potencial error por parte del BOE (Bank Of England), que le llevaría a corregir esas subidas. La curva de Estados Unidos no es muy diferente.

¿Por qué es esto importante para la renta variable y especialmente para las tecnológicas? Por un lado, el mercado ha estado poniendo en precio una mayor presión inflacionaria y, por tanto, una acción más rápida de la FED que se ha reflejado en un desplazamiento de toda la curva hacia arriba, acompañado de un empinamiento de esta, por el mayor impacto de esta previsión en el back-end, o parte larga de la curva. Pero ahora da la impresión de que, cuanto más suben los tipos de los próximos años (hasta 10 años o lo conocido por “belly of the curve”; “el vientre”), más parece querer bajar la parte larga de la curva (back end- o tasa terminal), lo que, en teoría, indicaría que, ceteris paribus, los traders de bonos descuentan que los Bancos Centrales recuperarían una política monetaria acomodaticia en el medio plazo.

Vimos un movimiento similar en junio, cuando el mercado comenzó a pensar que la FED estaba cometiendo un error de política monetaria. Así, cada vez que el mercado pensaba que iba a haber más subidas, el tipo a de 30 años bajaba. Respondiendo a la pregunta con la que abría este párrafo, con el aumento de las expectativas de inflación y la reducción de las tasas a 30 años los rendimientos reales acaban de tocar los mínimos del año. Si esto es así, los múltiplos se empezarán a expandir y el mercado puede esperar un agradable viento de cola.

En el caso de que estas explicaciones no les hayan parecido suficientes, les recuerdo el concepto de estacionalidad y algunos de los datos sobre los que ya hemos hablado en estas últimas semanas:

  • Desde 1950, el primer periodo de dos semanas de octubre (1H) es el cuarto mejor período de dos semanas del año.
  • La nueva entrada de fondos en los planes de pensiones americanos (401K) suelen ser enormes en el último cuarto del año.
  • Los inversores minoristas han comprado esta reciente caída.
  • El valor neto del hogar de EEUU aumentó en $ 5,8 billones en el segundo semestre hasta un récord de $ 141 billones, o “Trillions” según la FED.
  • Las recompras de acciones corporativas (buy backs) vuelven a empezar el 6 de noviembre.

Pero para mí, el dato más importante es que el S&P 500 ha subido un 18,45% hasta la fecha. Desde 1950 (en 72 años) ha habido 18 casos en los que el S&P ha subido al menos por encima del 15% durante los primeros 3 trimestres del año. En los 17 casos anteriores el rendimiento medio para el cuarto trimestre fue de + 5,40%. El S&P ha subido más del 18% hasta la fecha, lo que solo ha sucedido otras 11 veces desde 1928. En mi opinión esto ha aumentado las probabilidades de una “persecución del índice” hasta finales de año. Da la impresión de que el “Fear of Missing” empezó el jueves y, salvo alguna noticia que no esté en las cartas, no parece que haya nada en el horizonte que pueda frenar este movimiento.

Foto: Sede de Evergrande en China. (Reuters) Opinión

La ruptura de los $60.000 por parte del Bitcoin deja claro que hemos entrado en una temporada de "todo al verde" o en inglés 'all in', pues hasta China declaraba el viernes que quería una solución para Evergrande sin repercusiones financieras para el sistema.

Nadie quiere salir en la foto con su fondo con un alto porcentaje en 'cash' y el mercado haciendo nuevos máximos. Los dos próximos meses parece claro que hay que subirse al tren, pero no olviden que a final de año el problema de la deuda americana volverá a hacer más de un titular.

Es mucho menos probable que McConnell apoye un compromiso en diciembre, cuando llega la fecha X del techo de la deuda, ya que la semana pasada apoyó un acuerdo para evitar un incumplimiento a corto plazo y así privar a los demócratas del argumento de que no tuvieron tiempo de usar la reconciliación para elevar el techo de la deuda. Pero es que, aunque quisiera apoyarlo en diciembre, McConnell tendría muy difícil lograr que 10 representantes republicanos votaran a favor de elevar el techo de la deuda. Pero ese tema se merece un detallado artículo, hasta entonces … ¿Todo al verde?

Nasdaq Renta variable Bancos centrales Miedo Rentabilidad