Los resultados empresariales no suelen avisar de futuras crisis

En los próximos días y semanas la mayoría de las compañías cotizadas presentará sus resultados del primer trimestre

Foto: Dinero. (iStock)
Dinero. (iStock)

En los próximos días y semanas la mayoría de las compañías cotizadas presentará sus resultados del primer trimestre. Serán útiles para ver cómo evolucionan los negocios de las empresas. Hay que analizar con perspectiva (no solo los datos de un trimestre) si van consiguiendo sus objetivos o no, si cambian de estrategia, si se encuentran más o menos dificultades, etc.

Sin embargo sorprende ver cómo muchos analistas e inversores se interesan por los resultados empresariales esperando que les vayan a advertir de un cambio de ciclo. Hacen cálculos agregados para pronosticar el ritmo de avance de la economía y es habitual escucharles utilizar el argumento de los buenos resultados empresariales para augurar un elevado crecimiento futuro.

Llama la atención por dos motivos. El primero es que los resultados son pasados, no futuros. Es decir, el dato agregado de los ingresos o beneficios serviría de estimador del crecimiento económico durante el primer trimestre de 2018, pero no de próximos trimestres o años.

El segundo motivo es que la inmensa mayoría de las inversiones y gran parte del consumo que se ha materializado en el primer trimestre del año corresponde a decisiones tomadas en trimestres y ejercicios anteriores. Por lo tanto, los resultados empresariales del primer trimestre son consecuencia de la confianza previa de los empresarios y consumidores. Es decir, suelen ser un indicador retrasado del crecimiento económico.

El ejemplo de 2008

Un ejemplo es la crisis de 2008, los beneficios seguían creciendo y la confianza hacía aguas por el lado del crédito. No fue una excepción, es muy habitual que antes de llegar la mayoría de crisis los resultados empresariales sean muy buenos. Por lo tanto, a nivel agregado no son útiles para avisarnos una ralentización económica futura.

Como en todo, hay excepciones. A veces los resultados sí dan pistas. Pero hay que realizar un análisis mucho más fino y ponerse las gafas adecuadas. Suelen ser resultados sectoriales (inmobiliario en 2006 o tecnológicas en el año 2000, ambos en EEUU) los que mejor avisan de los problemas.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios