BME no es el mercado de valores español

No es la mejor noticia que plataformas de referencia hayan sido compradas por capital extranjero, pero esto no perjudica su correcto funcionamiento y las posibilidades de desarrollo del mercado

Foto: (EFE)
(EFE)

La semana pasada escribí sobre las causas y consecuencias de la continua pérdida de relevancia de la bolsa española en el mundo. Me sorprendieron dos comentarios de dos lectores que vinculaban el artículo con la reciente OPA de SIX (principal bolsa de Suiza) sobre Bolsas y Mercados Españoles (BME). Algo falló. El artículo nada tenía que ver con la propiedad de la principal plataforma de contratación de valores en España.

Posteriormente, me di cuenta de que existen varios elementos que han provocado esta confusión y creo que merece la pena explicarlos. No debemos confundir el mercado de valores en sí con la plataforma de contratación de los títulos. Esta diferencia la vemos mucho más clara en otros sectores, que para muchos son más entendibles y tangibles.

Nadie considera Idealista como sinónimo de mercado inmobiliario español. A pesar de que Idealista es la principal plataforma a través de la que se encuentran compradores y vendedores de inmuebles, todos sabemos que el mercado inmobiliario es mucho más amplio y en él intervienen muchos más actores. Hay otras plataformas, compradores, vendedores, arrendadores, inquilinos, agencias inmobiliarias, porteros, notarios, abogados, registradores, socimis, constructoras y un largo etcétera de particulares y empresas con intereses en ese mercado.

Sin embargo, en el caso del mercado de valores, se entiende mucho peor la diferencia entre plataforma de contratación y el mercado de valores en sí. Hay varios motivos que alimentan la confusión. La primera es el nombre: Bolsas y Mercados Españoles. El segundo es que la plataforma era un monopolio en el pasado. El tercero es que BME es dueño del Palacio de la Bolsa de Madrid en la plaza la Lealtad, referencia física por excelencia del mercado de valores. Y el cuarto es que es también propietario de los índices bursátiles más seguidos (Ibex 35, Índice General de la Bolsa de Madrid y otros).

El futuro depende de que la regulación sea útil para compradores y vendedores, no del éxito de las plataformas concretas

Estos cuatro aspectos de BME no deben confundirnos. Debemos ser conscientes de cuál es su función principal, plataforma de contratación, y sus otras áreas de negocio dentro del mercado de valores para comprender su relación con otros participantes: otras plataformas de contratación, cámaras de liquidación, sociedades y agencias de valores, depositarios, compañías cotizadas, emisores de bonos, inversores particulares, gestoras de fondos de inversión, bancos de inversión, supervisor, etcétera.

También debemos entender que BME, al igual que Idealista, tendrá que competir para mantener y desarrollar su negocio. En el futuro una plataforma alternativa, una bolsa principal de otro mercado que aterrice en España o una nueva plataforma que utilice tecnología blockchain podría quitarle el puesto de primer mercado de valores a BME. Por otro lado, un índice creado por un medio de comunicación, como el FTSE100, por una agencia de rating (S&P 500), por un banco de inversión (MSCI World) o por una red social financiera, podría desbancar a los índices de BME como los más seguidos de la bolsa española.

En conclusión, probablemente no sea la mejor noticia que dos plataformas rentables y de referencia en sus sectores como son BME e Idealista recientemente hayan sido compradas por capital extranjero, pero esto no perjudica en absoluto su correcto funcionamiento ni limita las posibilidades de desarrollo del mercado inmobiliario o del mercado de valores. El futuro de ambos mercados depende de que su regulación sea útil para compradores y vendedores, no del éxito de dos plataformas concretas.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios