Y los mercados aprendieron a amar a la banca

De sector odiado a sector fetiche, ¿qué ha pasado para que los mercados vuelvan a mirar a la banca? Aumento de los tipos, del crédito, buenas valoraciones y rentabilidad

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

En las últimas semanas hemos analizado algunas de las ideas de inversión que más adeptos están ganando en los últimos meses, como es el optimismo sobre Europa o sobre los emergentes (especialmente en términos relativos con EEUU). Si bien, si hay una apuesta que ha encandilado a los mercados esa es la banca. Tras un largo período de apatía, estamos ante el nuevo sector de moda. ¿Por qué?

Sin duda el principal motivo de este súbito optimismo es el aumento de los tipos de interés. En un entorno de posible aumento de las TIR de los bonos, que podría provocar un efecto dominó muy peligroso en todos los mercados (según el gurú Gundlach, que aciertos tiene unos cuantos a sus espaldas, mucho ojo si vemos al bono de EEUU a 10 años por encima del 3%), aparece un sector que todo el mundo ve como beneficiado.

Ojo a esta encuesta de BofAML. ¿Cuál es el sector de moda? Sobran las palabras.

Encuesta BofAML
Encuesta BofAML

En enero de 2015 escribía un artículo en donde explicaba por qué la QE del BCE perjudicaba al sistema financiero europeo, contrariamente a lo que muchos esperaban, puesto que reducía los márgenes del negocio tradicional. Esto unido a los tipos negativos en la facilidad de depósito (lo que en la práctica es un impuesto a la banca, porque el exceso de liquidez nunca desaparece aún prestando), presionaba fuertemente las cuentas de resultados y el ROE. Algo que incluso provocó divisiones en el seno del BCE.

Ahora todo ha cambiado. La Reserva Federal sube los tipos de interés, las rentabilidades de los bonos aumentan e incluso se empieza a especular con que el BCE podría hacer lo propio antes de lo previsto. Si los tipos suben, los márgenes de la banca aumentan. O, parafraseando a Guardiola (Sabadell) habrá una ‘explosión’ en las cuentas de resultados de los bancos cuando los tipos de interés se normalicen, con un Euribor en el 1%. Siendo las entidades patrias algunas de las entidades con más ‘sensibilidad’, entre las que se encuentran Caixabank, Sabadell o Bankia.

Además, el último TLTRO (liquidez al 0% para crédito no hipotecario), ha superado expectativas con 233 mil millones, cuando se esperaba la mitad. ¿Crédito a la vista? En febrero los préstamos crecieron un 4,3% en la Eurozona. La competencia fintech está ahí, claro, pero a día de hoy no parece tan peligrosa como golosa a corto plazo es la situación: más márgenes, más negocio, menos trabas de los banqueros centrales… Incluso la dura regulación se suaviza poco a poco, ayer con los productos fuera de balance.

Así, es como si de repente los nubarrones negros desapareciesen y diesen paso a nitidos rayos de sol. Y no solo eso, como ya vimos en el artículo dedicado a Europa, uno de los sectores más infravalorados actualmente (aunque cada vez menos), es la banca. Por ello, a un entorno muy positivo se unen unos precios atractivos, al menos en Europa. No es extraño que el IBEX sea uno de los mejores índices en las últimas semanas, y es que el MSCI Spain tiene un 40% de ponderación de empresas financieras. De hecho nuestro país es de los más atractivos tanto en PER futuro (13x), como en CAPE.

¿Más? Pues sí, hay más. Ya hace un tiempo que numerosos fondos están apostando por el sector financiero en sus carteras de renta fija. Por poner el ejemplo de un clásico, el Carmignac Securite cuenta con un 25% de su cartera en empresas financieras, siendo la posición más destacada. Podríamos poner más ejemplos ya que es algo bastante habitual (comprueben su cartera), ¿el motivo? Una amplia oferta fruto de la regulación con rentabilidades elevadas para el nivel de riesgo teórico.

Spreads - BofAML
Spreads - BofAML

Si en anteriores artículos mencionábamos que los inversores, ante el temor a subidas de tipos, reducían duración y aumentaban riesgo de crédito, con high yield o emergentes, otra de las opciones elegidas es la renta fija bancaria. Y es que, para inversores con tolerancia a las pérdidas, existe deuda subordinada con interesantes rentabilidades o incluso CoCos que superan el 10% (Popular o CGD). Si la segunda opción suena peligrosa, que lo es, mucho, la primera resulta bastante atractiva si elegimos bien donde comprar. Algo que muchos fondos hacen gustosos.

Según la mejor gestora de bonos de 2016 según Morningstar: "The spread on the financial sector of the Investment-Grade Corporate Bond Index is 111 basis points, versus 88 points before the financial crisis (...) Financials have more capital on their balance sheets. Regulators have reined in the risk-taking activities. They are also cheaper relative to industrials than they have been historically”. Los bancos rentan más, están mejor capitalizados y son baratos comparados sectorialmente.

Al fin y al cabo, lo que vemos en renta fija es lo mismo que ocurre en bolsa, con unos PER inferiores a otros sectores que nos otorgan mayor rentabilidad potencial. La diferencia está en que, antaño, esa rentabilidad era fruto de los nubarrones y hoy es ofertada aún cuando las perspectivas futuras han cambiado. Como dijo Goirigolzarri (Bankia): “Ya vemos la luz al final del túnel”. Si añadimos a eso, que es uno de los pocos sectores claramente beneficiados por la subida de tipos, entendemos el por qué los mercados han vuelto a amar, tras mucho tiempo, a la banca. Ahora solo falta saber si serán felices y comerán perdices o si, simplemente, será un affaire coyuntural.

Perlas de Kike
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios