¿Tú también Carbures?

Lo siento. Lo siento porque sé que muchos inversores de Carbures leerán estas líneas, y no tengo nada bueno que decirles. Siendo sincero nunca me gustó

Carbures Europa SA es una sociedad que se constituyó en diciembre de 2002 en Cádiz, gracias a la colaboración existente entre la universidad de dicha ciudad y la empresa aeronáutica CASA (EADS). En un principio su nombre era Easy Industrial Solutions SL, pero el 29 de julio de 2011 absorbe a Atlántica Composites SL, dando lugar así a su denominación actual de Carbures. Su principal accionista es Rafael Contreras, contando con un 26% del capital de forma directa e indirecta. Por último su objeto social lo compone principalmente la producción de fibra de carbono, especialmente en el sector aeronáutico y en el automóvil, si bien están abiertos a ofrecer soluciones para todas aquellas empresas y sectores que busquen materiales con un peso menor.

Como hitos reseñables podemos destacar que la empresa, según cuentas anuales consolidadas y auditadas de 2013, alcanzó un volumen de negocio de 25 millones de euros, con un EBITDA cercano a los 5 millones y resultado neto de 2 millones de euros. Por su parte en el activo, el cual suma 113 millones de euros, destaca un importante inmovilizado intangible de 37 millones, material de 26 millones y deudores por importe de 23 millones de euros. Por último en el pasivo destaca un patrimonio neto de 41 millones y un endeudamiento de 55 millones de euros.

¿Primeras conclusiones? Una relación de deuda entre EBITDA de unas 11 veces, esto es, compañía muy endeudada. Cierto es que gran parte del endeudamiento se corresponde con crédito procedente del Ministerio de Industria, con bajos intereses e incluso carencias, si bien la deuda hay que pagarla y es indudablemente alta. Por otra parte la sociedad cuenta con fondos propios suficientes gracias a las reiteradas ampliaciones de capital que realizan, algo que han usado principalmente para adquirir una empresa tras otra. Es destacable también que la empresa factura 25 millones pero sus clientes le deben 23 millones, por lo que o bien su período de cobro es muy amplio o bien su facturación es una declaración de intenciones más que una realidad.

Hasta aquí lo auditado, los números que en teoría justifican una capitalización superior a los 400 millones de euros (casi nada, no merece la pena ni mencionar el PER), a pesar de que se intuye más una operativa de fondo de capital riesgo, captan dinero y compran empresas, que un buen modelo de negocio y una verdadera ventaja competitiva. Pero bueno, al fin y al cabo cada cual invierte en lo que quiere, y si la gente se cree que con estos números conseguirán facturar 553 millones de euros y un EBITDA de casi 100 millones de euros en 2016 que dice su plan estratégico pues nada que decir. Solo hay un problema…

Y el problema se llama realidad. Porque si yo fuese accionista de Carbures tendría sudores fríos con la información publicada en los últimos días. ¿Un nuevo Gowex? Siendo sinceros hay que decir que la empresa tiene activos, que ha comprado compañías que estaban en funcionamiento y facturaban. Algo de valor hay. Si bien, lo que comparte con Gowex es que aquí también hay humo, medias verdades y una contabilidad discutible (Gowex era 100% falso, aquí aparentemente no, pero sí muy discutible).

Punto primero: Shengyang Hengrui. PWC, la auditora, les ha echado para atrás las cuentas del primer semestre de 2014, entre otras cosas, por cómo han imputado ingresos por la venta de maquinaria a esta compañía china. Según Carbures firmaron un contrato el 30 de junio de 2014 (en la bocina para cerrar las cuentas, vaya, vaya…) y ya por eso creen prudente imputar 19 millones de euros como ingresos que equivalen a un 30% del contrato. Vamos, que para Carbures si yo mañana salgo a la calle y consigo que alguien insolvente me firme un contrato millonario podría considerarme rico. Pero va a ser que no.

En realidad, a pesar de que PWC solo critique el desfase temporal, este acuerdo con Shengyang Hengrui es raro, raro. Para empezar porque en teoría el acuerdo se firmó el 30 de junio de 2014 según el último Hecho Relevante dado a conocer por la compañía, pero en la práctica el contrato se firmó el 25 de septiembre de 2014 en Pekín, o eso dijeron en su momento. Y si no que se lo pregunten a Rajoy que estaba delante junto con el primer ministro chino Li Keqiang.

Que sí, que puede ser que el contrato real se firmase el 30 de junio de 2014 y que lo del 25 de septiembre de 2014 fuese un paripé para sacar la mejor foto del año (¡mi enhorabuena a la compañía por dicha foto, en serio!). Puede ser, pero es que las rarezas no se acaban aquí. Y es que como publicó la semana pasada Vozpopuli la compañía dijo que vendía una maquinaria patentada, que en realidad parece que no tiene patente. ¿Mentirijilla? Podría serlo si no fuese por la siguiente captura de pantalla que he realizado:

La compañía en sus Hechos Relevantes dice la verdad puesto que afirma vender maquinaria con una “solicitud de patente”, por la contra, cuando escribe sus notas de prensa que posteriormente difundirá a los medios afirma vender “maquinaria patentada”. Eso, más que una mentirijilla, es en mi opinión una mentira, así a secas. Pero las curiosidades no se acaban aquí, porque junto a Rajoy, Keqiang y Javier Moreno, de Carbures, aparece un cuarto en discordia que es el representante de la compañía china, una persona llamada Yongtao Gu. ¿Quién es el Sr. Gu y por qué aparece tan sonriente en la fotografía?

Pues verán, el Sr. Gu, conocido por ser coautor del libro ‘Vender en China’, es un ciudadano chino que estudió en España, fundador de Imex Asia, accionista de Shengyang Hengrui y socio de Dextal Internacional (consultora española). Ah, y se me olvidaba, en su LinkedIn figuraba también como "Member Board of Directors at Carbures Asia". Ups. Que sí, que puede existir una justificación razonable para que una persona que estaba vinculada a Carbures, luego sea el ángel salvador de la compañía con un contrato multimillonario justo cuando estalla el escándalo Gowex. Puede ser, pero a mí que me lo expliquen, porque ahora mismo lo que tengo son muchas dudas.

Quizá tal cantidad de dudas se deben al punto segundo: empresas vinculadas. Porque para que una auditora afirme que Ansal, New Life y Sinatec pueden ser empresas del grupo, y por tanto las ventas y beneficios procedentes de ellas irreales, muy claro lo tiene que ver. Que también, igual si los datos dejados al Registro Mercantil no estuviesen vinculados a Carbures, igual hasta pasaba, pero lo han hecho con mucho descaro. Ejemplo de Ansal SL:

Rafael Repiso Gómez es Director General en Plan 3, empresa de Carbures, y el correo electrónico es de otra empleada de Carbures. He borrado los datos no relevantes. No obstante ya se ha publicado que Javier Moreno es directo de una de las empresas ‘sospechosas’. Y, de todas formas, es sobradamente conocido que todas las empresas ‘sospechosas’ proceden del mismo sitio. Se dice que son una ‘spin-off’ pero es difícil de creer cuando Univen, fondo de capital riesgo cuya cabeza visible era Contreras el máximo accionista de Carbures, pone el dinero y Carbures el negocio. Teniendo todo esto en cuenta será difícil que en las cuentas de 2013 no se resten los 11 millones de euros (44% de la facturación) que se dicen están implicados, y que la compañía no entre en pérdidas.

Existe un último punto sospechoso, y es que entre la vorágine de adquisiciones se han comprado las empresas PLAN 3 y Monroy, a las cuales no se les dio tanto bombo como suele ser habitual, ¿quizá porque estaban vinculadas a gente de Carbures? Lo que despierta dudas, no solo sobre las propias adquisiciones, sino también sobre si tiene sentido comprar más y más compañías realizando ampliaciones de capital en el mercado sin haber demostrado aun ser una empresa con una verdadera ventaja competitiva. Porque… ¿gestionar a base de anuncios, con más marketing que números, para que suban las acciones no es una ventaja competitiva, verdad?

¿Cuál es el principal problema de todo esto? Decía que la realidad, y es que puede que Carbures tenga activos, puede que haya comprado empresas que quizá sean útiles, pero la realidad es que necesitan 178 millones para invertir solo en 2014 según su plan estratégico y difícilmente los bancos y los accionistas lo entenderán. ¿De dónde sacarán el dinero? ¿Quizá de la agencia IDEA como ocurrió alguna vez en el pasado? Difícilmente. ¿Cómo reducirán la ratio de deuda entre EBITDA entonces? ¿Cómo crecerán y alcanzarán las economías de escala necesarias? No lo sé. Si una esperanza conservo es por los fichajes vinculados a FICOSA, creo que por ahí podría venir un verdadero modelo de negocio con un nuevo plan estratégico, que es lo que realmente necesita la compañía. Hoy por hoy, en mi opinión, mucho ruido y pocas nueces, digan lo que digan Beka Finance, R4 y demás . 

Perlas de Kike
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios