Ganadores y perdedores del QE de la Fed

¿Sabemos realmente lo que significa la flexibilización cuantitativa que ha llevado a cabo la Reserva Federal y por qué es tan importante? ¿Qué es la flexibilización cuantitativa y por qué se utiliza?

Foto: Reserva Federal de Estados Unidos (Reuters)
Reserva Federal de Estados Unidos (Reuters)

Recientemente 'Bloomberg Business' informaba en un articulo titulado 'Ganadores y perdedores del QE de la Fed' sobre los efectos del programa de flexibilización cuantitativa ('quantitative easing' o QE) en los EEUU. La información citaba a diferentes estudios que analizaban los efectos positivos y lo costes del QE. Pero, ¿sabemos realmente lo que significa la flexibilización cuantitativa y por qué es tan importante?

¿Qué es la flexibilización cuantitativa y por qué se utiliza?

Aunque el crecimiento económico, la inflación y el desempleo son las principales preocupaciones para los gobiernos y los bancos centrales, cada uno de ellos utilizan diferentes herramientas para influir en la actividad económica. Los bancos centrales controlan y regulan la oferta monetaria y las tasas de interés en la economía de su país para mantener la inflación bajo control, y para influir en otros objetivos macroeconómicos, como el PIB, la estabilidad de precios y los niveles de empleo. Una herramienta importante que los bancos centrales utilizan son las operaciones de mercado abierto, se trata de la compra/venta de cédulas y bonos del estado a corto plazo.

Las operaciones de mercado abierto se utilizan para aumentar, o disminuir, la oferta monetaria mediante la compra o la venta diaria de estos activos en cantidades relativamente pequeñas. Estas compras ponen más dinero en circulación en la economía que puede ser utilizado por los bancos, las empresas y los individuos. Las compras también aumentan el precio de los bonos, lo que disminuye los tipos de interés a largo plazo para los prestatarios.

Los tipos más bajos alientan a las personas y a las empresas a pedir prestado más dinero, lo que significa que acaban con una deuda superior

Pero cuando las medidas de política monetaria no funcionan, un banco central puede anunciar planes para comprar cantidades específicas de activos financieros y ayudar a estimular la economía, lo que se conoce como flexibilización cuantitativa. Esta difiere de las operaciones ordinarias de mercado abierto en que un rango más amplio de activos, tales como los bonos hipotecarios, pueden adquirirse y en cantidades mucho más grandes. Por ejemplo, el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos compró aproximadamente 3,6 billones de dólares en activos (bonos del tesoro y bonos hipotecarios) entre 2008 y 2014 en tres campañas de QE diferentes.

El objetivo principal de la flexibilización cuantitativa es fomentar la actividad económica, por lo que fue utilizada por un número de bancos centrales tras la crisis financiera de 2008. La compra de grandes cantidades de bonos está diseñada para aumentar la actividad económica mediante la reducción de los tipos de interés, promoviendo el que los individuos y las empresas pidan prestado más dinero para adquisiciones e inversiones. Otro beneficio adicional es la subida de los mercados de valores y bonos como  respuesta, ya que los bancos y otros inversores, que vendieron bonos al banco central, están ahora en disposición de comprar otros activos con los fondos obtenidos. La idea es que el "efecto riqueza" producido por estas subidas en el mercado lleve a la gente a gastar más, estimulando el crecimiento económico.

¿Cuáles son los costes potenciales de una flexibilización cuantitativa?

La flexibilización cuantitativa tiene claros beneficios, pero ¿cuáles son los riesgos?  En primer lugar, aunque los prestatarios se benefician de menores tipos de interés, los tipos más bajos también alientan a las personas y a las empresas a pedir prestado más dinero, lo que significa que, por lo general, acaban con una deuda superior. Así, cuando los tipos de interés suban de nuevo, el mayor peso de la deuda deriva en unos costes por intereses que son inasequibles. Al igual que las empresas pueden asumir gran carga de deuda, también pueden hacerlo los países, pudiendo dar lugar a una crisis monetaria y/o inflacionista. En consecuencia, la deuda adicional que se desprende de las políticas asociadas con programas de flexibilización cuantitativa podría ser perjudicial para la economía a largo plazo.

En segundo lugar, los tipos de interés ayudan a determinar cuánto dinero se gasta hoy frente a la cantidad que se gastará en el futuro. Los menores tipos de interés aumentan la demanda para gastar el dinero hoy y reducir el incentivo al ahorro del mañana, mientras que altos tipos de interés fomentan el ahorro presente y postergan el gasto. Aunque los bajos tipos pueden amortiguar el golpe de una recesión económica, o hacer crecer la economía en el presente, afectan al crecimiento futuro que se financia con el ahorro del presente. Debido a los efectos de la flexibilización cuantitativa, los ahorradores obtienen una escasa rentabilidad con los bonos, lo que desincentiva el ahorro.

Cuando los tipos de interés suban de nuevo, el mayor peso de la deuda deriva en unos costes por intereses que son inasequibles

En tercer lugar, cuando un banco central compra bonos de alta calidad y reduce los rendimientos, el sector privado, de alguna forma, tiende a comprar activos de menor calidad y mayor riesgo en busca de mayores retornos. Este nuevo capital puede quedarse concentrado en activos específicos, lo que lleva a la formación de burbujas que podrían desestabilizar el sistema financiero.

Conclusión: flexibilizacion cuantitativa

En definitiva y para concluir, ¿tiene la flexibilización cuantitativa un efecto principalmente positivo, o negativo? El artículo de Bloomberg Business sostiene que la flexibilización cuantitativa ha beneficiado a los mercados e iniciado una amplia recuperación. La flexibilización cuantitativa parece ganar tiempo para que las empresas y los gobiernos ordenen sus problemas, pero su éxito exige que las empresas y las personas actúen con moderación y objetividad en cuanto a la gestión de sus gastos y la cantidad de deuda que asumen. 

Si los beneficios superan a los costes sería, en última instancia, el objeto del debate en curso, y si la flexibilización cuantitativa se traduce en algo positivo, es probable que lo sea por un tema político más que económico...

Ron Rimkus, CFA, es Director de Contenidos, Economía e Inversiones Alternativas en CFA Institute.
Adaptación; Artículo adaptado por CFA Society Spain.

Finanzas para no iniciados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios