¿Compañías en bache o en declive?

No debemos caer en el error de invertir en empresas por el hecho de que coticen baratas. Tenemos que distinguir un bache temporal de un declive estructural

Foto: (iStock)
(iStock)

El confinamiento de primavera ha acelerado la adopción de nuevas tecnologías por parte de consumidores y empresas. Esto está beneficiando o perjudicando a las empresas según la fase del ciclo vital en la que se encontrasen sus negocios. En líneas generales, este cambio ha ayudado a startups y empresas en crecimiento y ha precipitado la pérdida de clientes de los negocios maduros o en declive.

En el gráfico del ciclo de vida de los negocios del profesor Aswath Damodaran se aprecia el gran impacto que tiene en los beneficios una pequeña caída de los ingresos en las empresas en declive. Esto nos debe recordar que la quiebra de este tipo de compañías, aunque sean grandes multinacionales, es más probable y más cercana de lo que parece.

Por ello, como inversores no debemos caer en el error de invertir en empresas en declive por el hecho de que coticen baratas. Tenemos que ser capaces de distinguir un bache temporal en las ventas de un declive estructural de las mismas.

¿En qué debemos fijarnos?

En mi opinión, el estudio debe incluir cuatro aspectos relacionados entre sí. En primer lugar, debemos analizar las causas de la disminución de las ventas. ¿Se debe a factores pasajeros, cíclicos o estructurales? En el entorno actual, sería mucho más grave una caída de las ventas en un supermercado que en un hotel, salvo que el primero esté en una zona turística. En segundo lugar, debemos vigilar la evolución de la cuota de mercado. Si las ventas decrecen, pero menos que las de sus competidores, probablemente estemos ante un bache temporal de los ingresos (salvo declive del sector o subsector en su conjunto).

En tercer lugar, hay que estudiar posibles cambios en el proceso de compra de los clientes. Si los clientes acceden a los productos o servicios de la empresa por otro canal o han variado los aspectos que valoran en su compra, probablemente las ventas se estén desplazando hacia competidores con otros modelos de negocio. Por ejemplo, desde compras en tienda hacia compras online. Por último, debemos observar la propuesta de valor que realizan a sus clientes. ¿Es mejor o peor en precio y/o calidad que los productos o servicios de la competencia? Si es mejor, es más probable que consigan volver a incrementar las ventas.

El análisis de estos cuatro aspectos debería ayudarnos a diferenciar si una empresa sufre un bache temporal en sus ingresos, en cuyo caso probablemente sea una oportunidad de inversión, o si se trata de una empresa en declive.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios