¿Cuál es el estado del gobierno corporativo en Europa?

El gobierno corporativo es el sistema por el cual la toma de decisiones, el control y la rendición de cuentas se ejercen en las empresas

Foto:

El ejercicio del gobierno corporativo en las empresas cotizadas ha sido noticia a raíz de los casos  fallidos de buen gobierno ocurridos en algunas de las grandes empresas europeas, incluyendo Volkswagen en Alemania y Sports Direct en el Reino Unido, por nombrar algunas. Estos casos ponen de relieve la importancia del buen gobierno no sólo para el mantenimiento del valor de la compañía para los accionistas, sino también por los intereses de otras partes interesadas, así como por la generación de confianza en la integridad del sistema de mercado de capitales. Los inversores pueden desempeñar un papel muy importante en la conformación de las políticas y prácticas de gobierno corporativo para elevar los estándares y hacer posible los beneficios a largo plazo para los accionistas y todas las partes interesadas.

El gobierno corporativo es el sistema por el cual la toma de decisiones, el control y la rendición de cuentas se ejercen en las empresas. El gobierno corporativo juega un papel central en el funcionamiento de los mercados de capitales, ya que habilita a los accionistas (propietarios de una empresa) para ejercer influencia sobre la gestión de la empresa, por ejemplo a través del ejercicio del derecho de voto en los informes corporativos, remuneración de los ejecutivos, la composición del consejo de administración, así como otros asuntos.

Las empresas cotizadas son vehículos económicos importantes, que ponen a trabajar el capital de los inversores mediante el despliegue de los recursos de la empresa para lograr un objetivo productivo. Si estas empresas son mal administradas o tienen débiles estándares de gobierno corporativo, no producirán los beneficios que los accionistas demandan, ni van a satisfacer las necesidades y expectativas de los trabajadores, los consumidores y la sociedad en general. En pocas palabras, simplemente se convertirán en organizaciones no fiables para invertir en ellas, y los inversores no asignarán capital a las mismas, afectando de esta manera al crecimiento económico y la productividad.

Si el gobierno corporativo es tan importante para los mercados de capitales y para la economía en general, ¿cuál es el estado del gobierno corporativo en Europa? Durante los últimos quince años, la política de gobierno corporativo Europea ha conformado una serie de iniciativas destinadas a mejorar la transparencia de las empresas, reforzar la protección de los derechos de los accionistas, mejorar la eficacia de los consejos de administración, facilitar la participación de los accionistas con la gestión de la empresa, y estimular la responsabilidad de los inversores. Muchas de estas iniciativas hacen hincapié en la divulgación y se basan en mecanismos de "aplicación o explicación", en contraposición a las disposiciones legales.

Estas iniciativas han sido generalmente bien recibidas por los inversores y han ayudado a crear unos mínimos estándares de gobierno corporativo comunes para toda Europa. Sin embargo, éstas iniciativas son algo dispares, y carecen de un marco unificador. De hecho, y a pesar de que el gobierno corporativo se ejerce a través de los mercados de capitales, está notoriamente ausente en la iniciativa de la "Unión de Mercados de Capitales" de la UE.

Para examinar el estado del gobierno corporativo, CFA Institute reunió y trabajó con más de 30 profesionales de la inversión, expertos en gobierno corporativo, y otras partes interesadas de toda Europa, y publicó los resultados en un informe presentado recientemente. En él se identificaban una serie de cuestiones específicas que deben abordarse para avanzar en la agenda de gobierno corporativo y mejorar la integridad de los mercados de capitales.

Estos incluyen el fortalecimiento de la protección de los derechos de los accionistas minoritarios, especialmente en sociedades controladas cuando un accionista mayoritario puede ejercer una influencia indebida (o esgrimir derechos de voto desproporcionados) sobre los asuntos corporativos. 

Otros temas incluyen la fijación de un marco adecuado que regule las delegaciones de voto transfronterizo, para asegurar que todos los accionistas, con independencia del domicilio, puedan ser identificados y que sus votos sean emitidos y contados. La rendición de cuentas de los consejos podría reforzarse aún más, haciendo que séa más sencillo para los accionistas nombrar a los representantes del consejo, o en su caso cesarlos.

Por otra parte, existe un considerable apoyo entre los inversores para promover la diversidad en los consejos, y para fomentar que en las empresas se preste mayor atención a los factores ambientales, sociales y de buen gobierno.

Los inversores pueden apoyar la asignación eficiente del capital, y ayudar a crear empresas exitosas

Como propietarios de las empresas europeas, a menudo en nombre de aseguradoras y fondos de pensiones, los inversores institucionales son los principales interesados en el ecosistema de la gobernabilidad. Debido a que la mayoría de los hogares europeos disponen de pensiones privadas y otros ahorros, el ejercicio de los derechos de los accionistas no es, como se suele pensar, el ejercicio de facultades por una minoría rica. De hecho, unos derechos de los accionistas sólidos son necesarios para que la profesión de la gestión de la inversiones cumpla con sus responsabilidades fiduciarias en nombre de los millones de pensionistas y ahorradores.

Por otra parte, los derechos de los accionistas no excluyen en modo alguno los derechos de otras partes interesadas, como los empleados o consumidores. De hecho, unas relaciones positivas entre todas las partes interesadas son fundamentales para el éxito a largo plazo de una empresa, como es la atención a las consideraciones de carácter social o medioambientales.

Al jugar un papel central en el desarrollo de la agenda europea de gobierno corporativo, los inversores pueden apoyar la asignación eficiente del capital, y ayudar a crear empresas exitosas, bien gestionadas, que satisfagan las necesidades y expectativas a largo plazo de sus accionistas y de todas las partes interesadas por igual.

*Rhodri Preece, CFA, responsable de política de mercado de capitales para EMEA en CFA Institute.
Finanzas para no iniciados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios