El criterio de inversión no se va de vacaciones

Hay quienes creen que los gestores deben estar delante de la pantalla siempre que el mercado esté abierto para “cuidar” las inversiones

Foto: Bolsa de Madrid
Bolsa de Madrid

Cuando oigo a alguien hablar de vender o reducir sus inversiones de cara al periodo estival me acuerdo de una conversación. Fue entre el director de inversiones de la gestora en la que trabajaba y un compañero con poca experiencia como gestor que se quedaba de guardia el 15 agosto, festivo nacional en el que abre la bolsa.

Mi compañero preguntó al jefe “Si los mercados bajan o suben un 2% de repente qué hago”, él respondió: “pues te llevas las manos a la cabeza, qué vas a hacer”. Todos los que oímos la conversación nos echamos a reir. Seguidamente el jefe añadió: “y si sube o baja más de un 3% me llamas, me dices qué noticia o hecho ha movido tanto el mercado y así me llevo yo también las manos a la cabeza”.

Los festivos en que los mercados abren siempre hay gestores de guardia por si hay dudas con alguna liquidación, se quiere continuar comprando o vendiendo algún valor o es necesario modificar el nivel de inversión de algún fondo por fuertes suscripciones o reembolsos.

En el periodo de vacaciones la inmensa mayoría seguimos de manera diaria o casi diaria la evolución de los mercados

Los medios de comunicación y Hollywood cuentan una película muy distinta. Por ello, hay quienes creen que los gestores deben estar delante de la pantalla siempre que el mercado esté abierto para “cuidar” las inversiones.

Vayamos ahora a la realidad. En el periodo de vacaciones la inmensa mayoría seguimos de manera diaria o casi diaria la evolución de los mercados y los valores que tenemos en cartera. En el caso de que ocurriese algo muy significativo en el mercado o en alguna compañía en cartera trataríamos de enterarnos y analizarlo desde nuestro lugar de descanso. Si quisiéramos realizar algún cambio siempre podríamos dar instrucciones a alguien de la gestora que esté trabajando en ese momento.

No obstante, la inmensa mayoría del esfuerzo de análisis y de las operaciones las realizamos cuando estamos en la oficina.

Lo que no debe cambiar en cualquier caso es el criterio de inversión. Está muy extendida la idea de reducir riesgo o cambiar de valores en verano para evitar sustos, algo que me parece un error. Si tienes motivos suficientes para confiar en una compañía y quieres ser dueño de su negocio ¿qué sentido tiene desinvertir durante unas semanas?

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios