¿Qué tienen en común BME y Técnicas Reunidas?

Son dos empresas muy distintas con una situación análoga en su capital. Ambas compañías son objeto de deseo de inversores bajistas. Al menos, de cinco grandes fondos

Foto: Bolsa de Madrid (Efe)
Bolsa de Madrid (Efe)

Bolsas y Mercados Españoles (BME) es el operador principal de los mercados de valores y Técnicas Reunidas se dedica a la ingeniería, diseño y construcción de instalaciones industriales. Son dos empresas muy distintas con una situación análoga en su capital.

Ambas compañías son objeto de deseo de inversores bajistas. Al menos 5 grandes fondos han comunicado posiciones vendidas en cada valor. ¿Es perjudicial? ¿significa que va a caer su cotización?.

No necesariamente. Quiere decir que hay quienes piensan que la acción está demasiado cara y esperan una caída. Por otro lado, el volumen de inversiones alcistas supera el 100% de la capitalización de la empresa en tanto importe como alcanzan las bajistas. Si alguien ha vendido, otro ha comprado. Además, cuando los fondos bajistas quieran cerrar su posición, generarán presión compradora porque deberán comprar los títulos que han vendido.

Sin embargo, es un hecho importante que debemos analizar. Conviene tener en cuenta la situación de los inversores bajistas para entenderlo. Tomar una posición vendida (también denominada “corta”) en un valor tiene un coste elevado y mayores riesgos que las posiciones compradas (o largas). Los inversores deben recibir prestados los títulos que venden y pagar un interés por ello. El interés varía en función de la oferta y la demanda de ese tipo de valores en préstamo. La escasez de prestamistas, muchos inversores no pueden prestar sus títulos en cartera, puede hacer que el coste se dispare repentinamente.

Los inversores bajistas se lo piensan varias veces antes de ponerse cortos de un valor. Para que ganen dinero la cotización debe caer relativamente rápido

Pongamos un ejemplo. Un fondo recibe prestados un paquete de acciones de Técnicas Reunidas a tres meses con un coste del 0,25% (1% anual) y vende los títulos en mercado. Antes de finalizar ese plazo el inversor puede cerrar su posición comprando las acciones en bolsa y entregándoselas al prestamista. No obstante, si quiere continuar con su posición bajista deberá volver a acordar otro préstamo. Si el prestamista de títulos no quisiese renovarlo o le subiese el interés al 5% trimestral (20% anual) el inversor bajista deberá buscar otro inversor que le quiera prestar esos valores, pagar el nuevo coste o cerrar su posición antes de lo que querría.

En conclusión, los inversores bajistas se lo piensan varias veces antes de ponerse cortos de un valor. Para que ganen dinero la cotización debe caer relativamente rápido. El coste y los riesgos de los préstamos de títulos hacen que el paso del tiempo juegue en su contra. Por ello, si vemos que hay varios inversores profesionales que deciden de manera independiente tomar posiciones bajistas, significa que hay causas razonables y relevantes para que la acción caiga fuertemente. Cuando el río suena, agua lleva.

Lo que debemos hacer es descubrir los motivos que tienen estos inversores, normalmente no los hacen públicos, e incorporarlos a nuestro análisis. Si no vemos causas razonables para que el valor de la empresa disminuya abruptamente significa que no estamos teniendo en cuenta algo importante. Lo siguiente será valorar cómo de probables son esos motivos y cuánto impacto tendrían en el valor de las compañías.

Lo que debemos hacer es descubrir los motivos que tienen estos inversores, normalmente no los hacen públicos, e incorporarlos a nuestro análisis

Veámos ahora cuáles pueden ser esas razones en BME y Técnicas Reunidas.

BME es una empresa con beneficios estables y recurrentes, que cotiza a múltiplos relativamente bajos (PER 14) y paga un dividendo elevado (6%). Por otro lado, reúne las capacidades adecuadas para aprovechar el desarrollo de los mercados de capitales en el futuro.

El problema está en los competidores. Las plataformas de contratación alternativa han conseguido hacerse un hueco y le están arañando cuota de mercado. Si BME llegara perder su condición de mercado principal de contratación, los ingresos y márgenes caerían estrepitosamente. No obstante, en mi opinión existen motivos técnicos, políticos y de funcionamiento del mercado que hacen que este escenario sea poco probable.

Técnicas Reunidas es una compañía que ha generado muy buenos resultados durante muchos años y ofrecía también una elevada rentabilidad por dividendo, 4% a final de 2015. Se ha especializado en servicios de ingeniería y construcción orientados a la producción de energía.

Las amenazas en este caso están en la demanda y en la viabilidad de algunos proyectos en curso. La bajada del precio del petróleo y exceso de capacidad en la mayoría de mercados energéticos hace que las necesidades de inversión de muchos de sus clientes se paren en seco. La cartera de pedidos sigue siendo elevada, pero las perspectivas a futuro no son nada halagüeñas. Si la compañía no fuese capaz de encontrar alternativas en otros mercados el valor de la empresa seguiría bajando. Desde el 1 de enero el precio de sus acciones ha caído un 24%.

Como expliqué el verano pasado, las inversiones bajistas son necesarias porque permiten corregir muchos de los excesos del mercado antes de que sea demasiado tarde. Quienes las realizan, a veces ganan, como en el caso de Abengoa, y en otras ocasiones pierden, como con la banca española en 2013. Sin embargo, los éxitos son siempre mucho más sonados porque obtienen beneficios cuando la mayoría sufre pérdidas. Lo importante para todo inversor es no olvidar analizar los motivos que hay detrás de estas decisiones. Siempre los hay y siempre son muy relevantes.

Juan Gómez Bada. Rumbo Inversor

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios