Cómo perjudicar a los minoritarios queriendo defenderlos

Las consecuencias de algunas nuevas medidas son claramente contraproducentes porque disminuyen el control que ejercen los accionistas sobre los directivos de las cotizadas

Foto: Alicia Koplowitz. (Reuters)
Alicia Koplowitz. (Reuters)

Corporación Financiera Alba ha abandonado el consejo de ACS, Alicia Koplowitz ha salido del de Acerinox y otros accionistas de referencia de las cotizadas españolas probablemente sigan el mismo camino. ¿Por qué lo hacen? ¿Cómo afecta esto a los minoritarios?

El pasado 3 de julio entró en vigor la nueva normativa de abuso de mercado con el objetivo de reforzar la integridad del mercado y facilitar una supervisión homogénea en la Unión Europea.

La reforma mejora las exigencias de comunicación de operaciones, amplía su aplicación a más instrumentos y conductas, ilegaliza algunas prácticas utilizadas por estrategias de High Frecuency Trading (HFT) que persiguen manipular precios y prohíbe a directivos y consejeros operar en determinados momentos. En definitiva, da varios pasos en la buena dirección para conseguir un mejor funcionamiento del mercado.

Algunos accionistas no pueden consentir que les dejen sin poder ejecutar operaciones y están renunciando a entrar en los consejos de las empresas

Sin embargo, las consecuencias de algunas medidas son claramente contraproducentes porque disminuyen el control que ejercen los accionistas sobre los directivos de las cotizadas. Algunos accionistas no pueden consentir que les dejen sin poder ejecutar operaciones y están renunciando a entrar en los consejos de las empresas. Se trata de grandes inversores con carteras diversificadas que por volumen tienen el derecho a designar consejeros dominicales que les representen.

Éstos inversores defienden en los consejos sus intereses, que normalmente coinciden con los del resto de accionistas de la sociedad. Forzándoles a salir de los máximos órganos de administración se está dando un cheque en blanco a los directivos para que hagan lo que quieran sin contar con los dueños de las entidades. Las juntas generales de accionistas de las empresas cotizadas pocas veces son lo suficientemente efectivas para controlar a los directivos.

Una buena solución sería pedir a los consejeros que realizan operaciones una justificación más exhaustiva de que no utilizan información privilegiada

Se debe evitar abusos, pero la solución no puede ser prohibir realizar operaciones de manera genérica aunque sea por períodos limitados. Probablemente una buena solución sería pedir a los consejeros que realizan operaciones en esos espacios de tiempo una justificación más exhaustiva de que no utilizan información privilegiada. En otras palabras, exigir mayor transparencia para supervisarles mejor pero no impedir.

En conclusión, la reciente reforma viste a un santo y desviste a otro. Se resuelven algunas injusticias que afectan a los minoritarios al realizar sus operaciones pero se facilitan otros abusos de mayor envergadura que afectan al valor de sus inversiones a largo plazo.

A la espera de una normativa mejor, mucho cuidado con las empresas en las que invertimos. Podrían ir bien y que los resultados se los queden otros. 

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios