Una clave para defender a los inversores de sí mismos: las comisiones
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

Una clave para defender a los inversores de sí mismos: las comisiones

El regulador ha gastado mucho dinero en explicar la importancia del horizonte de inversión para facilitar la toma de decisiones, pero al final, el propio inversor es su peor enemigo

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Desde hace unos años, a la hora de invertir en un producto financiero, el supervisor obliga a resaltar dos datos muy importantes para la toma de decisión de los inversores: el riesgo del producto y el horizonte temporal recomendado.

Cuando se recomiendan horizontes de inversión superiores a cinco años, para aquellos productos con una volatilidad media y alta, se hace porque la probabilidad de obtener un rendimiento satisfactorio es mayor a largo plazo y, además, porque la probabilidad de perder es menor que en plazos más cortos.

Si bien todos los inversores quieren reducir sus probabilidades de pérdidas, el hecho es que la mayoría lo que hace es incrementarlas. ¿Cómo? Vendiendo de manera prematura y no respetando el horizonte temporal que ellos mismos se han marcado: el largo plazo.

Al final del día, el propio inversor es el peor enemigo de su patrimonio

Cuando analizamos las operaciones a posteriori, nos damos cuenta de que normalmente el plazo de inversión real es mucho más bajo de lo manifestado en un principio. La razón o motivo menos frecuente es atender imprevistos financieros. La realidad es que el miedo a una amenaza externa, las pérdidas latentes o las dudas sobre la inversión realizada, son las principales causas por las que los inversores deciden deshacer una posición antes de lo previsto.

El regulador ha gastado mucho dinero — público — en explicar la importancia del horizonte de inversión para facilitar la toma de decisiones correcta, pero al final del día, el propio inversor es el peor enemigo de su patrimonio.

Desde las gestoras se ha recurrido a varios mecanismos para ayudarles en este sentido, comercializando, por ejemplo, productos ilíquidos que no pueden vender en varios años, o con una penalización en caso de reembolso. En estos casos, el miedo a que les cobren por disponer de su dinero es lo que hace que muchos inversores respeten los plazos iniciales, no su propio compromiso con la inversión.

En mi opinión, la mejor opción no es coaccionar al inversor, sino fomentar su nivel de compromiso, premiándole no penalizándole.

Foto: EC

Es por eso que hace siete años fuimos los primeros es establecer un descuento a favor del fondo y no una comisión de reembolso, para evitar de una manera “higiénica” que no se especule contra el patrimonio de los fondos, y es por eso que estamos trabajando en implementar para Avantage Fund (en Renta 4) y para Avantage Pure Equity (en Andbank), un sistema que permita que las participaciones con una antigüedad superior a 5 años, pasen de la clase con comisión del 1,30% a la clase con una comisión del 0,8%.

Estamos convencidos de que este camino, que incentiva la inversión a largo plazo de una manera clara y limpia, es el que seguirá la industria. De hecho, ya hay un ejemplo en el caso de Cobas AM. Esta entidad es distribuidora única de sus fondos.

Por el contrario, la mayoría de los fondos de inversión están disponibles en varias plataformas de contratación, por lo que estos cambios no pueden realizarse de la noche a la mañana. Es necesario pensar bien cómo ejecutar los cambios de clase en todos los comercializadores de manera automática cuando se cumpla el plazo o en determinadas fechas de barrido trimestral o anual, de ahí que lleve tiempo implementarlos.

Foto: Bandera de China junto a la sede de Evergrande. (EFE/Alex Plavevski)

¿Por qué beneficia a todos?

Ventajas para el inversor: i) minimiza las ventas impulsivas y ii) reduce los costes para los partícipes a largo plazo. Cualquier inversor puede reembolsar o traspasar su capital si lo necesita, sin penalización, mientras tiene un incentivo para mantenerse fiel al horizonte temporal.

Ventajas para las entidades: i) ganan más porque los partícipes estarán más tiempo invertidos y ii) aumenta la satisfacción de sus clientes. Un cliente que perciba mejores retornos es más probable que incremente su inversión o recomiende a su entidad.

Cuando varias entidades emprenden un camino que es mejor para todas las partes involucradas, lo razonable es pensar que acabe siendo el camino mayoritario.

Inversores Andbank Renta 4
El redactor recomienda