Vivimos un episodio de recuerdo de la crisis de crédito

Hay mucho miedo a que se pueda producir una crisis similar a la de 2008. Sin embargo, el cuadro general de la economía es ahora mucho mejor que el de hace una década

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

A los pocos meses de edad mi hijo tuvo Tos Ferina. Una enfermedad grave para los bebés que se caracteriza por una tos continua y violenta en la que parece que el niño se asfixia. Gracias a Dios superó la enfermedad y todo quedó en unos meses en los que las noches en casa se hacían muy largas para todos.

Los médicos nos advirtieron de que meses y años después de la enfermedad cada vez que el niño tuviera tos por un catarro o simplemente por correr mucho tendría una tos mucho más violenta de lo normal. Y así fue. Su cuerpo recordaba la enfermedad y como acto reflejo respondía de la misma manera. Aunque por el síntoma principal (tos violenta) parecía que la enfermedad había vuelto no nos preocupó porque estábamos avisados.

Algo similar es lo que creo que está ocurriendo en los mercados financieros en los últimos meses. En mi opinión, hay mucho miedo a que se pueda producir una crisis similar a la de 2008 porque algunos síntomas son análogos. La Reserva Federal acumula 9 subidas de tipos de interés desde 2015, la curva de tipos en Estados Unidos se ha quedado casi plana y los diferenciales de crédito de los bonos con peores ratings han ampliado.

Sin embargo, el cuadro general de la economía es ahora mucho mejor que el de hace una década. Veamos las 4 principales diferencias:

1º) Los tipos de interés son actualmente mucho más bajos. A mediados de 2007 los tipos oficiales de la Reserva Federal y del BCE se situaban en el 5,25% y el 4% respectivamente. Niveles muchos más altos que los actuales tanto en términos nominales como en términos reales (descontada la inflación). Los tipos oficiales a día de hoy están entre el 2,25% y el 2,50% en Estados Unidos y en el 0% en la eurozona.

2º) No se han acumulado grandes desequilibrios o burbujas. Más allá del nivel de pleno empleo norteamericano no se perciben síntomas de sobrecalentamiento, grandes desequilibrios macroeconómicos ni burbujas en las empresas o mercados de activos reales. Dejo a un lado el exceso de endeudamiento público porque sus dinámicas de ciclo son muy diferentes. Tienen más que ver con la confianza en las instituciones, en las divisas, la inflación y los tipos de cambio.

3º) El sector financiero está muchísimo más capitalizado por exigencias regulatorias. Hemos pasado de la desregulación a la sobreregulación. El nivel de fondos propios de las entidades sobre sus activos se ha multiplicado. Consecuencia de ello es la caída abrupta de las rentabilidades de las entidades sobre recursos propios en momentos de elevado crecimiento económico y a pesar de la fuerte disminución de la competencia por concentración.

A los reguladores les costó mucho encontrar una salida a la crisis, pero si se volviera a producir tendrían claro qué hacer

4º) Tenemos claro cómo superar este tipo de crisis. A los bancos centrales y a los gobiernos les costó mucho encontrar una salida a la crisis de crédito anterior, pero si se volviera a producir una situación similar tendrían claro qué camino deberían recorrer. Es como si se hubieran desarrollado los anticuerpos necesarios para hacer frente a ese tipo de patología concreta.

En conclusión, a pesar de que algunos síntomas parecen que nos llevan a una crisis similar a la anterior, en mi opinión se trata solo de un recuerdo de lo vivido. Estamos en una situación mucho más sana de fondo (sin grandes desequilibrios y con un sector financiero mucho más robusto), la política monetaria, detonante de la crisis anterior, es muchísimo más expansiva que en 2007 y por aprendizaje, sabríamos cómo salir de una situación similar de una manera más rápida y mucho menos traumática.

El problema en mi opinión se producirá cuando nos enfrentemos a un tipo de crisis diferente. Con otro origen y otras consecuencias. Posiblemente a raíz del creciente proteccionismo. Por ello, tenemos que mantener la guardia y revisar constantemente nuestro diagnóstico. Feliz 2019.

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios