¿Cómo comprar ya acciones de Facebook?

La plataforma Secondmarket permite llevar a cabo transacciones privadas de todo tipo de activos ilíquidos como participaciones en fondos de capital riesgo, emisiones de bonos privadas,

Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    La plataforma Secondmarket permite llevar a cabo transacciones privadas de todo tipo de activos ilíquidos como participaciones en fondos de capital riesgo, emisiones de bonos privadas, o acciones de compañías no cotizadas. Este segmento se puso en marcha en abril del año pasado y da acceso no sólo a Facebook, también a otras start-ups americanas menos conocidas pero no menos interesantes como Zynga, una red social de juegos online. ¿A qué se debe el éxito de esta plataforma?

    Por  un lado está el interés de los inversores que buscan una oportunidad de ganar exposición a empresas en crecimiento antes de que salgan a bolsa o sean adquiridas cuando alcancen un tamaño crítico. Por otro, la necesidad de liquidez de los inversores iniciales de las compañías. La mayoría de los que utilizan esta vía son fondos de capital riesgo que necesitan remunerar a sus accionistas y desinvertir en posiciones que llevan varios años en cartera. Otros interesados en vender son los propios empleados de la compañía, como en el caso de Facebook.

    Secondmarket ha dado respuesta al hecho de que el mercado de salidas a bolsa haya caído en picado durante 2008 y buena parte de 2009.  Pero si vamos más allá, también da respuesta a un problema estructural: las pequeñas compañías cada vez lo tienen más difícil para salir a bolsa y renovar su base inversora: desde 2007, en EEUU una compañía tarda una media de 8,7 años en estar lista para acceder al mercado, el periodo de maduración más largo registrado desde 1991. En parte se debe a la introducción de la ley de 2002 de Sarbanes- Oxley que supone que para las compañías más pequeñas estar cotizadas conlleve unos costes desmesurados. La existencia de mercados de capitales, como vía de desinversión es crucial para que las pequeñas compañías puedan atraer inversores en las fases de despegue y crecimiento. Y especialmente en los sectores más innovadores en los que no existe un potencial comprador una vez que la empresa se haya expandido.

    ¿Tiene sentido que compañías muy pequeñas salgan a bolsa? Intel es hoy una de las 500 mayores compañías de EEUU, pero comenzó a cotizar en 1971 con una OPV de tan solo 8 millones de dólares. Si Intel hubiese sido vendida a un grande del sector hoy no existiría. Este ejemplo demuestra que la bolsa es una vía idónea para que las empresas financien su expansión y conserven su potencial individual. En Europa, los mercados alternativos, creados específicamente para pequeñas y medianas empresas, han demostrado ser una ruta eficaz de desinversión para los fondos de capital riesgo. La reciente creación de Secondmarket viene justificada por la ausencia de este tipo de mercados en EEUU y la necesidad de crear una ruta de salida para los inversores que entran en las primeras fases de desarrollo de una compañía.

    Almudena Rumeu de Armas de Arcano

    Financiación Alternativa
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    2 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios