Es noticia
Menú
Tipos reales negativos: el Edén para las cuentas públicas
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

Tipos reales negativos: el Edén para las cuentas públicas

A pesar del elevado déficit y de las subidas de tipos de interés, está ocurriendo algo sorprendente: el ratio de endeudamiento disminuirá este año

Foto: Edificio del BCE en Alemania (EFE)
Edificio del BCE en Alemania (EFE)

Hace unas semanas, un inversor me comentó que las subidas de tipos estaban empezando a tener un efecto restrictivo en el gasto público porque los políticos verían cómo se incrementa la partida presupuestaria dedicada al pago de intereses y, así, les quedaría menos dinero disponible para otros gastos.

La primera respuesta que le di fue que eso tardaría años en notarse en las cuentas porque el tipo medio de la deuda pública tarda mucho tiempo en actualizarse a través de vencimientos y emisión de nuevos bonos. Le indiqué que por mucho que suban los tipos, el interés medio de la deuda pública española se situará en 2022 claramente por debajo de su nivel de 2020.

A esto él me respondió que, si bien eso era cierto, lo realmente importante para los presupuestos son las estimaciones de los tipos de interés a futuro, que sí tendrían en cuenta el alza de tipos de interés. Y ahí le di la razón.

Sin embargo, los gastos por intereses son solo una parte de las cuentas públicas. ¿Qué más está ocurriendo?

Foto: iStock.

La recaudación está aumentando a medida que se incrementa el PIB nominal, que este año crecerá por encima del 9% según las previsiones del Banco de España. Esto ocurre simplemente porque el volumen en euros de la actividad económica aumenta, sea por la inflación o por el crecimiento real de la economía. Se incrementan los ingresos en todo tipo de impuestos: directos, indirectos y tasas.

Por otro lado, la mayoría de los gastos también aumentan en línea por el incremento general de los precios y la previsión del Banco de España es que el déficit de las administraciones públicas ronde el 5% del PIB en 2022. Es decir, aunque el Estado ingrese más que nunca, continuamos gastando mucho más de lo que se ingresa.

Sin embargo, a pesar del elevado déficit y de las subidas de tipos de interés, está ocurriendo algo sorprendente: el ratio de endeudamiento disminuirá este año desde el 118,4% al 112,6% del PIB, también utilizando las estimaciones del Banco de España. Esto se producirá porque el crecimiento del PIB nominal será superior al incremento de la deuda pública.

Es algo que ocurrió también en 2021, el endeudamiento público bajó desde el 120% al 118,4% a pesar de que el déficit público se situó en el 6,9%.

Foto: Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. (EFE/Armando Babani)

Además, en años venideros, aunque suban los tipos de interés y el déficit se mantenga elevado, no se prevé que suba significativamente el ratio de endeudamiento público. Todo esto será posible gracias a que los tipos de interés reales, descontada la inflación, se espera que sigan siendo negativos.

En Hacienda deberían ponerle un monumento al Banco Central Europeo por hacer sostenible unas cuentas con déficit público crónico.

Termino destacando que, al contrario de lo que pensaba el inversor mencionado, estamos muy lejos de que la política fiscal se vuelva restrictiva. Los tipos de interés reales negativos se han convertido en un «paraíso» para Hacienda y, a la vez, en un «infierno» para todos los ahorradores que mantienen su patrimonio en efectivo, cuentas corrientes, depósitos o renta fija. Los inversores más conservadores están corriendo hacia rentabilidades del 1%, 2% o 3% ahora que ha empezado a subir la curva de tipos. Sin embargo, deberían huir de esos activos, porque lo único que les aseguran es la pérdida de poder adquisitivo.

Hace unas semanas, un inversor me comentó que las subidas de tipos estaban empezando a tener un efecto restrictivo en el gasto público porque los políticos verían cómo se incrementa la partida presupuestaria dedicada al pago de intereses y, así, les quedaría menos dinero disponible para otros gastos.

Tipos de interés Gasto público Banco de España Déficit público Inflación Banco Central Europeo (BCE) Inversores
El redactor recomienda