Inversión coordinada en proyectos ecológicos

¿Puede ser rentable la inversión en energías limpias y medio ambiente? Loos fondos que invierten su cartera en compañías del sector demuestra que sí

El pasado miércoles día 25 el gobierno danés anunciaba la asignación de 2.000 millones de coronas danesas (aproximadamente 268 millones de euros) para promover la inversión privada en proyectos ecológicos. El fondo podrá prestar dinero a compañías que tengan la intención de invertir en proyectos que favorezcan la conservación medioambiental, según anunciaba su ministro de finanzas Bjarne Croydon. El ministro informaba que no solamente beneficiará al medio ambiente, sino que también fortalecerá el liderazgo industrial del país en este sector y abrirá nuevas oportunidades de exportación. El fondo podría ser ampliado hasta los 5.000 millones de coronas (aproximadamente 670 millones de euros) en el futuro.

También la semana pasada, el sector de energía eólica marina de Reino Unido, recibía un fuerte impulso del Green Investment Bank (o Banco de Inversión Verde) que anunciaba un plan para la creación de un fondo de inversión de 1.000 millones de libras (aproximadamente 1.249 millones de euros) para la creación de parques eólicos. El GIB, basado en Edimburgo, planea conseguir el capital a través de inversores a largo plazo como fondos soberanos o planes de pensiones. El fondo, que estará gestionado por una subsidiaria del banco, espera llevar a cabo sus primeras inversiones antes de que finalice el año. Con 3.600GW (gigawats) de capacidad instala, 1.400GW en construcción y varios proyectos en marcha, el sector está preparado para crecer de forma significativa en el Reino Unido durante los próximos años. El banco invirtió 668 millones de libras (aproximadamente 835 millones de euros) en 18 proyectos entre 2013 y 2014, movilizando 1.800 millones de libras (aproximadamente 2.250 millones de euros) más del sector privado, como resultado.

El martes 24 el fondo soberano de Noruega anunciaba su propósito de gestionar su cartera de 884.000 millones de dólares (aproximadamente 649.434 millones de euros) de forma más agresiva en los próximos tres años. Entre otros proyectos, asignaba un aumento casi al doble de sus inversiones relacionadas con el medio ambiente, hasta 8.000 millones de dólares (aproximadamente 5.877 millones de euros)

El jueves pasado se comunicaba también el lanzamiento en EEUU de un nuevo índice de renta variable que excluía la inversión en combustibles fósiles y cuyo objetivo es promover la desinversión en este tipo de fuentes de energía. El lanzamiento de esta nueva familia de índices denominada Fossil Free Indexes US (FFIUS), corría a cargo de la compañía de análisis para inversiones éticas Fossil Free Indexes. El índice está basado en el S&P 500, del que se han excluido las grandes empresas de petróleo y gas.

A pesar de la gran importancia que los combustibles fósiles continúan teniendo en gran parte de las actividades del día a día, acontecimientos como los de Ucrania o Irak y una demanda energética cada vez mayor, con el desarrollo de los países emergentes, está haciendo necesaria la búsqueda de fuentes alternativas para la obtención de energía. Tal como expresa el gráfico adjunto, la energía renovable supone aún un porcentaje relativamente pequeño del consumo global, pero está creciendo con rapidez.

La impresión generalizada en cuanto a que la inversión en energías limpias y medio ambiente puede no ser rentable, parece quedar en entredicho cuando observamos la evolución de los fondos de inversión que invierten su cartera en compañías del sector. La categoría VDOS de Ecología gana un 7,4% de rentabilidad en el año y 42,79% a tres años.

El más beneficiado por este positivo comportamiento es Amundi Equity Global Aqua Me Cap que se revaloriza un 11,46% de rentabilidad desde enero, invirtiendo en empresas cuya actividad está, en este caso, relacionada con el sector del agua. También con calificación cinco estrellas de VDOS y con una cartera más diversificada, Pioneer Funds-Global Ecology distribuye su inversión entre empresas que operan en energías alternativas, control de la contaminación, reciclado e incineración de residuos, entre otras áreas, alcanzando en su clase A de capitalización en euros, una rentabilidad de 5,46%. Con un enfoque algo más genérico, Nordea 1-Climate and Environment Equity Fund gana un 8,58% en el año en su clase E en euros, invirtiendo en una cartera diversificada de empresas que se espera se beneficien de acontecimientos relacionados con retos medioambientales, como el cambio climático.

De acuerdo con la publicación New Energy Finance de Bloomberg, el 70% de la  capacidad de generación eléctrica adicional entre 2012 y 2030 será de energías alternativas. Durante el pasado año, la inversión en energías renovables sumó unos 155.000 millones de euros en todo el mundo, aumentando su cuota respecto al conjunto del sector global de la energía, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y New Energy Finance, de Bloomberg, que informa asimismo que el 43,60% de las nuevas instalaciones de generación de electricidad durante 2013 correspondía a energías renovables.

 

Fondo de fondos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios