Cobertura de divisas: error de muchos, consuelo de tontos

Cobertura de divisas: error de muchos, consuelo de tontos

Cuando hablamos de acciones, la respuesta no parece tan evidente y muchos, muchísimos creen que están asumiendo riesgos de divisa en los que no incurren

Foto: Casa de cambio en Reino Unido.
Casa de cambio en Reino Unido.

"Juan, si inviertes en un fondo con letras del tesoro americanas en cartera y valor liquidativo en euros, ¿estás asumiendo riesgo dólar o euro?". Esa fue la primera pregunta que me hizo mi jefe en mi primer día como gestor de fondos. "Dólar", contesté. "Y si el fondo tuviese bonos alemanes en euros y valor liquidativo en libras, ¿qué riesgo divisa tendrías?". "Euro", respondí. "Muy bien, correctas las dos", indicó. "Lo importante son los activos en cartera, no la moneda en la que se contabilice", añadió. Me habían dejado todo el día leyendo una pila interminable de informes en una mesa sin ordenador al lado de la puerta, pero gracias a haber contestado bien a esas preguntas, recuerdo que salí contento.

La mayoría de los gestores y analistas con experiencia contestarían bien a estas preguntas. Sin embargo, cuando hablamos de acciones, la respuesta no parece tan evidente y muchos, muchísimos creen que están asumiendo riesgos de divisa en los que no incurren. Por ese motivo, muchos de ellos cuando invierten acciones que cotizan en monedas extranjeras cubren la divisa.

Veámoslo con un ejemplo. Telefónica cotiza en la Bolsa de Madrid en euros y en la Bolsa de Nueva York en dólares. Si un mismo inversor compra 1.000 títulos en euros y 1.000 títulos en dólares, el valor de adquisición será al cambio actual similar en ambas divisas. Cuando transcurran tres meses o 20 años, el valor de ambas inversiones seguirá siendo similar al cambio futuro. Si un inversor cubriese la posición en dólar, generaría un resultado a favor o en contra que nada tendría que ver con la evolución del negocio de la compañía.

Si Telefónica cotizase solamente en rupias indias, no tendría una valoración de compañía muy diferente a la actual al cambio de dólares o euros

Yendo a un extremo. Si Telefónica con el mismo negocio detrás cotizase solamente en rupias indias, no tendría una valoración de compañía muy diferente a la actual al cambio de dólares o euros. Por ello, los inversores que comprasen sus acciones no deberían protegerse contra posibles bajadas de la rupia. Si la rupia cae, cada acción valdrá más rupias, y si sube, menos rupias.

La conclusión no es diferente si eliminamos la vinculación de las divisas a unas economías o regiones. Si Telefónica presentase resultados y cotizase en onzas de oro, 'bitcoins', kilos de soja o bulbos de tulipán, tampoco habría que protegerse de la caída de estos activos. El precio de las acciones está expresado en función de la moneda (unidad de cuenta) en la que cotizan. Si el valor de la moneda bajase, el precio subiría y viceversa.

Las coberturas tienen cabida a corto plazo en compañías con fuerte actividad exportadora porque las cuentas de resultados pueden variar muy sensiblemente en función de la cotización. Sin embargo, a medio y largo plazo, el valor de las empresas depende de su modelo de negocio (procesos, personas, servicio, calidad, posicionamiento, imagen, capacidad para llegar a los clientes, etc.) y no de los tipos de cambio. Por ejemplo, la cotización del dólar contra el euro influye en los resultados de Amazon, Coca-Cola o Apple de un año concreto, pero no es una variable importante para la valoración de las compañías.

Otra cosa es la renta fija, donde sí tiene sentido cubrir el riesgo divisa. Los bonos son promesas de pago denominadas en unidades de un activo. Si nos van a pagar en dólares, libras, rupias, oro, 'bitcoins', kilos de soja o bulbos de tulipanes, estamos asumiendo el riesgo de que esos activos valgan menos cuando nos paguen. Por ello es necesario ser consciente del riesgo y es razonable cubrirlo si no lo queremos asumir.

Por último, destaco que la inmensa mayoría de las entidades financieras calculan mal la exposición de las carteras de sus clientes a las divisas. Por ejemplo, el peso que le dan al riesgo dólar suele ser la suma de las inversiones en bonos, acciones y fondos que cotizan o se valoran en dólares. Sin embargo, deberían considerar la suma de los bonos en dólares y la parte de la cartera de los fondos que invierta en renta fija en dólares, independientemente de la divisa en la que calculen su valor liquidativo o coticen.

Como inversores, es muy importante que conozcamos en qué estamos invirtiendo, qué riesgos tienen esas inversiones y cuáles no. No debemos cubrir la divisa solo porque otros lo estén haciendo.

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios