Es noticia
Menú
Línea Directa, una filial diferente
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

Línea Directa, una filial diferente

Los dos destinos naturales de las filiales son: i) acabar vendida si la matriz no ve futuro al negocio y ii) acabar recomprada a un precio de saldo si la matriz confía en ese modelo de negocio

Foto: Bolsa de Madrid. (EFE/Ana Bornay)
Bolsa de Madrid. (EFE/Ana Bornay)

Invertir en filiales de otras sociedades cotizadas no suele ser un buen negocio. El interés de la matriz, que mantiene el control, suele diferir mucho del interés de los accionistas de la filial.

Ejemplos claros de los conflictos de interés que se generan los tenéis en este artículo, en el que detallé por qué Telefónica hizo lo que hizo hace dos décadas con sus filiales cotizadas: Terra, Móviles y Páginas Amarillas.

Foto: Patricia Ayuela, consejera delegada de Línea Directa. (Europa Press/Marta Fernández Jara)

Los dos destinos naturales de las filiales son: i) acabar vendida si la matriz no ve futuro al negocio y ii) acabar recomprada a un precio de saldo —sin rival y sin oposición de los directivos— si la matriz confía en ese modelo de negocio.

Un ejemplo reciente de este último caso es el de Siemens Gamesa. Los minoritarios están “obligados” a vender. Además, por si alguien duda, anuncian que suspenderán el dividendo. Todo lo contrario a lo que ocurre en las salidas a bolsa de las filiales, que suelen anunciar elevados dividendos en los primeros años para que los inversores acudan a las OPVs.

Sin embargo, en este comportamiento general a veces hay excepciones. Una de ellas es el caso de Línea Directa Aseguradora.

Foto: Imagen de un taller de reparación de vehículos. (EFE/Luis Tejido)

No salió a bolsa a través de una OPV, sino que se entregaron casi todas las acciones a los accionistas de Bankinter y el banco retuvo un 17,4% con el que controla la sociedad. Es decir, Bankinter no tuvo ningún ingreso por la venta de las participaciones, por lo que no tuvo especial interés en colocar las acciones lo más caras posibles.

Por otro lado, Jaime Botín, el primer accionista de Bankinter, mantiene los títulos que le entregaron hace año y medio en la salida a bolsa. Es decir, su participación en Línea Directa es la misma que tenía cuando la aseguradora era propiedad del banco al 100%.

¿Qué ganan entonces Jaime Botín y el resto de accionistas de Bankinter con la salida a bolsa de Línea Directa? Se genera valor separando dos negocios para que cada uno pueda elegir el camino más conveniente. Bankinter se centra en banca tradicional y, además, para aprovechar su capacidad de comercialización de seguros, ha llegado a un acuerdo con Liberty Seguros. Por otro lado, Línea Directa desarrolla de manera independiente su modelo de venta directa de seguros a través de Internet y teléfono (sin intermediarios).

Foto: Logo de Bankinter. (Reuters/Andrea Comas)

A día de hoy, Bankinter y Línea Directa compiten entre sí en seguros de auto y hogar con modelos de negocio (captación de clientes, precio, etc) completamente diferentes. Por su parte, Jaime Botín espera lo mejor de cada compañía sin estar especialmente interesado en que cualquier euro adicional de beneficio se genere en una u otra sociedad.

Estas circunstancias hacen que Línea Directa Aseguradora, a diferencia de otras filiales, sí tenga los intereses alineados con sus accionistas. Es decir, cumple con el primero de nuestros criterios de inversión. Pero es que además cumple con los otros dos:

Tiene un modelo de negocio excelente que a largo plazo seguirá ganando cuota a las aseguradoras que venden seguros más caros a través de agentes y otros intermediarios.

Foto: Foto: EFE/Andrew Gombert. Opinión

Y, por último, cotiza a unos precios muy razonables. El hecho de que hayan entregado las acciones a quienes querían ser accionistas de un banco ha provocado que muchos hayan vendido desde su salida a bolsa. Además, la inflación ha perjudicado sus cuentas a corto plazo porque los costes de los siniestros han subido antes que las primas, algo que se corregirá a medio plazo. Por lo tanto, tenemos una compañía con claro potencial de crecimiento que cotiza a 9 veces el beneficio neto medio de los últimos 5 ejercicios.

En conclusión, a pesar de estar controlada por otra empresa cotizada, considero que las circunstancias de Línea Directa son diferentes a las de la mayoría de las filiales y cumple perfectamente con los requisitos para formar parte de la cartera de los fondos de inversión Avantage.

Invertir en filiales de otras sociedades cotizadas no suele ser un buen negocio. El interés de la matriz, que mantiene el control, suele diferir mucho del interés de los accionistas de la filial.

Línea Directa Accionistas Inversores
El redactor recomienda