Cómo pueden las finanzas cumplir con su responsabilidad con el cambio climático

La inercia es una de las fuerzas más poderosas del universo. Por lo general, no cambiamos hasta que nos vemos obligados a ello

Foto: Cambio climático
Cambio climático

El cambio climático nos enfrenta con un desafío de carácter social y económico que nunca antes habíamos visto. Como sociedad global, debemos aprender a modificar una serie de comportamientos arraigados para evitar una catástrofe en el futuro.

Desafortunadamente, la inercia es una de las fuerzas más poderosas del universo. Por lo general, no cambiamos hasta que nos vemos obligados a ello. Ahora nos encontramos en ese punto. Nuestro planeta se está calentando, principalmente en respuesta al aumento de los niveles de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero (GEI) que hemos ido introduciendo cada vez más en nuestra atmósfera desde la revolución industrial. Las finanzas pueden contribuir a que nuestro planeta mejore en lo que respecta a las emisiones de carbono, pero el tiempo se agota.

Las estimaciones de costes financieros del cambio climático se mueven en un amplio rango, pero todas son poco creíbles. Un reciente informe de The Economist Intelligence Unit estimó el valor actual neto de los costes del cambio climático en 4,2 billones de dólares. Nuestro nuevo informe, “Análisis del Cambio Climático en el Proceso de Inversión”, tiene como objetivo ayudar a los inversores a comprender los riesgos físicos y de transición que presenta el cambio climático, los impactos económicos y de mercado que traerá un clima cambiante, y cómo los mercados de carbono pueden funcionar como una herramienta para mejorar el precio de las externalidades negativas provocadas por el cambio climático. El informe también ofrece información de los recursos disponibles para los inversores que buscan las mejores herramientas que faciliten integrar el cambio climático en sus decisiones de inversión.

El mundo financiero deberá contribuir a los esfuerzos globales para abordar el cambio climático, y la taxonomía de la Unión Europea para las actividades financieras sostenibles es un paso en esa dirección. Un paso que los responsables políticos, desde Canadá hasta la India, también están comenzando a dar. Con el fin de entender mejor la actual brecha existente entre los resultados esperados en torno al cambio climático y los procesos en el negocio de la inversión, también se llevó a cabo una encuesta entre nuestros miembros CFA en todo el mundo sobre el cambio climático, integrada en el informe sobre Análisis del Cambio Climático en el Proceso de Inversión.

Algunos hallazgos de la encuesta son esclarecedores. Alrededor del 75 por ciento de los altos ejecutivos internacionales encuestados creen que el cambio climático es un tema importante, pero solo un 40 por ciento incorporan información al respecto en su proceso de inversión. Esta brecha entre comprensión y acción muestra un mundo financiero situado con demasiada frecuencia detrás de la curva del análisis del cambio climático y la fijación de precios derivados del riesgo del mismo.

Cuando se les preguntó por qué no integran todavía el análisis del cambio climático en su toma de decisiones de inversión, un 57% citó la falta de herramientas de medición. Preguntados por las herramientas que necesitaban, el 49 por ciento dijo que más información sobre la estrategia climática de las empresas, y el 48% pidió más información de los emisores sobre los riesgos relacionados con el clima y el análisis de escenarios. Para que las finanzas cumplan con su razón principal, la asignación eficiente de capital, los inversores necesitan disponer de mejores datos e informes estandarizados para ayudar a integrar el riesgo climático en su análisis de inversión. CFA Institute se asoció con 10 gestoras internacionales para desarrollar “Casos de Estudio” focalizados en la integración del cambio climático en el análisis de inversión. Aquellos cubren un amplio espectro de temas de inversión, desde acciones, bonos y evaluaciones de las agencias de calificación del riesgo climático, hasta cómo los fondos de pensiones integran el análisis climático en todo lo que hacen.

En el informe Análisis del Cambio Climático en el Proceso de Inversión se realizan varias recomendaciones para que, tanto los inversores como los emisores y legisladores, puedan integrar mejor el análisis del cambio climático en lo que hacen:

Un precio al carbono: Para respaldar un precio del carbono fiable, se insta a los responsables políticos a garantizar que los marcos regulatorios para los mercados de carbono estén diseñados para brindar transparencia, liquidez, facilidad de acceso para los participantes del mercado global y estándares similares en todas las jurisdicciones.

Expectativas del precio del carbono incluidas en los informes de los analistas: Se recomienda que los profesionales de la inversión tengan en cuenta los precios del carbono y sus expectativas en el análisis de riesgo climático.

Mayor transparencia y divulgación sobre las métricas climáticas: La industria de inversión se está aglutinando en torno a la Sustainability Accounting Standards Board (SASB) y la Task Force on Climate-related Financial Disclosures (TCFD) para los informes relacionados con el clima, que son las normas sobre clima más relevantes y concisas para abordar la importancia relativa de los riesgos relacionados con el cambio climático.

Compromiso con las empresas sobre los riesgos físicos y de transición del cambio climático: Los inversores deben comprometerse con los emisores para garantizar que los datos climáticos, el análisis de escenarios y las divulgaciones relacionadas sean lo suficientemente completos para respaldar un análisis sólido del riesgo climático en el proceso de inversión.

• Los profesionales de la inversión y su formación: Los inversores deben seguir informándose sobre el cambio climático para poder proporcionar a los clientes el análisis relacionado con el clima que necesitan.

Regulación: Los inversores deben seguir instando a los legisladores a que elaboren regulaciones para garantizar que los inversores dispongan de las herramientas necesarias para hacer su trabajo, es decir, la asignación eficiente de capital que ayude a hacer frente a la amenaza que el cambio climático supone para la existencia.

El cambio climático será uno de los eventos con mayor impacto económico en la historia de la humanidad. La profesión de inversión debe incorporar los riesgos del cambio climático en el análisis financiero para gestionar de manera eficiente los riesgos y oportunidades de la cartera. Al mismo tiempo, los inmensos cambios en la sociedad provocados por una transición al cambio climático ofrecerán oportunidades a los inversores, tanto en industrias ya establecidas como las de nueva creación.

Matt Orsagh, CFA, CIPM, es Director Senior de Política de Mercados de Capital en CFA Institute

Finanzas para no iniciados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios