¿Qué valor aporta un fondo mixto?

Alternativa: Cuatro motivos para elegir fondos mixtos

Foto: Sandwich
Sandwich

En períodos de fuertes subidas en bolsa los mixtos no son los que más suben. Cuando la bolsa se desploma también pierden, aunque menos que los de renta variable. La menor volatilidad hace que acaparen pocos titulares.

Suelen recomendarse a inversores que quieren invertir en un único fondo o que no soportarían fuertes oscilaciones en ninguno de los activos en cartera. Tienen imagen de productos aburridos y poco glamurosos.

Por otro lado, habitualmente estos fondos tienen peor comportamiento por falta de involucración de los gestores. En su gestión participan demasiadas personas de manera parcial. La cartera se suele dividir en varias subcarteras (deuda pública, deuda corporativa, RV nacional, RV Europa, EEUU, emergentes, etc.) gestionadas de manera independiente por personas o equipos distintos. La rentabilidad al final es de Fuenteovejuna, nadie se siente responsable. Esas personas prefieren volcarse en los fondos puros (en los que deciden el 100% de las inversiones) porque normalmente se les mide por esos resultados.

Suelen recomendarse a inversores que quieren invertir en un único fondo o que no soportarían fuertes oscilaciones. Tienen imagen aburridos

Con estos argumentos parece que los mixtos están condenados a no tener cabida en las carteras diversificadas de fondos. Algunos banqueros privados sostienen que lo mejor es construir una “cartera mixta” para sus clientes utilizando únicamente fondos puros.

No obstante, en mi opinión, hay cuatro motivos principales para seleccionar fondos de este tipo al construir una cartera de fondos:

1º) Criterio de inversión diferenciado

Algunos aportan criterios de inversión no replicables y el compromiso de quienes los dirigen es muy elevado.

2º) Aprovechan oportunidades

Si cuentan con la flexibilidad necesaria en sus folletos pueden beneficiarse de las distorsiones que el mercado va generando entre determinados tipos de activos (asset class). Pueden invertir en titulizaciones cuando el resto las considera activos tóxicos, tener duraciones negativas cuando los tipos de interés llegan a niveles irracionales, comprar valores que otros están obligados a vender, etc.

3º) Mayor capacidad de reacción

El proceso habitual para hacer, por ejemplo, un aumento significativo del nivel de inversión en renta variable suele ser el siguiente: i) El equipo gestor propone una acción, ii) se aprueba en el comité de inversiones, iii) Se traslada a la dirección comercial, iv) Se comunica a los clientes, v) Se ordenan los traspasos y vi) Se ejecutan los cambios. El proceso dura varias semanas o meses. En el caso de los mixtos flexibles se realizan los cambios cuando se deciden y no se pierde información por el camino.

4º) Descorrelación

A menudo siguen estrategias que les aportan buenas rentabilidades en momentos de crisis, aportando estabilidad a la valoración de la cartera.

En conclusión, este tipo de fondos son apropiados en todo tipo de carteras (conservadoras, equilibradas y agresivas). Es habitual que al analizar los resultados a largo plazo muchos inversores se tiren de los pelos por no haber invertido más en aquel o aquellos fondos que en mercados alcistas parecía que se perdían parte de las subidas. Como en el resto de categorías, hay fondos mixtos buenos, malos y regulares. Lo importante es seleccionar con criterio.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios