Es noticia
Menú
Oro vs. bitcoin en un mundo de inflación
  1. Mercados
  2. En Primera Línea
Rodrigo Rodríguez

En Primera Línea

Por

Oro vs. bitcoin en un mundo de inflación

Dice un proverbio inglés: “Cuando tenemos oro, tenemos miedo, cuando no lo tenemos, estamos en peligro”

Foto: Bitcoins. (Reuters/Edgar Su)
Bitcoins. (Reuters/Edgar Su)

Hoy me avisaban desde El Confidencial de que a partir de ahora tengo que entregar los artículos, a más tardar, a última hora del sábado. Esto les beneficiará a ustedes, pues el artículo aparecerá los domingos y estará también visible los lunes, pero tengo claro que va a poner cierta presión en los escritos, puesto que mi agenda de los fines de semana, como bien saben mis lectores, gira alrededor de las actividades de mi hijo y los sábados suelo hacer de taxista-entrenador más que otros días.

Por ello, me he propuesto escribirlos los viernes y revisarlos los sábados. Ahora bien, ya les aviso de que la próxima semana no tendrá mi entrega, puesto que, aprovechando la semana blanca, voy a pasar unos días con la familia.

Dicho esto, volvamos al tema que les prometí: el oro y el bitcoin como posibles coberturas ante la inflación. Ya saben que nunca he sido un fan del bitcoin, o de las criptomonedas en general, (probablemente por falta de conocimiento) pero hoy no voy a entrar en valoraciones fundamentales, ni en críticas, simplemente les voy a exponer cómo se han comportado uno y otro desde que la inflación ha dejado de ser "transitoria" y los tipos de interés se han ido situando en niveles más normales, a pesar del aplanamiento de la curva.

En 2021, el oro se vio afectado por un mercado americano fuerte pero una demanda débil procedente de los mercados emergentes. La combinación de un fuerte crecimiento de los mercados desarrollados, junto con un bajo rendimiento de los mercados emergentes, un dólar fuerte y la creencia de que la inflación era transitoria, mantuvo al oro un tanto deprimido, debido, principalmente, a una caída generalizada de la demanda de activos defensivos. El oro cayó un 7% en 2021.

Hoy en día, la mezcla mundial de crecimiento e inflación es marcadamente diferente. Si bien aún no se habla de recesión, sí que parece evidente una desaceleración importante en el crecimiento de EEUU. Esta combinación de crecimiento más lento y mayor inflación debería generar una demanda de inversión en oro, que considero una cobertura defensiva contra la inflación. Además, cabe esperar un repunte en la demanda de oro por parte de los consumidores y los bancos centrales.

Contrariamente a las expectativas de muchos inversores, el oro se ha mantenido muy resistente durante el reciente aumento de las tasas reales de EEUU, y pienso que esto se debe a la condición del oro de activo defensivo y de cobertura de la inflación que mencionaba antes. Mientras, Bitcoin cayó un 45%, aparentemente muy correlacionado con acciones de alto crecimiento. Esta última rotación de aversión al riesgo ha demostrado que considerar el bitcoin como un instrumento de cobertura frente a la inflación o a una caída de los mercados de renta variable no era más que una mera falacia.

Como les he explicado, no soy un comentarista típico sobre Bitcoin, pero cada vez que puedo correlacionar algo con otra cosa, y tiene sentido, presto atención. Es interesante observar que, en las últimas semanas, Bitcoin está teniendo una correlación de casi el 95% con el rendimiento relativo de las acciones beta más altas, por lo que mi recomendación, especialmente en una fase del ciclo donde las ganancias de las empresas y la economía se ralentizan, es evitar Bitcoin, puesto que no representa "hedge" ningún ni contra el mercado ni contra la inflación… Más bien, al contrario.

Adjunto gráfico de Bitcoin contra el ETF de ARKK de la famosa Cathy Wood, puesto que he considerado que puede ser un buen proxy. Si prefieren pueden utilizar S&P 500 High Beta (S95HBI)

Frente a esto, históricamente, el oro tiende a aumentar durante los ciclos de subida de tipos, especialmente cuando el crecimiento de EEUU comienza a desacelerarse y el poder adquisitivo del dólar de los mercados emergentes se mantiene firme.

El oro es una protección contra la mala inflación. En 2021, el oro fue una mala protección contra la alta inflación, precisamente porque se percibía como un hecho transitorio. Esto también fue cierto a principios de la década de 1970: el desempeño del oro fue pobre mientras las expectativas de inflación estaban ancladas y solo se recuperó después de que se perdiera la credibilidad de los bancos centrales y esas expectativas de inflación comenzaran a aumentar en la segunda mitad de la década.

Por último, el oro es la cobertura geopolítica de último recurso. El oro actúa como una cobertura de riesgo geopolítico efectiva, pero solo si el evento es lo suficientemente grave como para afectar a la economía de los EEUU, como el 11 de septiembre o la Guerra del Golfo de 2003.

No está claro si la actual situación en Ucrania puede tener un impacto en la economía americana, pero está clarísimo que sí lo tendría en el precio del petróleo y, por tanto, en la inflación

Como dice Goldman en su último informe, el oro sirve de cobertura contra la inflación en momentos de aversión al riesgo, mientras que el bitcoin solo cuando nos encontramos en momentos de desaceleración; les dejo decidir en cuál estamos ahora. Dice un proverbio inglés: "Cuando tenemos oro, tenemos miedo, cuando no lo tenemos, estamos en peligro".

Hoy me avisaban desde El Confidencial de que a partir de ahora tengo que entregar los artículos, a más tardar, a última hora del sábado. Esto les beneficiará a ustedes, pues el artículo aparecerá los domingos y estará también visible los lunes, pero tengo claro que va a poner cierta presión en los escritos, puesto que mi agenda de los fines de semana, como bien saben mis lectores, gira alrededor de las actividades de mi hijo y los sábados suelo hacer de taxista-entrenador más que otros días.

Tipos de interés Primera Línea Inflación Recesión Ucrania Petróleo
El redactor recomienda