¿Qué hacer de cara a las presentaciones de resultados?

Lo importante es la evolución del negocio, las decisiones que están tomando y nuestras estimaciones de lo que podemos esperar de esa empresa en el futuro

Foto: Qué ha ido bien, qué ha ido mal... (Foto: EFE)
Qué ha ido bien, qué ha ido mal... (Foto: EFE)

Estos días la mayoría de empresas cotizadas publican los resultados del cuarto trimestre. Son los más importantes del año porque corresponden al ejercicio completo y serán auditados. Ante estos anuncios muchos analistas se adelantan avanzando sus estimaciones y se genera un gran revuelo entre los inversores. Los resultados pueden mover las cotizaciones muy significativamente al alza o a la baja y son muchísimos los que tratan de anticiparse.

Para quienes no invertimos con el objetivo de vender dentro de un mes, lo más sensato es esperar a tener la información. Después tendremos que analizarla y por último tomar las decisiones de inversión o desinversión.

Es un momento de gran expectación para los inversores porque queremos saber cómo marchan los negocios. Queremos conocer qué ha ido bien, qué ha ido mal, si se cumplen nuestras expectativas, las estimaciones de la empresa, si siguen con la misma estrategia o cambian en algo, etcétera.

Lo más relevante nunca es el beneficio neto, que suele ser lo primero en aparecer en los titulares, ni si aumentan o disminuyen el dividendo del próximo año. Lo importante es la evolución del negocio, las decisiones que están tomando y nuestras estimaciones de lo que podemos esperar de esa empresa en el futuro.

[Cuando a las empresas les suben los costes]

Normalmente la información más útil está en aspectos cualitativos (comportamiento de los clientes ante la proposición de valor de la compañía, plan estratégico de la dirección, riesgos asumidos, etc) y en la contabilidad analítica (cartera de clientes, tendencias en su comportamiento, nuevos pedidos, evolución de precios y márgenes, etc). La contabilidad financiera (ventas, EBITDA, beneficio, flujo de caja, etc) te dice qué resultados obtuvo la compañía en el pasado (en 2018) pero apenas da información de lo que pueda ocurrir en el futuro.

Por último, destaco que los resultados son un dato más en la larga serie que representa la vida de la empresa o modelo de negocio. Hay que tomarlos como tales y entenderlos como una parte del camino. No podemos proyectar el tropiezo o éxito de un año simplemente hacia delante.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios