Impulso fiscal tras el estímulo monetario, ¿Cómo afecta a mis inversiones?

El BCE, por su parte, ha retrasado las subidas de tipos y el mercado prevé que los estímulos monetarios lleguen más lejos que en la crisis anterior.

Foto: Impulso fiscal tras el estímulo monetario, ¿Cómo afecta a mis inversiones?
Impulso fiscal tras el estímulo monetario, ¿Cómo afecta a mis inversiones?

La caída de las bolsas en el cuarto trimestre de 2018 hizo cambiar el paso de la Reserva Federal y del BCE. La Fed ha bajado tipos en un ejercicio en el que preveía subirlos a pesar de que la economía estadounidense está en pleno empleo y la inflación en su nivel objetivo. El BCE, por su parte, ha retrasado las subidas de tipos y el mercado prevé que los estímulos monetarios lleguen más lejos que en la crisis anterior.

En agosto hemos conocido la contracción del PIB de Reino Unido y Alemania en el segundo trimestre de 2019 y un nuevo deterioro de las expectativas de crecimiento a nivel global. Estos datos han puesto ahora la pelota en el tejado de los gobiernos. Estados Unidos, China y Alemania están estudiando impulsar la economía reduciendo los impuestos y/o aumentando el gasto público.

¿Tendrán los estímulos fiscales los mismos efectos en los mercados que la política monetaria? No. Ni las acciones ni los bonos reaccionan de la misma manera. Una política fiscal expansiva es en líneas generales positiva para la bolsa, pero las empresas y sectores más beneficiados suelen ser diferentes a los “agraciados” por la política monetaria. La fórmula elegida por cada gobierno para impulsar su economía determinará quiénes salen ganando.

No obstante, la mayor diferencia se encuentra en los bonos. Al contrario que en la política monetaria, las políticas fiscales expansivas son negativas para el precio la deuda pública. Hay dos motivos. La primera es un aumento del riesgo de impago (riesgo de crédito) al aumentar el déficit de los Estados. Véase el ejemplo de la deuda española. Antes de la crisis de 2008 tenía el rating AAA y llegó a cotizar con un tipo de interés inferior al de la deuda alemana. España en 2007 tenía superávit público y una deuda (36% del PIB) muy inferior a la de Alemania. Todos sabemos qué ocurrió tras la crisis posterior y el impulso fiscal del plan E.

El segundo motivo es la presión al alza de la inflación (pérdida de valor a recibir por el inversor en bonos). Las políticas fiscales expansivas aumentan la demanda, y por consiguiente los precios de otros activos (factores de producción, bienes, servicios, etc). Cuanto más exitosas sean las medidas, mayor impacto tendrá en la inflación.

Termino destacando que los estímulos fiscales tampoco curan la herida que está abriendo el proteccionismo (guerra comercial). Al igual que la política monetaria, sirve de calmante pero no soluciona el problema. Una crisis política solamente se resuelve con acuerdos políticos. Aunque éstos sean de mínimos y no se hagan públicos.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios