Vulnerables a la subida de tipos
  1. Mercados
  2. Perlas de Kike
Kike Vázquez

Perlas de Kike

Por

Vulnerables a la subida de tipos

Parece que los tipos de interés han tocado suelo, pues los bancos centrales comienzan a mentalizarnos para ello. ¿Estaremos preparados?

placeholder Foto: El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (Reuters)
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (Reuters)

La rentabilidad obtenida por la renta fija no está siendo muy satisfactoria últimamente. Un fondo como el Amundi Funds Index Global Bond ha perdido un -2,30% en los últimos tres meses. Por la contra el Amundi Funds Index Equity Europe ha ganado un +1,02%, el Amundi Funds Index Equity World un +0,89% y el Amundi Funds Index Equity USA cae, pero solo un -0,36%. En otras palabras, los fondos indexados de renta fija se están comportando mucho peor que los indexados de renta variable.

El espacio temporal no es muy amplio para sacar conclusiones, pero empieza a crecer la sensación de que la burbuja de los bonos puede haber pinchado. La Reserva Federal parece decidida a proseguir con su operación salida en diciembre, mientras que Draghi parece hacer lo propio manejando nuestras expectativas con respecto a un fin cercano de las políticas heterodoxas. Y, si los bancos centrales dejan de comprar, ¿qué sentido pueden tener las rentabilidades negativas? ¿qué sentido puede tener comprar esperando una revalorización del precio y no el cobro del cupón? Salvo caos inminente, ninguno.

Si se confirma que los tipos de interés han tocado suelo (algo debatible, cierto es) entraremos en un momento realmente peligroso. No solo porque no existen precedentes sobre la situación actual. Quizá lo peor es que, hemos llegado tan lejos, que tengo la sensación de que todo el mundo se lo ve venir. Les reto a encontrar un solo inversor que diga que ‘la renta fija está barata’. Ni uno. Quizá alguien nos animen a comprar algún activo específico, pero, en conjunto, lo dudo. ¿Quién va a coger el testigo de las compras de los bancos centrales para evitar una subida abrupta de las rentabilidades? Tic, tac, tic…

Aunque no sea el escenario central, pero sí uno cada día más probable, una subida abrupta de los tipos de interés puede tener consecuencias nada agradables

Es verdad. Hay ‘price-insensitive buyers’ que compraran igualmente. De hecho Goldman Sach cree que estos suponen casi ⅔ del mercado de deuda pública y corporativa, como son los países exportadores, los fondos de inversión con un mandato determinado, los bancos, las aseguradoras… Pero créanme que, si ⅓ del mercado desaparece, podemos tener problemas. Si los inversores, aquellos totalmente libres para comprar y vender, no sustituyen, al menos en parte, a los bancos centrales, podemos tener graves problemas.

Porque, si los inversores no aparecen por voluntad propia, querrá decir que el arma para luchar contra una subida abrupta de las rentabilidades será la palabra de los bancos centrales. Solo sus palabras, nada más. Y, a diferencia de antaño, donde las palabras eran muy importantes ante un escenario de profunda incertidumbre y sesgos bajistas, aquí todo el mundo entiende que, si emprendemos el camino de las subidas de tipos, será porque podemos. Y si podemos, ¿quién va a ser el aventurado que, pudiendo vender, mantenga un bono de renta fija sobrevalorado simplemente porque quizá los estímulos se prolonguen unos meses?

Si realmente cuaja la idea de que hemos tocado suelo, será muy difícil convencer a los inversores de que todo se va a producir lentamente

O dicho de otro modo, es muy fácil hacernos creer que los tipos de interés van a seguir cayendo tras una tendencia bajista de 30 años pero, si realmente cuaja la idea de que hemos tocado suelo, será muy difícil convencer a los inversores de que todo se va a producir lentamente. En el primer caso hacer caso al banquero central de turno puede suponer ganar más dinero; en el escenario actual supondría perder más lentamente, pero perder al fin y al cabo, ¿por qué no vender ya? Y si eso ocurre, un contagio masivo al resto de activos, salgan mejor o peor parados, parece lo más probable.

Quiénes son vulnerables a la subida de tipos

Aunque no sea el escenario central, pero sí uno cada día más probable, una subida abrupta de los tipos de interés puede tener consecuencias nada agradables para muchos. Escuchemos por ejemplo lo que dice el Sr. De Guindos: "Si en los próximos años se produce una subida de tipos de interés, España sería muy vulnerable". De hecho España es tan vulnerable que, se produzca una subida abrupta o lenta, puede pasarlo mal. ¿Por qué?

Pues porque la deuda pública de nuestro país alcanza los 1,102 billones de euros, o lo que es lo mismo, un 100,1% del PIB. Una deuda tan abultada tiene, lógicamente, una carga financiera asociada también sustancial, según los PGE de 2016 de 33,5 mil millones de euros. Y eso, ojo, con unos tipos de interés en mínimos, con unos tipos de interés que pueden subir en cualquier momento. ¿Qué pasaría si aumentasen?

¿Subirán los tipos de interés? ¿Se pinchará la burbuja de los bonos? Nadie puede saberlo, aunque, viendo los últimos acontecimientos, debemos planteárnoslo

Pues, aunque no se pueden hacer extrapolaciones lineales por la duración media de nuestra deuda, lo que es seguro es que si los tipos de interés suben y se mantienen elevados durante varios años, la carga financiera también lo hará. ¿Cuánto? ¿Un 50%? ¿Un 100%? Incluso escenarios aparentemente disparatados no son descartables. Y en cualquier caso el efecto será dañino. No solo para un presupuesto público incapaz de equilibrar ingresos y gastos, sino para un país con una deuda externa neta preocupante (PII de -970 mil millones). Si los tipos suben, países como España, con uno de los endeudamientos externos más elevados del mundo, serán los peor parados.

Pero vayamos más allá, y es que la multiplicación de la carga financiera no solo ocurrirá en los estados, también en aquellas empresas que han aprovechado la coyuntura para incrementar sus obligaciones por encima de lo responsable. Afectando a su solvencia y por tanto, afectando también a las entidades financieras que sufran el aumento de la morosidad. Bancos que además son los principales tenedores de deuda pública en los países desarrollados (en nuestro país cuentan con unos 178 mil millones). No pensemos no solo en nuestro país, digamos simplemente que en el mundo, con la intervención de los bancos centrales, la destrucción creativa no ha tenido el protagonismo esperado. Si los tipos suben podría tenerla.

¿Subirán los tipos de interés? ¿Se pinchará la burbuja de los bonos? Nadie puede saberlo, aunque, viendo los últimos acontecimientos, debemos cuanto menos planteárnoslo. Si llegase a ocurrir podríamos ver pérdidas millonarias en las carteras de los inversores, no solo de renta fija, sino de cualquier clase de activo. Y si eso llegase a ocurrir, países como España con un alto endeudamiento, especialmente con el exterior, serían los más vulnerables. Habrá que prestar mucha atención a los indicadores de renta fija para saber si estamos ante una falsa alarma... o si, al fin, viene el lobo.

Tipos de interés Bancos centrales Deuda pública Reserva Federal Fondos de Inversión Renta fija Economía