La 'fintech' que maravilla a Mark Zuckerberg

¿Qué país es líder en pagos a través del móvil? ¿En qué lugar la banca digital está desbancando a la tradicional? Mark Zuckerberg tiene la respuesta

Foto: Mark Zuckerberg - Reuters
Mark Zuckerberg - Reuters

Vamos a soñar. Imaginemos que España emite mañana bonos al mercado pero, en lugar de dirigirse a inversores institucionales, nos llega un aviso al móvil: “Estimado ciudadano, ¿desea adquirir un bono español a cinco años al 0,50%? Para comprar, conteste a este mensaje con el importe deseado”. Y ya. Bono comprado, a golpe de SMS o de wasap. Sin necesidad de dar ni siquiera el número de IBAN. ¿Sería bonito, no?

Puede parecer ciencia ficción, pero en uno de los países más avanzados del mundo en pagos a través del móvil esto ya es posible. ¿Noruega? ¿Quizá Dinamarca? ¿Estados Unidos? Pues no, frío, frío. Se trata de Kenia. El pasado 23 de marzo, el Gobierno anunció que iba a emitir un bono a tres años por importe de 1,5 millones de dólares, con un tipo de interés libre de impuestos del 10% anual, contratable exclusivamente a través del móvil. Se llama M-Akiba y el plazo para suscribirlo se acaba el 10 de abril.

El importe puede parecer marginal, pero es la primera vez en la historia que un Gobierno vende un bono a sus ciudadanos exclusivamente a través del móvil. Y hablamos de Kenia, un país del este africano con una renta per cápita de unos 1.500 dólares. Es más, no se trata de un simple anuncio de 'marketing' realizado de cara a la galería. La idea es realizar paulatinamente nuevas y mayores emisiones, ayudando a los ciudadanos a ahorrar y rentabilizar su dinero (pueden invertir desde 30 dólares), a la vez que consiguen los recursos necesarios para realizar los numerosos proyectos de infraestructuras que el país necesita.

Comprando un bono M-Akiba con el móvil
Comprando un bono M-Akiba con el móvil

Si la noticia es chocante, y a mi juicio también muy ilusionante por lo que esto podría suponer para la inclusión financiera de los países en desarrollo, lo es aún más saber que no estamos ante algo efímero, si no que Kenia es, hoy por hoy, líder mundial en pago con el móvil. No lo digo yo, lo ha dicho Mark Zuckerberg en un reciente viaje a Nairobi (la capital del país): "Just landed in Nairobi! I'm here to meet with entrepreneurs and developers, and to learn about mobile money – where Kenya is the world leader".

No hace falta decir que el creador de Facebook está muy interesado en el pago digital. De hecho, en enero se publicó que la red social ya está dada de alta como entidad de dinero electrónico en el Banco de España (y por si no quedaba claro el interés de las grandes tecnológicas, Google anunció recientemente que ya se puede enviar dinero a través de Gmail en Estados Unidos). La pregunta es, ¿por qué fijarse en Kenia para desarrollar su negocio 'fintech'? ¿Cuál es el secreto del éxito del país africano?

La respuesta es M-Pesa, un proyecto de pago con el móvil que, en solo 10 años (fue lanzado oficialmente en marzo del año 2007), ha alcanzado un éxito sin precedentes, con más de 18 millones de usuarios sobre un total de 47 millones de personas. Casi un 40% de la población total o un 70% de la población adulta. Así como dado el salto fuera de las fronteras keniatas a Albania, República Democrática del Congo, Egipto, Gana, India, Lesoto, Mozambique, Rumanía, Afganistán, Sudáfrica o Tanzania.

En un principio, Safaricom, una filial de Vodafone participada por el Gobierno, pensó en crear una empresa de microcréditos, pero pronto se dio cuenta de que en realidad sus usuarios estaban usando la aplicación para enviarse dinero entre ellos, no para prestar. Más de un 80% de la población estaba desbancarizada, provocando que la única forma de transferir el dinero desde las zonas urbanas, en donde muchos trabajan, a las zonas rurales, en donde viven sus familias, fuese en efectivo a través de conocidos. Claro que, el dinero, muchas veces, no llegaba al destino.

Tuvieron que escoger entre perder recurrentemente su dinero o pagar una pequeña comisión y fiarse del móvil. La necesidad y la extensa red de puntos de recarga (hoy en día reconvertidos en una red de agentes que funcionan como cajeros) obraron el milagro: Kenia se convirtió en uno de los países en desarrollo con mayor penetración móvil y en una revolución del pago digital. Con solo unos SMS, cualquier usuario de la aplicación puede enviar dinero a un cliente de la teleco, o pagar en cualquier establecimiento. Algo que en Occidente aun no acaba de despegar hoy en día, es una realidad en el tercer mundo desde hace mucho. Normal que llame la atención de Zuckerberg.

Hay más. Y es que Safaricom ha pensado: si los usuarios ya usan la aplicación para trasferir y depositar dinero, ¿por qué no montar un banco digital? Dicho y hecho. En el año 2013 se alía con el banco Commercial Bank of Africa (CBA) y juntos lanzan M-Shwari, una opción activable dentro de M-Pesa que permite tener el dinero a la vista, realizar depósitos o pedir préstamos. Todo en cuestión de segundos, pues Safaricom y M-Pesa ya tienen los datos necesarios para el alta (y aquí presumimos de alta online). Por si alguien dudaba qué camino seguirán Facebook, Google, Apple, PayPal y compañía, una vez dominen los pagos, aquí un claro ejemplo.

En Kenia, nos están dando un repaso a los occidentales convirtiéndose en líderes de un nicho por el que toda la banca mundial suspira

Se dice que actualmente la banca móvil de M-Shwari cuenta casi con 16 millones de usuarios, con 80.000 de ellos pidiendo préstamos cada día. Estamos ante un alcance increíble, más del 60% de la población adulta está bancarizada gracias a esta iniciativa (la banca tradicional se sitúa en torno a un tercio de la población). Dichos datos encajan con este estudio de KPMG en 2015 que situaba a Kenia como el 7º país del mundo en banca móvil y un 50% de penetración. Lo que contrasta con Europa, en donde, a pesar de todos los avances y 'smartphones' que tenemos, rondamos el 50% de uso actualmente.

Si alguien quiere saber más sobre el funcionamiento concreto de la aplicación recomiendo este documento. Resumidamente, Safaricom aporta los datos identificativos de sus clientes (lo que en banca se conoce como KYC), así como su historial de pagos, lo que sirve a CBA para cumplir todos los requisitos legales y para realizar un análisis big data y ofertar préstamos. Con ello conceden financiación a clientes con pocos recursos que se dan de alta en minutos y a distancia. Sorprendentemente, la morosidad se sitúa en niveles del 2% (queda claro que los datos de las telecos sí tienen valor). El mejor banco español en análisis de riesgos, Bankinter, tiene una morosidad del 4% con un perfil de cliente medio-alto.

Cierto es que la comparación no es homogénea, ya que M-Shwari ofrece préstamos a 30 días (aunque con una comisión de apertura del 7,5%, lo que eleva la TAE notoriamente), mientras que cualquier banco europeo tiene una duración media en su cartera crediticia de años. En cualquier caso, una morosidad del 2% es un dato excelente. Quizá mañana se descubra cualquier artimaña y el dato sea falso, pero a día de hoy reciben el elogio hasta de Bill Gates. O quizá los usuarios se han dado cuenta de que M-Shwari y M-Pesa son su única oportunidad, si le fallan a dicha plataforma nadie les abrirá la mano, y por eso cumplen.

Sea como fuere, tenemos que aplaudir. En Kenia, con pocos recursos pero con mucha creatividad, nos están dando un repaso a los occidentales convirtiéndose en líderes mundiales de un nicho por el que toda la banca mundial suspira. Por eso tiene tanto simbolismo emitir el primer bono contratable desde el móvil. No es solo un anuncio. Es el esfuerzo reiterado, el trabajo bien hecho, es una revolución en ciernes que puede suponer la inclusión financiera de millones de personas. Ojalá, muy pronto, podamos seguir escribiendo más capítulos de esta bonita historia 'fintech'. Esa que maravilla, incluso a Mark Zuckerberg.

Perlas de Kike

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios