Tesla y los indexados: ¿inviertes como el rebaño?

Desde entonces su valor se ha multiplicado por diez y será ahora, mucho más caro, cuando inviertan en la compañía la mayoría de inversores. El 21 de diciembre Tesla entrará en el S&P

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Invierto en Tesla y creo que no estoy loco. Hace dos años tuve que elegir este título para poder explicar los motivos por los que invertía en Tesla sin llevarme una avalancha de críticas. A pesar de ello, como se puede ver en los comentarios, unas cuantas me llevé.

Desde entonces su valor se ha multiplicado por diez y será ahora, mucho más caro, cuando inviertan en la compañía la mayoría de inversores. El 21 de diciembre Tesla entrará en el índice S&P 500 y será una de las 10 empresas con mayor capitalización de dicho selectivo. En ese momento los inversores que invierten en ETFs y fondos indexados comprarán acciones de Tesla. La inclusión en el índice se anunció el pasado 16 de noviembre. Desde esa reciente fecha el fabricante de automóviles ha subido un 39%.

Este caso no es una excepción. Las compañías que llegan al S&P 500 y otros índices bursátiles se revalorizan por naturaleza antes de llegar a formar parte de los índices. Para entrar en estos índices la capitalización de las empresas ha tenido que subir mucho durante años. Además, desde el momento en el que se anuncia su entrada hasta su inclusión en el índice, las empresas también se suelen revalorizar significativamente. Estas revalorizaciones se las pierden los que invierten en indexados.

Lo contrario ocurre con las empresas que salen de los índices. Normalmente la decisión llega por depreciación de la compañía en bolsa durante meses o años. Además, el anuncio de la exclusión del índice hace caer a la compañía en bolsa antes de que ésta se haga efectiva. Un ejemplo reciente es la salida de Wirecard del DAX 30. Quienes invirtieron en el selectivo alemán han sufrido la caída de la Wirecard en 2020 y no se llevaron la revalorización previa a su inclusión en 2018.

Esto, que se ve más claro en casos extremos, ocurre, en menor media pero en la misma dirección, en todos los valores que entran y salen de los índices. Algunas empresas cíclicas, como ENCE, o con valoraciones muy volátiles, como Pharmamar (antigua Zeltia), entran y salen del Ibex 35 según evoluciona su capitalización, pero repitiéndose siempre el mismo patrón: entran cuando han subido y salen cuando han bajado.

Antes los índices eran referencias que se utilizaban para medir las subidas y bajadas de las bolsas. Ahora, cada vez más, son exactamente la cesta de valores que compra la mayoría de los inversores. El auge de la indexación permite que los intermediarios financieros conozcan con antelación cual va a ser el movimiento de un creciente rebaño de inversores. Saben en qué valores va a haber flujo de compra y en cuales flujo de venta. Lo saben antes de que entren o salgan de los índices y cuando diseñan las salidas a bolsa.

Todas las modas de inversión han tenido su ventana de éxito y su razón de éxito antes de convertirse en estrategia de masas

John Bogle, padre de la indexación y fundador de Vanguard, ya avisó en su libro “Common Sense on Mutual Funds” de los peligros de esta estrategia. Indicó que, si la cantidad de dinero indexado es muy pequeña, entonces la indexación no afecta a precios. Por el contrario, si todo el mundo se indexa, la indexación deja de funcionar. Posteriormente, Bogle ha reconocido también un gran problema de gobernanza de las cotizadas: los inversores pasivos no controlan a los directivos.

Todas las modas de inversión han tenido su ventana de éxito y su razón de éxito antes de convertirse en estrategia de masas, y han dejado de funcionar al convertirse en estrategia de masas.

Como inversores debemos tener todo esto en cuenta. ¿tiene sentido invertir igual que el rebaño? ¿es inteligente invertir con un criterio 100% predecible por quien te compra y vende los valores? En mi opinión, los inversores que se indexan obtendrán buenos resultados mientras crezca el número de inversores que deciden indexarse a los mismos índices en los que ellos ya invierten. Después, están destinados a comprar caro y vender barato, justo lo opuesto a lo que se debe hacer.

Rumbo Inversor