En busca de la rentabilidad perdida

Ha pasado ya un año desde que el anuncio de tapering por parte del presidente de la Fed ocasionara una salida masiva de flujos inversores de

Ha pasado ya un año desde que el anuncio de tapering por parte del presidente de la Fed ocasionara una salida masiva de flujos inversores de los mercados emergentes de renta fija. Ahora las circunstancias han cambiado notablemente.

Las medidas tomadas recientemente por el BCE (Banco Central Europeo) han creado el caldo de cultivo para que los inversores busquen nuevas fuentes de rentabilidad. Sumadas a los programas de relajación cuantitativa, todavía en marcha, de EEUU y Japón, todo parece indicar que la actual política monetaria global expansiva podría quedarse por un largo periodo de tiempo.

El bajo precio del dinero y los niveles alcanzados en la inversión en renta fija de países desarrollados, está llevando a los inversores a asumir mayores riesgos en su búsqueda de rentabilidad, tales como high yield y activos hipotecarios exóticos. Pero también a invertir en renta fija emergente denominada en dólares que, durante el trimestre, ha obtenido resultados superiores a las emisiones de renta fija de los países desarrollados. Uno de los grandes beneficiarios de este flujo inversor ha sido India, que ha atraído casi 9.200 millones de dólares (aproximadamente 6.799 millones de euros) en lo que llevamos de año.

Sin embargo es necesario ahora ser selectivos. La situación es bien distinta a la de los años posteriores a la crisis financiera en los mercados desarrollados, en los que se invertía en emergentes de forma indiscriminada.

La mayoría de estos países han pasado por un periodo de pánico vendedor en sus divisas, tras el anuncio de tapering. Comenzando por la lira turca y pasando por el rand sudafricano y el rublo ruso en enero y febrero pasados, los bancos centrales de estos países han elevado los tipos de interés, con el doble objetivo de frenar la devaluación de sus divisas y de contener la inflación. Una situación que está creando oportunidades de inversión.

Brasil representa un ejemplo claro, con su referente Selic a un 11%, tras un largo ciclo de subidas en los tipos de interés desde el 7,25% de comienzos de 2013. Si partimos de la base de que la inflación puede aumentar en el país, el diferencial respecto al coste del dinero en dólares, yenes o euros que un inversor puede adquirir para realizar la inversión, es bastante atractivo. Un carry trade que podría llevar al real brasileño a ganancias aún mayores que las ya acumuladas en el año respecto al dólar. Definitivamente ventajoso si lo comparamos con el tipo de interés del bono soberano español a 10 años español, del 2,64%, un nivel similar al del Bono del Tesoro americano. Algo difícilmente imaginable hace dos años.

Por supuesto el riesgo de la inversión en bonos emergentes es mayor. Inestabilidad política en países como Tailandia o Turquía, o incluso posibilidad de quitas parciales. Una forma de reducir el riesgo es realizando la inversión a través de fondos de inversión que inviertan en estos mercados y que, gestionados por profesionales, con herramientas e información a su alcance, permiten invertir en una cartera diversificada.

De una selección de fondos que, invirtiendo en renta fija emergente, obtiene la calificación cinco estrellas de VDOS, es Candriam Bonds Emerging Markets Classique Cap, con un 8,92% de revalorización en el año y un 32,09% a tres años uno de los que presenta mejor comportamiento tanto en el año como a tres años. Tiene a su favor un dato de volatilidad de 8,19% en el último año, bastante controlado para el tipo de activo en que invierte. Los países con mayor ponderación en su cartera son Hungría, Filipinas, Perú, Turquía y Croacia. Denominado en dólares, la clase E de acumulación de Goldman Sachs Growth & Emerging Markets Debt Portfolio gana un 8,25% durante el año y 29,37% a tres años, registrando un 9,10% de volatilidad en los últimos doce meses


De la gestora Aberdeen AM, Aberdeen Global - Select Emerging Markets Bond Fund avanza un 7,57% por rentabilidad desde enero en su clase A2 de capitalización en euros, sumando un 28,82% posiciones cuenta con emisiones de Méjico, Venezuela, Rumanía y Brasil.

No parece que la política de tipos de interés vaya a variar en estos mercados en el futuro próximo. En base a la ralentización de su crecimiento económico, el último informe del Banco Mundial recomienda a los países emergentes reducir sus déficits, subir sus tipos de interés e implementar medidas para aumentar la productividad, antes de que la Fed comience a subir los tipos de interés estadounidenses. La mayoría de ellos necesita además atraer inversión para financiar las reformas que han de acometer para fomentar el crecimiento.

Una inversión rentable no da la felicidad, pero ayuda.

 

Fondo de fondos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios